La compañía norteamericana adquiere la italiana para cubrir los mercados externos a EE.UU.

La compra de Sandretto por parte de Taylor's HPM abre nuevos escenarios

01/08/2005
El pasado 16 de marzo la compañía estadounidense Taylor’s HPM (brazo operativo de la Taylor’s Industrial Services LLC en el sector de inyectoras de plástico y aluminio y en equipos especiales de extrusión) hizo pública la adquisición de la División de Inyectoras del Grupo Cannon, que comprende la actividad de las firmas Sandretto y Windsor. Así lo señaló Plásticos Universales en su número de mayo y en su web. En esta ocasión Christopher Filos, CEO de HPM, nos aclara las intenciones de la compañía.
Christopher Filos, CEO de HPM explica: “Sacaremos lo mejor de Sandretto y lo combinaremos con lo mejor de HPM. Servicio, calidad, fuerte integración y una clara distinción entre las dos entidades: ésta es la línea estratégica del grupo”.

Para el fabricante italiano de inyectoras se trata de un acontecimiento importante que le sitúa en el entorno de una realidad muy dinámica, que tiende a la expansión a nivel internacional.

Inmediatamente después de la conclusión de la operación, Christopher Filos expresó su satisfacción subrayando las evidentes sinergias y complementariedades existentes entre las dos empresas y manifestando gran admiración por la historia y la potencialidad productiva, tecnológica y comercial de Sandretto.

Hoy, casi dos meses después, C. Filos resume la situación actual y ofrece una mirada al futuro de esta nueva realidad.

La acogida interna y del mercado de la compra ha sido muy buena. “En Taylor’s HPM --señala C. Filos-- están entusiasmados a partir de la estructura de venta. Y también la reacción de nuestra clientela ha sido muy positiva. Desafortunadamente en este momento el mercado está flojo, pero aparecerán muchas novedades en los próximos meses en términos de productos, innovación y organización”.

Sin embargo, ¿por qué Taylor’s HPM ha elegido Sandretto?: “Hacía tiempo que nuestros clientes nos pedían el suministro de maquinaria para sus fábricas ubicadas fuera de Estados Unidos. Nosotros no podíamos atenderles, no teníamos puntos de apoyo productivos, comerciales y de asistencia en el resto del mundo. No queriendo perder estos pedidos, decidimos identificar una empresa fiable que pudiera facilitarnos una plataforma global a partir de Europa. Es así como hemos llegado a Sandretto. Ahora pensamos partir desde esta nueva base para servir a los clientes globales y expandir nuestra actividad en todo el mundo”.

La elección de Taylor’s no ha sido casual sino que es el fruto de una valoración que ha tenido en cuenta las características de la sociedad turinesa: “Nosotros –dice Filos– sabemos que hay muchas cosas buenas en Sandretto. Primero, las personas. Y el valor de las personas es algo que no se puede comprar, y no sólo esto. Durante casi toda su historia la empresa ha sido un fortísimo competidor en el mercado. En los últimos tiempos, desafortunadamente, había perdido el sentido de su propia identidad, había errado la dirección. Nuestro compromiso es recuperar esta identidad, Sandretto era el número uno. Bien: Nosotros pretendemos hacerla volver al número uno. ¿Cómo? Sacando lo mejor y combinándolo con lo mejor de HPM. Nos proponemos, por ejemplo, crear una división de ingeniería común para llevar la estrategia del grupo en la misma dirección. Por lo que respecta a la producción continuará desarrollándose como antes en Italia, EE.UU. y Brasil. Lo que hagamos vendrá determinado por los respectivos niveles y campos de competencia. En este sentido resulta muy importante la complementariedad entre nosotros y Sandretto. Nosotros proponemos una gama de inyectoras de gran tamaño de 1.000 a 5.000 - 6.000 toneladas, las de Sandretto van desde 800 a 1.000 toneladas a menores tonelajes. Aunque también nosotros hacemos máquinas de tamaño mediano-pequeño, son muy costosas. Así, Sandretto completa nuestra gama. Cada una de las fábricas continuará concentrándose en sus respectivos productos. En Brasil, se continuarán haciendo máquinas a la media del mercado, como la serie Logica, que propondremos en Europa y en los EE.UU. para competir en este segmento con la producción china, que es de inferior calidad y no está acompañada de un servicio de alto nivel.”

“Crearemos una división de ingeniería común para llevar la estrategia del grupo en la misma dirección. Por lo que respecta a la producción continuará desarrollándose como antes en Italia, EE.UU. y Brasil
Existen proyectos configurados entre Sandretto y HPM: “Se trata de dos empresas distintas, y queremos mantener esta diversidad, pero, en el futuro, se podrá coger el mejor inyector, el mejor cierre, el mejor software de control y poner todo junto para construir una máquina excepcional. Cualquier cosa es posible, siempre bajo el perfil de la política de marca, porque tiene un sentido y porque, repito, las dos compañías permanecen distintas.” Christopher Filos es muy claro también sobre sus mercados: “La primera posición la ocupa la automoción que representa hoy el 90 por ciento de nuestra actividad. Es en este mercado donde HPM es fuerte y es aquí donde queremos concentrar nuestros esfuerzos también en Europa. No es un reto fácil, lo sabemos, pero la cuestión es que en este campo es donde nuestras máquinas responden mejor. Además de la automoción, operaremos inmediatamente con decisión en el campo del envase de alta velocidad”.

