Marcas, identidad, comunicación, formación: Gestión integral de la comunicación y el conocimiento
El enfoque ecológico ha llegado a los envases para quedarse y el cartón ondulado está muy bien posicionado en ese nuevo escenario

AFCOfish: embalaje innovador y sostenible para pescado fresco

5 de marzo de 2012

Hace ya tiempo que se vienen observando cambios en los hábitos de los consumidores y, sobre todo, en su percepción del medio ambiente. Cada vez están más concienciados y sensibles a la protección del entorno y a la sostenibilidad de los envases y embalajes. Las estrategias de los detallistas responden a esta demanda y la nueva Ley de Residuos va en esta misma dirección, actualizando el marco legal y fomentando el uso de embalajes sostenibles.
AFCOfish es una caja de cartón ondulado que permite el transporte de pescado fresco en entornos refrigerados, desde la lonja hasta los centros de distribución de las grandes superficies, mercados y otros puntos de venta. Se trata de un sistema integral de embalaje que optimiza el circuito logístico y respeta el medio ambiente en todas las fases de su ciclo de vida.

La caja AFCOfish reduce costes y emisiones durante la fase de transporte. Si está vacía, porque ocupa menos espacio, ya que se transporta en planchas. Si está llena de producto, porque está diseñada a medida para optimizar el aprovechamiento de camiones y almacenes. Esto supone menos combustible, menos tráfico y menos contaminación.

La caja también produce menores costes una vez utilizada, ya que al ser de un solo uso, se deposita en un contenedor de papel en vez de higienizarse, evitando todos los gastos de químicos, agua y energía que esto supone. De esta manera, el cartón ondulado se convierte en la alternativa sostenible frente al poliexpán y constituye una verdadera revolución medioambiental en el ámbito de los envases para pescado fresco.

foto

La sostenibilidad como garantía

El cartón ondulado es un material de origen renovable, 100% reciclable y rápidamente biodegradable. Al ser de un solo uso, la caja garantiza la higiene y la seguridad alimentaria. Además puede ir impresa, posibilitando la perfecta identificación y trazabilidad del producto y favoreciendo la imagen de marca.

Las cajas están hechas de papel, un producto natural que procede de cultivos forestales gestionados de manera sostenible. Estas plantaciones son sumideros de C02 y, por tanto, frenan el cambio climático. La industria papelera utiliza procesos productivos limpios, eficientes y responsables y el ciclo de vida de la caja se cierra con la recuperación y el reciclaje. En torno al 90% de la fibra que entra en cada circuito de producción procede de esa labor de reciclaje.

Por todo ello, cumple con los requerimientos de la normativa española y europea, al tiempo que satisface la demanda de unos consumidores cada vez más exigentes con la sostenibilidad.

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

Seafood Expo Southern Europe

“Un mayor respeto por el medio ambiente y las políticas de sostenibilidad marcarán el futuro del sector”

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS