Marcas, identidad, comunicación, formación: Gestión integral de la comunicación y el conocimiento
La nueva construcción dotará al puerto de Sevilla de una estructura de iguales dimensiones a las del Canal de Panamá

Puerto de Sevilla, más abierto al mar gracias a la nueva esclusa

Esther Güell01/04/2009

1 de abril de 2009

La estrategia de la Autoridad Portuaria del Puerto de Sevilla radica en la transformación del recinto portuario en un centro de servicios a la logística y el transporte. Y, para ello, una de las principales actuaciones es la construcción de las infraestructuras del programa de Mejora de Acceso Marítimo, que incluye la realización de la nueva esclusa y que permitirá la navegación a buques de mayores dimensiones.

Dicha obras supondrán ampliar el paso a embarcaciones hasta 10.000 toneladas de registro bruto. Finalizada su ejecución recientemente, la nueva esclusa tendrá un importante impacto en la disminución de los costes de escala y la competitividad del recinto portuario.

Esta nueva esclusa es una obra de vital importancia para el Puerto de Sevilla, tal como nos explica el capitán Amable V. Esparza, director comercial del Puerto: “permitirá el paso de barcos de mayor tamaño, pasando de 24 metros de manga a 40 y de más de 260 metros de eslora (...) y ello hará posible trabajar con ‘fiders’ hasta 2.000 Teu, multiplicando así por cuatro la capacidad del Puerto”. Asimismo, también mejorará el acceso y modernizará una dársena que “nació ya siendo antigua”: diseñada en los años 20 y finalmente se llevó a cabo en 1951, cuando los barcos construidos tras la Segunda Guerra Mundial eran ya de mayores dimensiones que las inicialmente previstas en el puerto sevillano. Así pues, la construcción de esta nueva esclusa no sólo supondrá la modernización de estas instalaciones, sino que corregirá también un atraso producido a consecuencia de la propia Historia.

foto
La nueva esclusa del Puerto de Sevlla es la única infraestructura de este tipo que se desarrolla en España.

Una obra única en España

La nueva esclusa tendrá 250 metros de eslora y 35 metros de manga útil. Se trata de la única obra de infraestructura de este tipo que se desarrolla en España y la mayor de Europa, cuyos trabajos ocupan una superficie equivalente a 20 campos de fútbol. Los muros de la esclusa tendrán una altura similar a un edificio de ocho plantas y una longitud de 300 metros. Para construirla habrán sido necesarios unos 3 millones de metros cúbicos de tierra, 5.800 toneladas de acero y 300.000 metros cúbicos de acero en hormigón armado. Su diseño, que sigue el modelo europeo, incluye puertas deslizantes en vez de batientes ya que, al no ser un puerto fluvial, no tiene que soportar grandes oleajes.

Según las previsiones, tras la inauguración de la esclusa a finales de marzo se procederá a su inundación para, posteriormente, y tras la colocación de las puertas y las pruebas oportunas, entrar en funcionamiento a finales de este año. En cuanto a la vieja esclusa, el capitán Esparza apuntaba que, si bien se desactivará, todavía no está decidida su función definitiva o si se demolerá.

Con esta nueva infraestructura se prevé alcanzar un movimiento de unos 10 millones de toneladas de mercancías en unos 5 años aproximadamente.
De hecho, toda la obra de la nueva zona portuaria, que también prevé conseguir unas 100 hectáreas para nuevas dársenas, supondrá una inversión de unos 160 millones de euros, de los cuales 62,8 correrán a cargo de los fondos de cohesión y los 100 millones restantes serán mediante crédito con el Banco Europeo de Inversión (BEI).

Del Puerto de Sevilla cabe remarcar que, tal como apuntaba el capitán Esparza, “no es un puerto fluvial sino marítimo. De interior, pero marítimo”. Ello significa que en él no hay tráfico fluvial aunque esté ubicado en el río Guadalquivir, y su ría navegable une el océano Atlántico con Sevilla, con unas 52 millas náuticas navegables. Es destacable también señalar que Sevilla es el 4º puerto nacional en cuanto a tráfico, lo que da una idea de la importancia de las nuevas obras que se están realizando y, gracias al ferrocarril situado dentro de la zona portuaria, cuenta con 10 trenes (5 en cada sentido) con conexión directa con Madrid. Ello, a su vez, les permite conectar con cualquier destino de interior, con zonas integradas en la propia terminal de contenedores, que ocupa unos 60.000 metros cuadrados, ampliable con 50.000 metros cuadrados más tras la licitación, pendiente para finales de este año (una obra claramente vinculada a la nueva esclusa, que permitirá ampliar la capacidad del Puerto).

Así pues, junto con las obras de la nueva esclusa se están realizando también las infraestructuras de transporte, tanto por carretera como por ferrocarril, necesarias para el cierre del anillo de comunicaciones intraportuario por la zona sur: sobre la esclusa se han diseñado viales que comunicarán los dos márgenes del recinto portuario y se construirán tres puentes móviles, dos para vehículos y uno sólo para trenes.

foto
Vista aérea de la zona de la nueva esclusa tal como quedará una vez terminada e inundada.

Qué es y cómo funciona una esclusa

Definición: compartimento, con puertas de entrada y salida, que se construye en un canal de navegación para que los barcos puedan pasar de un tramo a otro de diferente nivel, para lo cual se llena de agua o se vacía el espacio comprendido entre dichas puertas.

Las esclusas son obras hidráulicas que permiten vencer los desniveles de los canales navegables, subiendo o bajando los barcos que se encuentran en ellas. Uno de los ejemplos más conocidos son las esclusas del Canal de Panamá. Sin embargo, en Europa, especialmente en Centro Europa, donde la navegación interior está muy desarrollada, es posible navegar desde el Mar del Norte hasta el Mar Negro pasando por varias esclusas.

Cabe remarcar que el cruce de una esclusa es una operación bastante lenta: requiere equilibrar los niveles de agua, primero con el tramo de canal donde se encuentra el navío y luego con el otro nivel hacia el que saldrá el navío.

Concretamente las fases son:

  • Aproximación del barco a la esclusa. El agua está al mismo nivel en el interior de ésta y en el río.
  • Apertura de puertas exteriores para la entrada del barco.
  • Cierre de puertas y apertura de puertas contrarias.
  • Enrase del nivel del agua en el interior de la esclusa y en el puerto.
  • Apertura de las puertas interiores y navegación del barco.
foto
La esclusa está formada por dos grandes muros de gravedad, simétricos respecto al eje longitudinal, y preparados para absorber los empujes de tierras.

El recinto de la construcción es un recinto limitado por los taludes de la excavación al norte y taludes de la excavación y ataguía, rellenado sobre el fondo del cauce con impermeabilización por medio de bentonita-cemento de 1 metro de espesor y 2,5 kilómetros de longitud, que se empotra en las margas azules del fondo, a 23 metros de profundidad.

Estructuralmente, la esclusa está compuesta por dos grandes muros de gravedad simétricos respecto al eje longitudinal, y dimensionados para absorber los empujes de tierras y transmitir al nivel de cimentación una tensión admisible acorde a la naturaleza del terreno. En las zonas de cimentación de los puentes, zona de garajes de las puertas y galerías del sistema de llenado y vaciado, las dimensiones también están definidas atendiendo a las instalaciones y servicios interiores que alberga.

Asimismo, ambos lados están cimentados de forma independiente: zapatas, con un canto variable entre 3 y 5,10 metros. La altura de los muros oscila entre 17 y 20 metros y la solera en la sección central se ha dispuesto perforada, para evitar subpresiones. Además, el nivel de cimentación medio se sitúa en la cota –15 metros en zona de gravas y arenas.

En cuanto a las puertas seleccionadas son de tipo corredera, se mueven perpendicularmente al eje de la esclusa, de forma que se encuentran apoyadas en dos carretones extremos y diagonalmente opuestos. El carretón superior es el ‘tractor’ y se aloja dentro de los garajes, mientras que el segundo carretón se encuentra apoyado en la solera sumergida y constituyo el otro punto de apoyo.

Por otro lado, la operación de llenado y vaciado permitirá igualar el nivel de agua en el interior de la esclusa, sea el nivel superior o inferior al del extremo, para permitir el paso del barco a través de la esclusa desde el río, fluyendo hasta el puerto o viceversa. Se hace por gravedad mediante conductos que comunican la exclusa con ambos lados. El sistema se fundamenta en la disposición de un total de cuatro galerías embebidas en los muros, que permiten equilibrar los niveles a ambos lados de las puertas, mediante la apertura de compuertas, que por seguridad de operación son dobles.

La principal ventaja del sistema radica en que las operaciones de vaciado y llenado se realizan por gravedad.

TOP PRODUCTS

Emsa

Molinos de impacto Mobifox

Emsa

Maropsa

Doble tratamiento superficial

Maropsa

HJM

Cargadoras de ruedas compactas

HJM

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS