Marcas, identidad, comunicación, formación: Gestión integral de la comunicación y el conocimiento

Las relocalizaciones animan el mercado madrileño de oficinas en 2010

13/01/2011

13 de enero de 2011

Durante el ejercicio 2010, las empresas radicadas en Madrid contrataron casi 400.000 metros cuadrados de superficie de oficinas, según datos de BNP Paribas Real Estate. Este volumen de absorción bruta supone un incremento del 33% respecto al ejercicio de 2009, durante el que se contrataron 297.000 metros cuadrados. El motor de este crecimiento han sido, como viene siendo habitual desde el inicio de la crisis, las reubicaciones: los usuarios siguen aprovechando el ajuste de las rentas para mejorar la localización o la calidad de sus instalaciones.
Por zonas, sobresale el buen comportamiento del centro del distrito de negocios (CBD) que, con 91.600 metros cuadrados contratados a lo largo de 2010, ha visto incrementar su volumen de absorción por segundo año consecutivo. También ha sido notable el dato de la contratación de las zonas descentralizadas (DEC), donde se ha absorbido un total de 151.000 metros cuadrados, más del doble que el año anterior, que resultó especialmente débil.
La tasa de disponibilidad, que se mantuvo en máximos durante los primeros tres trimestres del año, se redujo un 0,5% en el último trimestre. La superficie vacante equivale en la actualidad al 12,9% del parque de oficinas de Madrid. Por zonas, en CBD la tasa de disponibilidad se redujo un 0,5% en 2010 y en el resto de las zonas ha empezado a descender en los últimos tres meses del año (en torno al 0,3%). En cualquier caso, el volumen de superficie disponible y la baja actividad económica están desincentivando la actividad promotora, y si en 2010 salieron al mercado un total de 280.000 metros cuadrados de nueva superficie, se espera que en 2011 sólo lo hagan 90.000.
“Entendemos que en 2011 veremos unos niveles de contratación similares a los del año pasado”, afirma Ilan Dalva, director de área de oficinas de BNP Paribas Real Estate en Madrid. “No obstante, un crecimiento de la absorción como el de 2010 es un escenario poco probable. La contratación dependerá de la actividad económica que se registre en la Comunidad de Madrid; si ésta se mantiene o crece así lo hará la absorción de oficinas. Las rentas podrán registrar aún pequeños ajustes a la baja en los primeros meses del año, y no saldrán al mercado desarrollos significativos”, asegura Dalva.