Doing business in Spain? Interempresas Media is the key
Mycsa, Mulder y Co, SA homenajea a su fundador

Hans. G. Mulder, un ejemplo de superación

Mycsa, Mulder y Co, SA13/09/2012
El 18 de noviembre de 2003, el embajador de Austria en España realizó la entrega de la ‘Gran Insignia de Honor al Mérito por la República de Austria’ a Hans G Mulder, presidente de Mycsa, Mulder y Co, SA por su larga carrera profesional; labor que ha continuado realizando durante nueve años más, con el mismo espíritu del primer día, hasta el día de su fallecimiento el 22 de agosto de 2012.
foto
Hans G. Mulder, presidente de Mycsa, Mulder y Co, SA, tras recibir la Gran Insignia de Honor al Mérito por la República de Austria, en el año 2003.

Hans G. Mulder nació el 10 de abril de 1927 en Alemania, donde realizó sus estudios primarios hasta el final de la guerra en 1945. Como refugiado de guerra continuó sus estudios secundarios en Holanda y Francia, trasladándose a finales de los años cuarenta a Suecia donde constituyó, junto con su hermano, una empresa inicialmente dedicada a trabajos forestales y, más tarde, a obras públicas.

foto
Hans G. Mulder, en su etapa en Suecia. Año 1956.

En enero del año 1955 fue empleado por el grupo Volvo BM, fabricante de maquinaria de obras públicas, para el departamento de exportación en el área de Francia, Italia, Benelux y Austria.

Desde entonces sus puestos de responsabilidad se sucedieron en el tiempo, hasta alcanzar la presidencia del Consejo de Administración de Mycsa Mulder y Co.:

1959 – 1964 Director de área para Volvo – BM desde Bruselas, para Benelux, Italia y Francia.

1964 – 1969 Director de área para Volvo – BM desde Italia, para Italia y Suiza.

1969 – 1970 Director de área de Hiab AB desde Italia, para Italia, Francia y Suiza.

1971 – 1977 Fundador y director gerente de la sucursal de Hiab en España.

1977 – 1979 Director gerente de Mycsa, Mulder y Co., introduciendo en el mercado español las grúas Palfinger.

1979 – 1989 Fundador y director general de la sucursal para España de Volvo – BM, Maquinaria de Obras Públicas.

            1989 Jubilación

1989 – 2012 Presidente del consejo de administración de Mycsa, Mulder y Co.

foto
Hans G. Mulder ocupó diversos puestos de responsabilidad dentro de la estructura de Volvo – BM.
Reproducimos unos fragmentos de la última entrevista a Hans Mulder, realizada por el historiador Ángel Font para el libro el Crac del 2008, que definen cómo ha sido su vida:

Una infancia y juventud marcadas por los acontecimientos históricos

Mulder es un apellido típico holandés. Mis padres llegaron sin nada a Alemania del Este a principios de los años 20 y allí nací. La Segunda Guerra Mundial supuso un enorme desastre económico y psicológico para ellos, y a mí me produjo un impacto muy grande. Mi colegio fue trasladado a los montes de Austria, donde recibí una enseñanza deficiente, pues muchos profesores estaban en el frente. El país mantuvo la educación primaria con jubilados de 70 años. Al término de la guerra, mis padres regresaron a Holanda y entré en un colegio subvencionado por el Estado holandés, el cual, en el otoño de 1945, arruinado y sin medios, inició la reconquista de su colonia en Indonesia, un proyecto absurdo. Dada mi edad de entonces, fui llamado a filas, pero habiendo sido testigo del hundimiento moral y económico de Alemania, no quise ni oír hablar de alistarme y huí a Francia.

Cambié Canadá por Suecia

Durante 1946 viví en las afueras de París. Estudiaba y trabajaba por las tardes en las granjas de los alrededores del colegio donde me matriculé. Al enterarme de que los canadienses buscaban jóvenes europeos para poblar los pueblos perdidos en los inmensos bosques del país, decidí emigrar de Europa. Me ofrecieron un puesto de aprendizaje en Edmonton, en el interior de Canadá. El 1 de septiembre del 1947 tenía que embarcarme en Gotemburgo camino de América. Pero encontré que los suecos, al no haber participado en la guerra, vivían en un país industrializado y gozaban de un bienestar increíble. Cambié de idea y me afinqué en Suecia, donde formé con mi hermano una empresa de obras públicas dedicada a construir caminos forestales, empresa que aún funciona hoy día. Desde que estoy jubilado paso tres o cuatro meses al año en Suecia.

Desde muy joven abrigaba la idea de formar mi propia empresa

En Suecia empecé a trabajar con Maquinaria Volvo, empresa dedicada a los camiones y maquinaria de obras públicas, una de las tres o cuatro grandes del mundo. Para mi fortuna, recibí toda la formación obligatoria dentro de este grupo, el cual dedicaba mucho esfuerzo a la mano de obra cualificada. Estuve en Bélgica, en su departamento de exportación, y después pasé cinco años en Italia, donde me responsabilicé de la maquinaria para Austria, Suiza, y Francia. Un día surgió un problema en España y vine para resolverlo. Siempre había abrigado la idea de tener mi propia empresa. Me afinqué en España y cuando el menor cumplió los 18, fuimos juntos a un notario y constituimos con papeles una sociedad. Era el año 1977 y se fundaba MYCSA, Mulder y Co; S.A.

foto
Hans. G. Mulder estrecha la mano de S.M. el Rey D. Juan Carlos I.
El Sr. Mulder fue el fundador pero también el alma máter de Mycsa. Con sus 85 años todavía nos enseñaba, dando lecciones de cómo ser un gran empresario y presidente de una gran empresa, se preocupaba siempre por todas y cada una de las familias que formamos esta empresa que en la actualidad cuenta con un plantilla de más de cien personas.
foto
Hans. G. Mulder en estado puro, durante una reunión de Palfinger en el año 2000.
Nos ha dejado por sorpresa. Un año más, y son más de veinte desde que se jubiló, cogía su coche en mayo y se recorría Europa pasando por Alemania a ver a su hijo y por Holanda a ver a su hermana y así seguía por Europa hasta llegar a Suecia, su país de adopción, en donde disfrutaba de su casa en mitad del bosque sueco hasta que empezaba el frío a finales de septiembre; pero como era un hombre de empresa, no dejaba de venir una vez al mes a ver qué pasaba por Mycsa y a contarnos qué ocurría por Europa. Esta vez, antes de irse, nos dijo que quería subir a Suecia por si era la última vez que lo hacía, y fue una premonición, vino a finales de junio, con su lucidez intacta, algo más cansado, achacable a su viaje, y eso le hizo pasar por el hospital para hacerse un chequeo. La sorpresa para todos es que era algo más y en dos meses nos dejó, por sorpresa… y sin hacer ruido, como él hacía las cosas, de forma sencilla. No nos ha dado tiempo a darle las gracias por todo lo que nos ha enseñado en todos estos años.
foto
foto
Su gran pasión: la familia.
foto
Hasta siempre.

Empresas o entidades relacionadas

Mycsa, Mulder y Co., S.L.

VÍDEOS DESTACADOS

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

CITOP

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS