Posicionamos su web SEO / SEM
“Las tecnologías sin zanja son el futuro”

Entrevista a Ángel Ortega, presidente de la Asociación Ibérica de Tecnología Sin Zanja (IbSTT)

Javier García11/11/2011

11 de noviembre de 2011

Las tecnologías sin zanja son un conjunto de soluciones que minimizan las molestias en la realización de obras. Con ellas, se pueden equipar las ciudades y desarrollar redes subterráneas de agua, gas, electricidad, saneamiento o telecomunicaciones, respetando al mismo tiempo el medio ambiente. En torno a estas cualidades gira No Dig, Congreso y Exposición Universal sobre la Tecnología Sin Zanja, que organiza ISTT (International Society for Trenchless Technology, por sus siglas en inglés). Madrid se convertirá en 2014 en la sede oficial de la trigésimo segunda edición de este gran evento internacional. Ángel Ortega, presidente de la Asociación Ibérica de Tecnología Sin Zanja (IbSTT), explica en esta entrevista qué ofrecerá este congreso y qué aportará para el desarrollo de la obra pública en nuestro país.
foto

¿Qué cree significará para nuestro país y para el fortalecimiento de la obra pública la celebración de este congreso? ¿Qué puede aportar?

En la actual coyuntura económica global de ajuste presupuestario en todos los ámbitos, la clave está en replantear las inversiones previstas y focalizarlas hacia ámbitos de desarrollo por un futuro sostenible. El congreso puede aportar el desarrollo de la obra civil como motor y dinamizador económico. Que la IbSTT haya ganado la candidatura para que Madrid sea la sede oficial de la trigésimo segunda edición del International No Dig 2014, Congreso Mundial Anual y Exposición Universal sobre la Tecnología Sin Zanja, va a suponer un revulsivo económico para las empresas españolas, miembros y patrocinadoras del evento, a la vez que fortalecerá la imagen de nuestras empresas como líderes en tecnología sin zanja.

¿Somos un país con tradición en la tecnología sin zanjas? ¿Cree que está suficientemente extendida en nuestro país? ¿En qué porcentaje, con respecto a otros métodos?

Desgraciadamente, no. El 80% de las obras podrían hacerse sin levantar el pavimento ni molestar a los vecinos. Desde hace más de 20 años existen tecnologías que no necesitan abrir zanja, que sólo requieren de un par de perforaciones, pero lamentablemente, finalizando ya 2011, estas tecnologías son todavía desconocidas para unos y no utilizadas por otros. Bien sea por la desconfianza motivada por la leyenda que persigue a estas tecnologías de que son caras en comparación con las tecnologías tradicionales o bien, digámoslo así, por pereza, por comportamientos anclados que en la situación actual en la que nos encontramos no pueden seguir dándose.

foto
El hecho de que Madrid sea la sede oficial del International No Dig 2014 va a suponer, según Ortega, “un revulsivo económico para las empresas españolas”.
“El 80% de las obras podrían hacerse sin levantar el pavimento ni molestar a los vecinos”

Protagonismo internacional

La ISTT (International Society for Trenchless Technology) organiza anualmente este evento desde hace más de 30 años, en alguna de las ciudades sede de las 26 STT, sociedades nacionales de tecnología sin zanja homólogas a la IbSTT.

La celebración de este evento en Madrid será “una primicia en nuestro país y reunirá en nuestra ciudad a expertos internacionales de reconocido prestigio, profesionales y empresarios de todo el mundo, administraciones y organismos públicos, que analizarán y debatirán una completa muestra de las tecnologías de última generación; las mejores soluciones y aplicaciones a casos concretos, convirtiéndonos en escaparate de todo el mundo”, explica Ortega.

“Sabemos y confiamos en que somos capaces de demostrar al mundo que en España se realizan las cosas a conciencia, dando la imagen a los asistentes, en todo momento de unidad, en definitiva de tecnologías sin zanja capaces de sustituir por sus muchas ventajas, a las tecnologías más convencionales”, sostiene el presidente de IbSTT.

Un congreso para la esperanza

Desde el conocimiento de los sectores implicados (maquinaria para obra civil, infraestructuras, saneamiento, abastecimiento, gas, electricidad o telecomunicaciones), y la experiencia en la realización de jornadas internacionales, este evento singular y absolutamente diferente, nace con el objetivo de crear una plataforma comercial para todos sus asistentes. No Dig 2014 será un foro internacional de conocimiento y de intercambio de información que otorgue a los expositores, empresas y organismos patrocinadores, el protagonismo necesario para poder superar con esperanza de futuro la situación actual en que se encuentran.

