Se impulsa la demanda de superficies en alquiler como reacción a los cambios de los patrones de consumo

Las incertidumbres de la economía repercuten en los mercados europeos de alquileres industriales

Redacción Interempresas10/01/2012

10 de enero de 2012

La contratación de superficie industrial en toda Europa, Oriente Medio y África (EMEA) ha aumentado un 14% entre enero y septiembre de 2011 en comparación con el mismo periodo del año anterior. Esta cifra refleja la tendencia actual de muchos inquilinos que continúan adaptándose a la nueva coyuntura tanto en el apartado de la distribución como en el de la industria manufacturera, según la última edición del ‘EMEA Corporate Occupier Conditions Industrial Report’, en el que expertos de Jones Lang LaSalle analizan las condiciones del mercado de alquileres industriales en la región EMEA.

Según este informe, la contratación ascendió a 3,6 millones de metros cuadrados en el tercer trimestre, alcanzando los 14 millones de metros cuadrados a finales de 2011, muy por encima de la media de los últimos diez años que se situaba en los 9,2 millones de metros cuadrados, pero todavía inferior al volumen récord de 14,8 millones de metros cuadrados alcanzado en 2010. Sin embargo, las crecientes incertidumbres respecto al clima económico actual en la Eurozona y la ralentización del crecimiento mundial se traducen en que los inquilinos corporativos se hayan vuelto más precavidos a lo largo de los últimos meses reflejándose en los niveles de contratación más bajos en el tercer trimestre —un 19% por debajo del espectacular segundo trimestre—.

foto
Según el informe de Jones Lang, en 2012, la oferta de alquiler en la región EMEA podría reducirse aún más, ya que la mayor parte de los metros cuadrados construidos en lo que va de año están ya prealquilados. Foto: Billy Alexander.

Vincent Lottefier, director ejecutivo del área de Corporate Solutions para la región EMEA de Jones Lang LaSalle, destacó: “Creemos que las tasas de contratación en la región EMEA se han visto influenciadas principalmente por la demanda de los operadores de logística, las empresas de distribución y los fabricantes conforme se van adaptando a nuevos patrones de consumo. El aumento de las compras en Internet, especialmente en Europa occidental, ha hecho que las empresas busquen inmuebles en alquiler mejor situados y de mayor calidad para conseguir que sus redes de distribución funcionen de manera más eficaz”.

Además Lottefier añadió: “Los inquilinos corporativos están revisando sus carteras inmobiliarias y están tomando medidas para hacerlas más productivas. La eficacia de las cadenas de suministro sigue siendo una prioridad absoluta, pero la oferta reducida de inmuebles de calidad significa que hay poca oportunidad de mejora. Para los inquilinos industriales que buscan expandirse a otras regiones fuera del núcleo de los mercados europeos occidentales, habrá más posibilidad de elección, aunque prevemos que los niveles de disponibilidad desciendan en los próximos 12 meses”.

Por su parte Alexandra Tornow, responsable de estudios sobre el mercado logístico e industrial para la región EMEA de Jones Lang LaSalle, comentó: “En el tercer trimestre de 2011, la oferta de inmuebles modernos descendió hasta su nivel más bajo en dos años. La oferta futura seguirá siendo limitada, ya que durante los próximos doce meses esperamos un volumen de entregas bajo atendiendo a las cifras históricas. Esto alimentará la tendencia alcista de los alquileres ‘prime’, a pesar de que el crecimiento trimestral de los alquileres ‘prime’ de naves industriales en Europa fue tan solo del 0,1% en el tercer trimestre de 2011 tras el 0,7% registrado en el segundo trimestre”.

Al mismo tiempo añadió: “En 2012, la oferta de alquiler en la región EMEA podría reducirse aún más, ya que la mayor parte de los 4,7 millones de metros cuadrados construidos en lo que va de año están ya prealquilados, lo que se traduce en unos niveles de oferta descendentes y un aumento de la competencia por las superficies de alta calidad. Como resultado, los inquilinos tendrán que optar por una solución ‘a medida’ si buscan espacios amplios y modernos”.

foto
Madrid, con una oferta disponible de 884.000 m², y Barcelona, con 500.000, son las ciudades que concentran mayor espacio logístico en España.

Madrid y Barcelona siguen concentrando la mayor oferta y demanda de espacio logístico

En Madrid, con una oferta disponible de 884.000 metros cuadrados, y Barcelona, con 500.000, son las ciudades que concentran mayor espacio logístico en España. A lo largo del 2012 no se espera que esta oferta se vea alterada significativamente. En líneas generales, las empresas logísticas continuarán reduciendo espacio y seguirán sin alquilar como se ha podido comprobar en Madrid en los últimos meses del 2011. No obstante, en Barcelona la absorción ha crecido durante este 2011 a niveles de años de bonanza económica.

Luis Guardia, director Industrial en Jones Lang LaSalle Barcelona destacó: “En el año 2011 hemos tenido una contratación en el mercado catalán cercana a los 400.000 metros cuadrados, una cifra muy por encima de las previsiones de hace un año. La absorción neta se ha situado en 210.000 metros cuadrados. Estas cifras son similares a los años 2005, 2006 y 2007. Teniendo en cuenta que la perspectiva macroeconómica para 2012 no es muy optimista, podemos afirmar que difícilmente tendremos un año con crecimiento positivo, pero seguramente superior a los años 2009 y 2010”.

Por su parte Gustavo Rodríguez, director de Industrial en Jones Lang LaSalle, añadió que “durante el primer trimestre del año no se prevén cambios con respecto a la situación de finales de 2011. La demanda sigue buscando activos en las zonas ‘prime’ en ambas ciudades. En Madrid la absorción de espacio logístico durante el año 2011 ha sido de menos de 300.000 metros cuadrados mientras que en 2010 fue de 455.000”.

En Barcelona la absorción ha crecido durante este 2011 a niveles de años de bonanza económica
El aumento de las compras en Internet hace que las empresas busquen inmuebles en alquiler mejor situados para conseguir que sus redes de distribución funcionen de manera más eficaz