El Centro Tecnológico de Manresa desarrolla una metodología innovadora

ECO-i apuesta por el buen reciclado en polígonos industriales

Laura Sopeña22/05/2012

22 de mayo de 2012

Las empresas de España están sometidas a unas legislaciones ambientales cada vez más exigentes respecto a la cuestión del reciclaje. Dichas conllevan a que las mismas empresas sean las que tenga de asumir unos elevados costes económicos debido a la gestión y al tratamiento de los corrientes residuales. Por este motivo, la línea de Eco-innovació Industrial (ECO-i) de la Àrea de Suport a la Innovació es llevada a cabo con la finalidad de innovar y realizar la transferencia tecnológica para resolver los costes del reciclado en todos sus aspectos.

En la última década, los costes ambientales han crecido exponencialmente y han repercutido notablemente sobre los beneficios de las empresas, provocando así una reducción de su competitividad respecto a aquellas empresas ubicadas en otros territorios, donde están precedidas por otras legislaciones ambientales más permisivas. Es por ello, que el trabajo de la línea de Eco-innovación Industrial (ECO-i) pretende que cada vez sea más notorio y efectivo. Uno de sus principales campos de actuación es la innovación en la gestión, tratamiento, minimización y valorización de los residuos industriales de diferentes tipologías para conseguir una mejora ambiental de las empresas, así como una reducción de los costes de gestión de los residuos y la compra de materias primas. Cabe destacar que todos los proyectos que se están realizando, están claramente orientados, no sólo a la mejora ambiental de los procesos y productos de las empresas, sino a la reducción de los costes de estas para promover así un posible auge de la competitividad.

foto

A día de hoy, el Centro Tecnológico de Manresa (Barcelona) desarrolla una metodología innovadora para el estudio y la mejora ambiental de polígonos industriales con la finalidad de fomentar sinergias entre empresas y conseguir unas mejores estrategias que supongan un mayor beneficio ambiental y económico.

Esta metodología supondría:

  • La primera herramienta para la ambientalización de polígonos desarrollada en Cataluña.
  • Una minimización, intercambio y valorización de residuos entre empresas.
  • Una reducción de residuos que tienen como disposición final la gestión en vertederos.
  • Un ahorro energético y de otros componentes que definen el Ecosistema Industrial.
  • Una creación de una marca de calidad ambiental para los polígonos.
  • Unos conceptos reaplicables y adaptables a diferentes realidades de polígonos.
  • Un mejor uso y desarrollo del concepto de polígonos industriales ecológicos (PIE). Esta metodología se pretende llevar a cabo en polígonos industriales con empresas de diferentes sectores que presenten problemáticas ambientales elevadas en materia de generación de residuos, aguas residuales, emisiones atmosféricas, etc., que les supongan un elevado coste de gestión.

Los proyectos. Desde ECO-i se realizan proyectos para un posterior estudio de viabilidad técnica y económica de diferentes vías para la valorización de residuos de sectores industriales variados. Se trabaja para convertir una substancia, un residuo generado por una empresa, en materia prima para su uso posterior en otra industria. De esta manera, se consiguen importantes beneficios económicos y ambientales, tanto para las empresas generadoras del residuo como para las receptoras. Algunos de los principales proyectos que se han presentado en el ámbito de la gestión, del tratamiento y de la minimización y valorización de los residuos industriales son los siguientes:

• Valorización de los residuos procedentes del proceso de fundición (escorias, arenas verdes de moldeado y fracción fina de las arenas) para la obtención de aglomerado asfáltico y otras aplicaciones industriales (fabricación del hormigón, cerámica, etc). Se trata de un campo en el que se empezó a trabajar en el 2005, gracias a un proyecto con diferentes empresas de fundición catalanas que pretendían resolver el problema existente en sus instalaciones debido a la gran generación de arenas residuales, escorias, etc., en sus procesos, los que suponen un importante coste de gestión ambiental para la empresa. Además, creyeron que la acumulación de material en los vertederos podían ser utilizados en otros procesos.

• La mejora de la posición competitiva de la pime a través de la optimización de recursos y fomentar la creación de nuevas líneas de negocio y producto en base al residuo generado con el proceso productivo Optimnova.

• Acción para la minimización y posible reutilización de un residuo acrílico generado en un proceso productivo.

• Estudio y diseño de un tratamiento para la adecuación de aceites residuales domésticos para la producción de biodiésel.

Actualmente, la gestión de residuos como subproductos está muy poco implantada en nuestras consciencias, tanto a nivel estatal como europeo. Tan sólo en Cataluña, en el año 2010, aproximadamente un 7,5% de los residuos industriales declarados (según la Declaració Anual de Residus Industrials) fueron gestionados como subproductos. Se entienden como tal, aquellos residuos que se pueden utilizar como sustitutos de productos comerciales y/o de materias primas y que se pueden recuperar sin la necesidad de someterlos a operaciones de tratamiento, quedando excluidos aquellos que se aplican en el uso agrícola o en beneficio de la ecología.

Instalaciones del Centro Tecnológico de Manresa (Barcelona).

El Centro Tecnológico de Manresa (Barcelona) desarrolla una metodología innovadora para el estudio y la mejora ambiental de polígonos industriales. Desde ECO-i se realizan proyectos para un posterior estudio de viabilidad técnica y económica de diferentes vías para la valorización de residuos de sectores industriales variados.