¿Y qué se puede hacer para evitar estas situaciones?

Una de las soluciones es apostar por una mayor profesionalización de técnicos y gestores municipales. Estamos lejos de otros países, como Alemania, donde ya se rehabilitan miles de kilómetros de infraestructuras con tecnología sin zanja.

A su entender, ¿qué futuro le espera a esta tecnología?

Todo. Las tecnologías sin zanja son el futuro. Están aprobadas por la ONU como unas tecnologías ecológicamente racionales y ambientalmente sostenibles, abarcan sistemas y productos que presentan el potencial de ofrecer un rendimiento medioambientalmente mejorado en comparación con otras tecnologías a las que sustituyen. (*)

(*) Agenda 21, Capítulo 34:

“…Las tecnologías sin zanja protegen el medio ambiente, son menos contaminantes, utilizan los recursos de forma más sostenible y tratan los residuos de forma más aceptable que las tecnologías que han venido a sustituir…”.

“Estamos lejos de países como Alemania, donde ya se rehabilitan miles de kilómetros de infraestructuras con tecnología sin zanja”

¿Qué tipo de equipos se emplean en esta tecnología?

Para la localización de servicios enterrados con técnicas electromagnéticas se usan georradares, localizadores de líneas metálicas o localizadores de líneas no metálicas, mientras que la inspección de tuberías y saneamientos se realiza a través de sistemas robotizados de televisión en circuito cerrado. También son útiles las tecnologías para la instalación de conductos y tuberías sin apertura de zanja y las tecnologías para la reparación de conducciones existentes.

¿Puede emplearse esta tecnología en cualquier tipo de obra que implique una zanja? ¿En qué casos puede resultar útil?

Pueden usarse en un 80% de las obras subterráneas. No sólo es mejor de cara al ciudadano sino que, con ayuda de los profesionales adecuados, resulta más económico que la obra convencional con apertura de zanja.

Este año, Berlín

La edición de este año, No Dig 2011, XXIX Congreso y Exposición Universal sobre la Tecnología Sin Zanja, se celebró entre el 2 y el 5 de mayo, y consiguió reunir en el recinto ferial de la capital germana alrededor de 28.000 visitantes profesionales de todo el mundo. Además, acogió a 700 expositores de 35 países que ocuparon una superficie de 49.000 metros cuadrados y que mostraron los últimos productos y servicios en tecnologías sin zanja.

¿Pero planteará quizá más dificultades técnicas que los métodos tradicionales?

Al contrario, siempre que se cuente con buenos profesionales.

“Diez ayuntamientos han firmado ya
    la Carta de la Ciudad Sin Zanjas”

Ustedes representan a una de las 26 asociaciones mundiales de ámbito nacional de la tecnología sin zanja. ¿En qué consiste su labor?

La labor de la asociación consiste básicamente en promover la utilización de tecnologías sin zanja y colaborar con las administraciones en materia de legislación y normalización. La promoción de una tecnología requiere, ante todo, informar. La IbSTT tiene éste como objetivo prioritario. Informar incluye presentar las tecnologías disponibles y mostrar casos prácticos sobre su utilización; dar a conocer los diferentes criterios de selección entre las diferentes tecnologías aplicables; ofrecer información sobre normativa internacional o nacional al respecto, y sobre criterios de diseño y proyecto. Por último, proporcionar una información puntual sobre tecnologías en fase de desarrollo.

Mediante la promoción se pretende desarrollar la utilización de las tecnologías sin zanja. Dando por sentado que la información proporciona conocimientos, resulta también evidente que los conocimientos empujarán el desarrollo.

Y su trabajo habrá dado sus frutos…

Hasta diez ayuntamientos han firmado ya la Carta de la Ciudad Sin Zanjas, el último de ellos el pasado 20 de octubre: Roc Muñoz, alcalde de La Canonja (Tarragona) y el director europeo de Investigación de Dow, Felip Vidiella, en una jornada sobre instalaciones sin zanja de tuberías plásticas organizada por Plomyplas y celebrada en las instalaciones de Dow Tarragona. Después de la experiencia acumulada durante 15 años realizando jornadas internacionales y viendo el interés que suscitan las tecnologías sin zanja en nuestro país, creemos que la IbSTT, España y, en concreto, Madrid están preparadas por primera vez para tener la oportunidad de celebrar el No Dig 2014.