En lo que a servicio se refiere, “Taylor’s HPM está orientada al cliente. Según creo, en una industria, el servicio debe estar siempre en el primer puesto y en todas las compañías en las que he trabajado siempre he buscado lograr una mentalidad orientada en este sentido. En cada meeting que hacemos es el primer objetivo discutido, antes que la producción, porque creo que para competir, para conquistar el mercado no es necesario tener la mejor máquina, sin embargo se debe tener sin más el mejor servicio.

foto
Vista general de la fábrica de HPM
“Nuestro objetivo es prestar el mejor y más completo servicio del sector, en términos de asistencia pre y postventa, de recambios, etcétera”.
Por ello nuestro objetivo es prestar el mejor y más completo servicio del sector, en términos de asistencia pre y postventa, de recambios, etc. Nosotros no obstante, necesitamos del cliente más que lo que el cliente nos necesita a nosotros. Y nuestra principal responsabilidad es que cualquier problema de nuestro cliente se pueda resolver en el menor tiempo posible.”
“El principal mercado es la automoción que representa hoy el 90 por ciento de nuestra actividad. Es en este mercado donde HPM es fuerte y es aquí donde queremos concentrar nuestros esfuerzos también en Europa”
El otro mensaje lanzado por Filos se refiere a la calidad: “Yo no debo y no quiero vender a toda costa muchas máquinas, no me importa vender 100 ó 1.000. Los números no me impresionan. Lo que cuenta para mí es que la máquina que vendo dure en el tiempo y mantenga inalterada su calidad, y la fiabilidad y, la calidad, no se consigue con números. Por ello, nosotros no nos proponemos llegar a ser un coloso en términos dimensionales, queremos por el contrario hacer muy bien lo que sabemos hacer, si la calidad de un producto no es al 100 por ciento el producto no debe salir de fábrica.

Es fácil vender la primera máquina a un cliente, sin embargo es difícil venderle una segunda. Si no nos concentramos en la calidad y el servicio, si no procuramos lo mejor en este sentido, será, sin más, difícil lograr un segundo pedido. No queramos hacerlo todo, concentrémonos sobre aquello que hacemos mejor, eso es todo.”

Estas consideraciones nos llevan a hablar del nuevo establecimiento de Grugliasco, un centro de excelencia fundado en los principios del just in time y del time to market: “En Grugliasco” dice Filos, “todas las divisiones – asistencia, almacén, proyectos, etc. – trabajarán uno junto a la otra, en el mismo plano, sin paredes: será una show-case, un open-house, porque las cosas funcionan mejor cuando todo está a mano.
foto
La empresa HPM es líder en máquinas de grandes tonelajes
“Lo que cuenta para mí es que la máquina que vendo dure en el tiempo y mantenga inalterada su calidad, y la fiabilidad y, la calidad, no se hace con los números”
En el nuevo establecimiento la implementación del just in time permitirá incrementar la producción, mover productos y materiales a una velocidad nunca vista. “El objetivo es hacerlo siempre mejor, apuntando a la constante innovación. Ya estamos trabajando en las máquinas de la próxima generación que saldrán al mercado dentro de un par de años. Nosotros, como Sandretto, somos una industria basada en la tecnología y debemos mantener este camino, no debemos dormirnos.

El objetivo estratégico final de Taylor’s HPM es la integración entre las diversas realidades del grupo. “Debemos coordinar toda nuestra actividad, hacerlo de forma que todo marche: ingeniería, producción, compras, ventas, controles... La integración es fundamental si queremos llegar a los clientes globales que son los más importantes para nosotros. De nuevo, no es una cuestión de números: no queremos muchos clientes, nos interesa adquirir y conservar los buenos.

Con la compra por parte de la Taylor’s HPM, en suma, se inicia para Sandretto una nueva fase de su historia, una evolución que afecta a todos los sectores de la empresa. Explica Filos: “Esta en una nueva dirección de marcha, es cierto, pero nosotros no debemos limitarnos a dar a la gente solo una nueva dirección, debemos también darles los instrumentos adecuados para afrontar el cambio y una fuerte motivación para emprender el camino. Es lo que estamos tratando de hacer y es por lo que yo quiero escuchar a cada uno que quiera expresar sus consideraciones. Yo quiero escuchar a todos: es mi deber”.

VÍDEOS DESTACADOS

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

ExposólidosVI Seminario Internacional - Biopolímeros y Composites Sostenibles - 1-2 Marzo 2017 ValenciaAndaltec

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS