Posicionamos su web SEO / SEM

DTZ presenta un sistema de gestión integral de activos inmobiliarios on-line

Esther Mata i Güell23/12/2004

23/12/2004

DTZ, Bovis Lend Lease y Exis han desarrollado un sistema on-line de gestión integral de activos inmobiliarios cuyo objetivo es centralizar todas las actividades de mantenimiento y es aplicable tanto en hoteles como parques empresariales o estaciones de servicio (ya está implantado en estaciones de BP).
Su función es integrar todas las necesidades de mantenimiento de un conjunto de multiactivos inmobiliarios (facility management) en un único sistema de gestión. Para ello, el software integra toda la experiencia DTZ y Bovis Lend Lease de forma que incluye toda una lista de posibles averías, datos, etc., que facilitarán la futura gestión de mantenimiento.

El sistema de funcionamiento se basa en que el proveedor del software, en este caso DTZ, actúa como management de las necesidades del activo y las pone en contacto con todos aquellos proveedores de servicios potencialmente indicados. Así, a través de la red pone la incidencia en conocimiento de una lista predeterminada de profesionales especializados, y son éstos los que ofrecen al demandante una oferta por los servicios. Éste a su vez, elige al que considere más indicado.

Toda la gestión se realiza on-line, lo que agiliza la gestión y libera al propietario o gestor del activo de precontratos ineficaces y permite elegir al proveedor del servicio en función de cada necesidad. Además, algunos servicios se ofrecen en competencia libre, es decir, que se da acceso a varias empresas competidoras que reciben la incidencia del usuario, lo que les permite competir para ser los “adjudicatarios”, evitando concursos, etc. Ello es particularmente útil en situaciones locales, mientras que en situaciones internacionales/regionales se parte de acuerdos preestablecidos.

Los requerimientos técnicos necesarios son el navegador (internet explorer o netscape), teléfono y acceso a internet. Para aquellos proveedores o contratistas que no dispongan de CPU, DTZ les facilita la unidad. Incluso en caso necesario es posible trabajar a través de Palm o telefonía móvil GPRS.

Su principal ventaja es que se trata de un sistema simple de gestión de incidencias, que manejan todos los intervinientes en el proceso, quienes comparten todos la misma información desde la comunicación de la incidencia, hasta resolución y el report de la misma. Además, reduce los costes de valoración “in situ”, elimina las visitas abortivas tanto de responsables de mantenimiento como de proveedores y contratistas, la equivocación de fechas, etc. Este sistema on-line permite también que el usuario dé el visto bueno a la reparación en el mismo momento que se produce, antes que el proveedor abandone el local, lo que incrementa el grado de satisfacción del cliente. Por otra parte, tanto el gestor del sistema como el cliente o propietario (asset manager, propietario del activo) están permanentemente de modo on-line informados de las incidencias, su resolución, etc.

Los reportes que se realizan pueden ser por tipo de incidencia, elemento, por tiempos de paradas y funcionamiento, por evaluación de proveedores y contratistas, por tipo de usuario, etc., o una combinación de ellos.

En cuanto a sus ventajas financieras, el sistema permite unos ingresos indirectos por los ahorros generados (mejora de los precios en contratos, disminución del personal de mantenimiento, etc.) y unos ingresos directos provinentes de las cuotas anuales de los proveedores contratistas y consultores que intervienen, además de los porcentajes de ingresos generados a terceros. Con la cuota anual, el sistema llega a autofinanciarse y puede producir ingresos atípicos para los clientes (patrimonialistas, petroleras, administradores de inmuebles, etc.).

La inversión inicial requerida está destinada a la adaptación del sistema a las necesidades del cliente, la elaboración y firma de los contratos y condiciones con proveedores, y la instalación (conexión, etc.)

Cabe destacar además que el sistema está abierto a incorporar nuevos activos inmobiliarios del mismo cliente o de nuevos clientes con necesidades similares, siempre y cuando no exista un conflicto de intereses.

foto