Marcas, identidad, comunicación, formación: Gestión integral de la comunicación y el conocimiento

Maquinter, S.A. - Compactadores autopropulsados y rodillos

Bomag BW 236 DI-4 BVC

Rodillos autopropulsados: para el movimiento de tierras y la construcción de terraplenes

Foto de Rodillos autopropulsados
Los rodillos autopropulsados Bomag, distribuidos por Maquinter, se reconocen por su alta potencia de compactación, máxima tracción y reducidos costes de operación y mantenimiento. Especialmente los rodillos autopropulsados con rodillo poligonal proporcionan una óptima condición para la más alta compactación en profundidad gracias a la combinación de presión y fuerzas de empuje generadas por el continuo cambio de la dirección de fuerzas entre segmentos planos y cónicos.

Se utilizan en el movimiento de tierras y en la construcción de terraplenes para compactar capas de una altura de hasta 3 m, o para compactar subsuelos hasta una profundidad de 4,5 m para la preparación de terreno edificable.

Con el nuevo BW 236 DI-4 BVC, Bomag presenta un rodillo autopropulsado que permite ahorrar entre el 20 y el 40% de los costes de construcción en proyectos grandes debido a su acción en profundidad y a su potencia de compactación considerablemente más altas, como la construcción de islas artificiales como la "Palma" en Dubai, o nuevos aeropuertos.

Los ahorros resultan de las considerables reducciones en movimiento de tierras como en las reducciones de costes de “bulldozers” y niveladoras, ya que es factible compactar capas mayores con el nuevo rodillo autopropulsado.

Para poder construir un rodillo autopropulsado de este tamaño, fue necesario diseñar el bastidor y la técnica de traslación, y especialmente el sistema de vibración, desde el principio. La potencia de la nueva máquina dispone de fuerzas centrífugas dos veces mayores que las del rodillo autopropulsado BW 226 DI-4 BVC con un peso operativo de 26 t. Se logró aumentar la máxima amplitud de compactación más o menos el 50% en comparación con el rodillo autopropulsado de 26 t.

El probado sistema Bomag Variocontrol regula además la amplitud de compactación de forma continua en función de las condiciones del suelo, y la ajusta entre 0 y el máximo hasta alcanzar el valor teórico ajustado a la rigidez del suelo. De esta forma se evita una compactación excesiva o la carga excesiva de la máquina, en vista de las enormes fuerzas que actúan sobre el suelo y la máquina.