Jones Lang LaSalle ve reconocida su labor por dos presidentes de EE UU en la Casa Blanca

27/12/2011

27 de diciembre de 2011

Colin Dyer, consejero delegado de Jones Lang LaSalle, participó junto con otros 30 directivos en una mesa redonda en la Casa Blanca con los presidentes Barack Obama y Bill Clinton. El tema era Better Buildings Challenge, una iniciativa del departamento de Energía de los Estados Unidos y la Clinton Global Initiative que insta a empresas, académicos y dirigentes locales y estatales a comprometerse con la consecución de una mayor eficiencia energética en los edificios oficiales.
Antes de la reunión, el presidente Obama le comentó a Dyer: “Un buen amigo mío, Marty Nesbitt, pasa mucho tiempo con usted y me ha contado cosas estupendas sobre su empresa” [El Sr. Nesbitt es miembro del consejo de administración de Jones Lang LaSalle]. El presidente Clinton dijo: “Me gustaría informarme sobre su proyecto en el Empire State Building. Están haciendo un trabajo espectacular en el terreno de la energía”.
Durante la reunión, el presidente Obama anunció que en los próximos dos años se invertirán cerca de 4.000 millones de dólares —de capital privado y público— en la modernización energética de edificios. “Hacer nuestros edificios más eficientes energéticamente es la forma más rápida, sencilla y barata de crear puestos de trabajo, ahorrar dinero y reducir las emisiones nocivas” Obama añadió: “Es una apuesta segura, pero requiere que se dediquen personas y recursos. Podría ahorrarle a nuestras empresas hasta 40.000 millones de dólares al año en la factura energética, lo que les permitiría aprovechar ese dinero para crecer y contratar a nuevos trabajadores”.
El compromiso de Jones Lang LaSalle con Better Buildings Challenge incluye el desarrollo de planes de actuación que, en 2020, mejorarán la eficiencia energética para reducir el gasto de energía un 20% en los más de 9 millones de metros cuadrados de edificios que la compañía gestiona para sus clientes en los EE UU. Estos esfuerzos pondrán de relieve las estrategias innovadoras que se han desarrollado para identificar dónde se puede ahorrar energía y a qué costes, de forma que se convierta en una sólida proposición empresarial para un programa continuo de inversiones.