Marcas, identidad, comunicación, formación: Gestión integral de la comunicación y el conocimiento

Atlas Copco, S.A.E. - Div. Técnicas de Construcción y Minería - Martillos hidráulicos

Atlas Copco SB 702

Martillo hidráulico: de 700 kg de cuerpo monobloque

Foto de Martillo hidráulico
El martillo hidráulico de alto rendimiento de Atlas Copco, el SB 702, facilita una amplia gama de trabajos de jardinería y paisajismo, construcción y demolición. Una intensa labor de investigación, un diseño innovador del producto y el saber hacer de Atlas Copco en el campo de la tecnología de rompedores hidráulicos, ha dado lugar a un menor consumo de combustible, menores vibraciones y menor ruido.

El aspecto diferenciador del SB 702 es su cuerpo sólido. Esta carcasa de una sola pieza convierte a los martillos SB en herramientas extremadamente compactas y fáciles de manejar. El mecanismo de percusión y el sistema de guía están integrados en un único bloque de acero, eliminando la necesidad de pernos laterales. El acumulador integrado y sin mantenimiento es fácilmente accesible y está bien protegido contra los golpes y las vibraciones.

El SB 702 trabaja con una amplia variedad de caudales por lo que puede ser instalado en diferentes máquinas portadoras. En caso de producirse una sobrecarga hidráulica, el SB 702 está protegido por una válvula integrada que evita daños y paradas de producción.

El SB 702 es fácil de instalar y está siempre listo para la acción. Requiere muy poco mantenimiento y cuando es necesario, es muy fácil de mantener. Los retenedores dobles, por ejemplo, minimizan la tensión y el desgaste de las herramientas. El cambio de la herramienta se realiza fácilmente gracias al sistema de cierre patentado del retenedor, mientras que la sustitución del casquillo flotante de la herramienta lo puede realizar el operario in situ con herramientas estándar manuales.

Gracias a la recuperación de energía, el SB 702 proporciona mucho más rendimiento de percusión. Mientras la energía del impacto permanece constante, el martillo aumenta la frecuencia de golpeo, lo que aumenta el rendimiento de la percusión. Esto, a su vez, aumenta la eficiencia, lo que permite una mayor productividad con un menor consumo de combustible.

La recuperación de energía también ayuda a absorber el retroceso, lo que significa menos desgaste de la máquina portadora y un mayor nivel de confort para el operador.