Marcas, identidad, comunicación, formación: Gestión integral de la comunicación y el conocimiento

BNP Paribas Real Estate publica la guía ‘Investing in Italy’

19/06/2012

19 de junio de 2012

Invertir en el ladrillo italiano es todavía un buen negocio aunque los inversores internacionales evitan una exposición excesiva en este país. Durante el primer trimestre de 2012, el capital extranjero invertido en el mercado inmobiliario italiano se mantuvo en cifras negativas. Sin embargo, este es momento de anticiparse y adquirir las oportunidades que empezarán a surgir con la recuperación.

Con esta idea, la consultora inmobiliaria BNP Paribas Real Estate ha elaborado una guía práctica destinada a inversores extranjeros, que sirva de ayuda para desenvolverse en el complicado y, en ocasiones, poco transparente mercado inmobiliario italiano.

foto
En ‘Investign in Italy’ BNP Paribas Real Estate, en colaboración con el despacho de abogados Bonelli- Erede–Pappalardo, indica los diez principales motivos que deben considerar los inversores:
  1. Es una de las mayores economías del mundo. Con un PIB de 1,5 billones de euros, Italia representa la cuarta economía europea y la octava en el mundo.
  2. Es una economía diversificada. Italia es la segunda economía industrial de Europa, después de Alemania.
  3. Elevado nivel de vida. Al contrario que en el resto de Europa, las familias italianas prefieren activos más seguros, como el inmobiliario. Hasta el punto de que el 80% de los italianos es propietario de su propia vivienda.
  4. Fuerte aumento de los fondos inmobiliarios. Italia es uno de los países más desarrollados en fondos inmobiliarios. Bajo la supervisión de Banca d'Italia, el sector ha pasado en los últimos 10 años de 4.000 millones de euros en activos en gestión a 41.400 millones de euros, creciendo incluso durante la crisis.
  5. Sector bancario saludable. El sector bancario italiano goza de buena salud, un factor que ha permitido a Italia no registrar quiebras bancarias durante la crisis de 2008-2009.
  6. Larga duración de los contratos. Los contratos de arrendamiento italianos para activos inmobiliarios deben ser por ley de al menos 6 años, pudiendo renovar otros 6 años. Para los hoteles, la duración es mayor (9+6 ó 9+9 años).
  7. El segmento comercial sigue siendo atractivo. El sector de retail se beneficia del alto nivel de vida de las familias italianas, lo que se traduce en una fuerte demanda de activos comerciales por parte de inversores locales o extranjeros.
  8. Nueva era para el mercado de las oficinas en Milán. La ciudad está conociendo un periodo de fuerte renovación inmobiliaria y de infraestructuras.
  9. Roma, la ciudad eterna. El mercado inmobiliario romano está fuertemente influenciado por su papel de capital de Italia. El flujo de turistas y peregrinos asegura, además, una demanda constante para el sector hotelero. Roma es uno de los mercados inmobiliarios más estables de Europa.
  10. Italia es la principal meta del mundo en términos de turismo cultural. Gracias a su patrimonio histórico y artístico recibe cada año 43 millones de turistas. El país posee el nivel más alto de ocupación por habitación, lo que representa una interesante oportunidad de inversión en la división del inmobiliario de uso turístico.
La publicación es la cuarta edición de la serie ‘Investing in...’ creada por BNP Paribas Real Estate tras las guías de Londres, París y Alemania, difundidas entre finales de 2011 y principios de 2012.

Empresas o entidades relacionadas

BNP Paribas Real Estate