Las 10 razones de las tecnologías sin zanja

1. Basta de ruido

Las zanjas implican en primer lugar molestias sonoras. Las tecnologías sin zanja limitan, a lo estrictamente necesario, el uso del martillo neumático así como de otras máquinas. Las tecnologías sin zanja, especialmente en el caso de la rehabilitación de canalizaciones subterráneas, no requieren ninguna excavación. De media, se estima que las tecnologías sin zanja permiten dividir por diez el uso de estos procedimientos ruidosos.

2. No a la reducción de la actividad local

Las zanjas que obstaculizan el libre acceso a los comercios animan a los clientes a abandonar los centros de las ciudades. La instalación de conductos y cables puede realizarse sin este inconveniente gracias a las tecnologías sin zanja.

3. Protejamos el agua

Las tuberías que transportan el agua hasta nuestros grifos así como las que conducen el agua de la lluvia o las aguas residuales a las estaciones depuradoras no siempre son estancas. Por ello, el agua potable y las aguas residuales pueden perderse en el subsuelo… Las consecuencias negativas afectan tanto al medio acuático como al agua potable. Las tecnologías sin zanja posibilitan la inspección, el diagnóstico y la reparación de tuberías subterráneas mediante procedimientos rápidos, discretos y poco costosos.

4. Respiremos un aire sin polvo

Descartemos las malas prácticas de las obras contaminantes. Las obras urbanas contaminan el aire a consecuencia del polvo y los escapes de los motores de la maquinaria que acentúan los riesgos derivados de la contaminación urbana: bronquitis, catarros, asma o cáncer, que amenazan principalmente a la población más frágil, los niños y ancianos. Las obras sin zanja minimizan estos perjuicios y tienen en cuenta la salud de los usuarios.

5. Respetemos los entornos naturales

Los ríos y las reservas naturales son especialmente sensibles a las zanjas, que amenazan su equilibrio natural. Las tecnologías sin zanja permiten evitar las fuertes agresiones que sufren la flora, la fauna y el agua que se filtra hacia las capas freáticas como consecuencia de las obras con zanja.

6. Centro urbano: circular y contaminar menos

Las zanjas estrechan las vías de circulación a lo largo de grandes distancias. Los atascos derivados de estas obras, además de causar descontento y contaminar, suponen una pérdida importante de tiempo, ya sea de trabajo o de ocio. Los vehículos de los servicios de urgencias y los transportes públicos también se ven afectados. Las tecnologías sin zanja liberan el centro de las ciudades.

7. Consigamos presupuesto para el acondicionamiento de la ciudad

Por muchas precauciones que se tomen, las zanjas siempre dejan marcas en la calzada. El deterioro de las mismas se acelera y esto tiene un elevado coste para la población. Las filtraciones de agua, las fisuras y los estancamientos afectan inevitablemente a la solidez de la calzada y comprometen la comodidad del usuario. Finalmente, la única solución es reparar y reparar de nuevo hasta acabar construyendo una nueva calzada. El municipio paga y los vecinos quedan descontentos. Hacer obras sin zanja libera financiación para otras mejoras de la ciudad.

8. Zanjas: ojo con la seguridad

Las obras de reparación o instalación de redes son una fuente de inseguridad para usuarios y operarios. A pesar de la vigilancia de las zonas en obras, las zanjas profundas presentan un riesgo mayor de cara a los accidentes laborales. Se estima que en las obras con zanja hay una muerte al mes. La seguridad es mayor en el caso de las obras sin zanja.

9. Guardemos los materiales nobles para nuestro patrimonio

Cuando se cava una zanja el volumen debe ser rellenado con materiales de los llamados nobles. Se trata de recursos naturales extraídos de las canteras. Dichos materiales no sólo presentan un coste elevado, sino que son cada vez más escasos. Se produce, por tanto, de un despilfarro de nuestras riquezas. Con las tecnologías sin zanja, desaparece, casi por completo, la necesidad de materiales nobles.

10. Minimicemos los escombros

Cuando se excava una zanja, se produce un volumen de tierra considerable en proporción a la reducida cantidad de canalización o cable soterrado. Ahora bien, este volumen de tierra se considera automáticamente un residuo. Dichos escombros pasan a ser evacuados a un lugar de almacenamiento temporal y luego son transformados para su reutilización. Una vez terminado este proceso son enviados a otro lugar para un nuevo uso. Este proceso es costoso y contaminante. Las tecnologías sin zanja permiten dividir por diez el volumen de escombros.

Empresas o entidades relacionadas

Asociación Ibérica de Tecnología sin Zanja

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

SMOPYC - Feria de Zaragoza

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS