Marcas, identidad, comunicación, formación: Gestión integral de la comunicación y el conocimiento

Jones Lang LaSalle analiza el impacto de los JJ OO de Londres en el mercado inmobiliario

10/07/2012

10 de julio de 2012

La larga experiencia de Jones Lang LaSalle asesorando en aspectos inmobiliarios en los Juegos Olímpicos celebrados en Sidney o Pekín, e incluso en los de Londres que están a punto de celebrarse, ha servido de base para analizar el impacto económico de estos acontecimientos deportivos en el mercado inmobiliario. Para ello, un equipo de expertos de Jones Lang LaSalle Londres ha analizado la repercusión que ya tuvieron estos juegos en ciudades como Barcelona, Sydney, Atlanta o Seúl todas ellas con resultados muy positivos de su experiencia olímpica.
foto
Stratford City, dentro de la Villa Olímpica de Londres. Foto: The International Quarter (TIQ).
Desde el punto de vista económico, la organización de los Juegos Olímpicos, tal y como señala Jones Lang LaSalle, proporciona grandes beneficios para la ciudad que los acoge ya que suele generar a largo plazo más ingresos que gastos. El informe analiza los resultados económicos de ciudades como Seúl, Barcelona o Sidney que optaron para la financiación de los Juegos por un modelo mixto público-privado que permitió optimizar el gasto, en el otro extremo se encuentra Atlanta que aunque eligió una fórmula privada, la organización de unos juegos olímpicos se tradujo en ingresos para las arcas de la ciudad. Según el estudio, el impacto no solo se produce en la ciudad que acoge los Juegos sino que afecta a otras regiones del país y especialmente a los sectores relacionados con los viajes y el turismo.
En cuanto al mercado inmobiliario, este tipo de eventos no afecta de igual modo a todos los sectores: el mercado residencial y hotelero son sin duda los más beneficiados económicamente. En el caso de las oficinas, los Juegos Olímpicos en la mayoría de los países analizados han supuesto un impulso para su construcción y comercialización. El informe indica que Barcelona es uno de los mejores ejemplos en este sentido, ya que los Olimpiadas de 1992 se saldaron con la construcción de aproximadamente 850.000 metros cuadrados entre los años 1988-1993.