Los organizadores presentarán los puntos clave para transformar residuos y obtener de ellos productos de éxito

Zicla y Aproma presentan la Jornada 'Reciclar para ser más competitivos en tiempos de crisis (y siempre)'

Gregorio Borge18/06/2013
Zicla coorganiza junto con la Asociación Profesional Interdisciplinar del Medio Ambiente (Aproma), la jornada ‘Reciclar para ser más competitivos en tiempos de crisis (y siempre)', que se celebrará en el Colegio de Ingenieros de Caminos de Bilbao el próximo miércoles 26 de junio de 2013. En ella se abordarán posibles soluciones de aprovechamiento de residuos que, además de reducir gastos empresariales, conducen a la fabricación de nuevos materiales útiles gracias a la transformación de esta materia. La Jornada informará de las nuevas estrategias sobre 'revaloración de residuos' a las empresas con el objetivo de promover una forma de vida sostenible.
Desde la propia definición del diccionario de la Real Academia Española (RAE), los residuos son materiales desprestigiados: son inservibles, surgen de procesos en los que ya no aportan nada, y no tienen valor. Incluso pueden considerarse una carga molesta para quien los produce, sea una persona individual, una empresa, o una institución. Una carga que además nos obliga legalmente a realizar un esfuerzo económico para tratarlos adecuadamente. Este esfuerzo se centra, en la mayoría de los casos, en pagar tasas de vertido cuyo aumento es previsible en los próximos años.
Residuo (Del lat. residŭum): m. Material que queda como inservible después de haber realizado un trabajo u operación. U. m. en pl
Aunque sea difícil luchar no ya contra la tradición industrial, sino también con la literaria, es necesario – o imprescindible – cambiar esta visión. Hoy en día, el valor de un material no depende exclusivamente del material en sí, sino de su interacción con un posible usuario, es decir, de su posible mercado. El material que es un residuo para quien lo produce puede ser una oportunidad para otro productor o consumidor. En algunos casos incluso debe ser una oportunidad: por ejemplo, los nuevos materiales tecnológicos tienen un precio muy elevado para despreciarlos como material inservible; o los residuos que por falta de transformación económicamente aceptable se envían a los mercados emergentes, donde se transforman en nuevos productos que regreserán para su venta a los mercados occidentales. De este modo, se pierden oportunidades de trabajo y mercado (y de paso dejan una huella de carbono innecesaria y enorme en el planeta). En muchas ocasiones, los procesos tecnológicos simples que desarrollan algunas empresas, a las que la situación económica actual obliga a tener capacidad industrial ociosa, serían suficientes para reciclar gran cantidad de residuos que aún se destinan a vertedero y transformarlos en productos que el mercado acepte y valore por calidad, precio y valor ambiental.

La revaloración de residuos, una apuesta inteligente

¿Cómo romper esta barrera de mercado y cambiar la visión? Con metodología y 'know-how ' para aplicarla a la cadena de valor de un residuo. Implicando al productor del residuo, a su transformador, al posible cliente, y al diseñador de un posible producto para el mismo. En la fotografía que acompaña a este texto podemos ver un Zebra, un separador de carril bici, concebido para la seguridad de los ciclistas usuarios de estas instalaciones, fabricado a partir de PVC reciclado y procedente de cable eléctrico reciclado. El cable eléctrico reciclado puede contener de un 30 a un 70% de plástico, en su mayoría PVC de alta calidad, que recubre el metal (cobre y/o aluminio), y que cumple con importantes exigencias de calidad: es ignífugo, resistente al calor, a la luz, así también, a las condiciones meteorológicas adversas. Además, es un material con características trabajables. Sin embargo, tiempo atrás, este material fue considerado como un residuo en el reciclaje del cable eléctrico, un sector que se centraba históricamente en obtener rentabilidad del metal, y que llevaba este plástico al vertedero. ¿Por qué no aprovecharlo, siendo un material de alta calidad?
foto
Ejemplo de separador Zebra de la compañía Zicla.
La inversión realizada por los clientes (las instituciones y las compañías que se presentan a los concursos de adjudicación de las obras de los carriles bici), y un ecodiseñador interesados en esta transformación productiva, dieron lugar al separador de carril bici Zebra. Este carril bici es el resultado de trabajar con el reciclador de cable eléctrico y el transformador de plástico mediante inyección. Fabricado bajo criterios de ciclo de vida (el material es reciclable en el mismo proceso en que ha sido producido para volver a producir nuevos separadores) y de calidad, dado que se trata de un elemento de uso público que debe cumplir especificaciones estrictas respecto a golpes, anclaje, resistencia y mantenimiento, el Zebra es un producto reconocido y establecido. Permite además devolver al ciclo productivo un residuo de valor que no encuentra otras salidas fáciles, en una aplicación que además ayuda a fomentar el uso de la bicicleta.
Sin duda, los residuos complejos, procedentes de mezclas de materiales de características muy distintas pero cuya separación no es sencilla, o procedentes también de las llamadas corrientes de residuos emergentes, son retos actuales dentro de esta línea de trabajo. Un desarrollo reciente son las pilonas fabricadas a partir del residuo polilaminado obtenido tras la extracción del papel de los residuos de tetrabrik en las papeleras autorizadas para su tratamiento. Este abundante residuo no encuentra una única solución capaz de consumir el excedente de polietileno y aluminio mezclados de este proceso. La fabricación de estas pilonas ofrece una solución barata en inversión, y que emplea el estado en que aluminio y polietileno se encuentran, aprovechando las características de ambos para obtener un producto resistente y fácilmente coloreable, que se distingue de las pilonas actuales de materiales reciclados por su carácter más versátil y divertido, manteniendo los estándares de resistencia exigibles.
Los separadores Zebra y las pilonas de tetrabrik son dos de los productos desarrollados por la compañía Zicla, que ha adoptado por este modelo innovador en la valorización de residuos y en la creación de nuevas oportunidades para los materiales que la tradición enviaba innecesariamente al vertedero.

Empresas o entidades relacionadas

Asociación Profesional Interdisciplinar del Medio Ambiente

VÍDEOS DESTACADOS

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

VI Seminario Internacional - Biopolímeros y Composites Sostenibles - 1-2 Marzo 2017 ValenciaAndaltecExposólidos

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS