Maquinter, S.A. - Compactadores autopropulsados y rodillos

Bomag BW 225 D-3 BVC y BW 219 DH-3

Equipos de compactación: compactando el techo del mundo

Foto de Equipos de compactación
Los ferrocarriles más altos del mundo transcurrirán a lo largo de una distancia de 1.118 km entre Geermu en la provincia de Qinghai y la capital tibetana Lhasa, a 3.660 m sobre el nivel del mar. Para este proyecto tan desafiante (cerca de 2,8 millardos de euros; comienzo de construcción: Junio 2001; fin de construcción: Junio 2007), el Ministerio de Ferrocarriles Chino puso unas exigencias extremas a los contratistas de la obra y a la "Entidad de Crédito para la Reconstrucción". No es ninguna sorpresa, ya que el proyecto atraviesa una zona de unos 600 km por áreas donde el suelo está congelado durante todo el año, incluye 10 túneles y 286 puentes, contiene largos tramos a alturas de 4.000 y 5.000 m por encima del nivel del mar, y, entre otros, la vía del tren tiene que pasar por 2 puertos, estableciendo un nuevo récord del mundo: una altura de 4.772 m (puerto de Kunlun) y 5.072 m (puerto de Tanggula) por encima del nivel del mar.

Sólo teniendo en cuentas las condiciones climáticas, los equipos tienen que resistir condiciones climatológicas extremas: desde mayo hasta septiembre las temperaturas en Lhasa (3.660 m por encima del nivel del mar) se sitúan entre +5 °C y +22,5 °C, mientras existe una fluctuación entre -10 °C y +10 °C entre agosto y abril. A la altura de 5.000 m esto significa que las temperaturas fluctúan desde -5 °C hasta +10 °C (Mayo - Septiembre) o de -20 °C hasta 0 °C (Agosto - Abril). En muchas secciones de la ruta las temperaturas incluso bajan de estos niveles.

Esto no solamente demanda un alto poder de compactación, sino también diseños y construcciones especiales de ingeniería para estar a la altura de estas condiciones severas en las montañas tibetanas. Todas las máquinas han sido equipadas con paquetes de protección contra las bajas temperaturas para aplicaciones por debajo de -30 °C, así que están muy bien preparadas para semejantes cambios de temperatura. Esto asegura que todos los sistemas parciales de la máquina –por ejemplo el motor, sistema hidráulico, sistema de traslación y electrónica– trabajarán bajo estas condiciones extremas y aseguran la total disponibilidad de las máquinas para un proceso de construcción continuo.

Nada puede ser dejado al azar –ésta ha sido una de las principales razones para haberse decidido por las máquinas de BOMAG. Se han pedido 33 máquinas en las clases de peso entre 19 y 25 t, y serán utilizadas en la obra de mayores exigencias del mundo.

Especialmente para este fin han sido elegidas 8 máquinas del modelo BW 219 DH-3 y 25 máquinas del tipo BW 225 D-3 con VARIOCONTROL y se han equipado con el nuevo "Sistema electrónico de gestión de motor EMRII", que no solamente asiste para utilizar el combustible de forma más eficaz y mantener la menor emisión del motor de las series 2012; también regula de forma automática la inyección de combustible en la cantidad adecuada necesaria para altitudes diferentes. Esto facilita la adaptación a cualquier altitud sin la necesidad de ajustes manuales. A la vez reduce al mínimo las pérdidas de potencia relacionadas con la altitud.

Desde el principio de su desarrollo, los rodillos vibrantes autopropulsados BOMAG de la generación 3 fueron destacaron por su eficiencia y economía. El diseño de los motores de gasoil asegura que las potencias requeridas para la vibración y traslación sean suficientes, dándoles la necesaria reserva de potencia para vibrar hasta en el techo del mundo.

Cuando se trata de proyectos infraestructurales, China apunta hacia calidad y durabilidad. Por esta razón, se ha prestado especial atención a las máquinas con optimización automática de la compactación – BOMAG VARIOCONTROL "BVC" – documentación de la compactación – BOMAG Terrameter "BTM" – y el Sistema de Control de Compactación BOMAG "BCM" -.

Con VARIOCONTROL se adapta la potencia de compactación del BW 225 D-3 BVC de 26 t automáticamente a los requerimientos del suelo.

Esto facilita la óptima utilización de la fuerza centrífuga mayor de 400 kN, que hace vibrar el rulo 26 veces por segundo con una amplitud nominal de 2,3 mm. Máquinas con VARIOCONTROL también facilitan la adaptación automática de la unidad de vibración al módulo E (Evib) predeterminado. Esto no solamente ayuda a conseguir el fin de la compactación en el periodo más corto posible, sino que también asegura resultados de compactación homogéneos y uniformes. Estas son las características de calidad que garantizan durabilidad en la construcción de ferrocarriles.

Se han utilizados las siguientes máquinas para este proyecto:

- 25 x BW 225 D-3 BVC

- 12 x BW 225 D-3 BVC con BTM+BCM

- 4 x BW 225 D-3 BVC con BTM

- 9 x BW 225 D-3 BVC

- 8 x BW 219 DH-3 con BTM + BCM