Marcas, identidad, comunicación, formación: Gestión integral de la comunicación y el conocimiento
“Internacionalización, colaboración público-privada y máxima proximidad con la empresa serán nuestros tres pilares básicos”

Entrevista a Isidre Gavín, nuevo director de Cimalsa

Esther Güell18/11/2011

18 de noviembre de 2011

Isidre Gavín, nombrado nuevo director de Cimalsa con el cambio de color en el Govern de la Generalitat de Catalunya, tiene trabajo por delante en el desarrollo de sus nuevas funciones. En un sector que conoce bien —entre 2003 y 2007 fue presidente de la Diputació de Lleida e impulsó la implementación de las actividades logísticas e industriales en este territorio— tendrá que remangarse y ponerse manos a la obra para potenciar aún más el trabajo que esta sociedad pública viene desarrollando desde hace años. En la oficina central que Cimalsa tiene en Barcelona explica, sin rodeos, qué ases en la manga se trae y cuáles serán sus principales objetivos en el desempeño de su cargo.

Nombrado recientemente, ¿tiene alguna propuesta ‘rompedora’ en el bolsillo?

Muchas. Una importante y rompedora, tanto que incluso ha levantado polvareda en el sector logístico, es la internacionalización de Cimalsa. Pero lo quiero explicar para que se entienda bien. Cimalsa tiene todo un conjunto de líneas de actuación. Una está más vinculada a la planificación urbanística, la reserva de suelo, el diseño, la construcción y la comercialización. En parte, se trata de una ‘pata’ vinculada a la actividad inmobiliaria.

Otra línea es la prestación de servicios a las empresas y la gestión de las plataformas, intrínsecamente ligado a todas las CIM. Otra más es el apoyo y el impulso de la logística, con proyectos como el Observatorio de la logística o las tareas de promoción y legislación orientadas a facilitar al sector su trabajo para que sea más competitivo, o la incorporación de la innovación, entre otros.

Pues bien, cuando hablamos de internacionalización, no estamos hablando de la línea más relacionada con la actividad inmobiliaria. Se trata de internacionalizar el ‘know how’ de la compañía, su capacidad, el personal humano de profesionales de alto nivel y de una experiencia contrastada y con un modelo de éxito (es una empresa creada en 1987) que se ha copiado en el mundo. Hay que saber ver todo esto como un activo de la empresa, que podemos potenciar nuestra actividad en este ámbito y transformarla en una nueva linea de negocio.

Hasta ahora, han venido a vernos de muchos países, y siguen viniendo, a ‘copiar’ lo que hacemos. Y si esto lo sabemos transformar en activo, encontraremos oportunidades, que de hecho ya estamos encontrando, para que Cimalsa salga fuera. Unas veces será en el terreno de la cooperación, otras con un aire más empresarial.

En este sentido, estamos en México, formando parte del Consorcio ALG-Europraxis, Cilsa i Cimalsa, al cual se le ha adjudicado recientemente los servicios de consultoria para la definición de un Sistema Nacional de Plataformas Logísticas y su Plan de Implementación. En este proyecto, Cimalsa ofrecerá asesoramiento y apoyo al diseño de políticas públicas y al modelo de gestión para el desarrollo del citado Sistema Nacional de Plataformas Logísticas de México.

Otro ejemplo es Túnez, donde el gobierno organizó una conferencia en la que ellos mismos admiten públicamente que el modelo catalán, de Cimalsa, es el que quieren aplicar. Con un interés particular en el Observatorio de la logística, único, y que nos permite identificar los puntos débiles o ineficientes del sistema. Y esto es precisamente lo que estamos internacionalizando.

¿Qué tiene la fórmula de Cimalsa para que Túnez lo quiera ‘copiar’?

Primero hay que preguntarse ¿qué necesita Túnez? El desarrollo de su logística, que todavía es muy incipiente. Y ¿qué tiene? Un sector turístico en la costa muy potente que ha crecido y seguirá creciendo pese al leve declive por la situación política actual, y un conjunto de implantaciones industriales estratégicas muy importantes. Pero todos estos sectores, también el de la distribución, están ‘cojos’ porque la logística no está bien organizada y faltan infraestructuras.

Pero además, Túnez está viviendo una situación con la que podríamos establecer un paralelismo con la Cataluña de hace 20 años. Tiene toda esta actividad concentrada en unos determinados territorios y, en cambio, otros están subdesarrollados. Y en sus inicios, Cimalsa tenía precisamente esta doble vertiente, y por ello se creó esta empresa, por una parte, para que se dedicara al apoyo estratégico de las actividades empresariales y, por otra, que tuviera en cuenta el desarrollo territorial.

Y en estos países ven el modelo de Cimalsa como un modelo de éxito, con una tipología de productos si no únicos, sí de alto nivel, y que consideran que les será de utilidad incorporar. Una visión no estrictamente economicista del desarrollo regional y que además es un modelo de éxito.

Pero otra línea rompedora, al menos respecto a los últimos 7 años, es la máxima obertura a la colaboración público-privada.

foto
Isidre Gavin se ‘autoimpone’ la tarea, más allá de gestor de una empresa pública, de impulsar la logística en un sentido amplio.

Con ello responden a una larga demanda del sector...

Efectivamente. Lo cierto es que hay sector privado que nos viene a buscar, y viceversa. Porque Cimalsa sufre también las circunstancias del conjunto de la economía. Y es que esta empresa no vive de transferencias del Govern de la Generalitat. Cimalsa funciona como una empresa y nos regimos según el Derecho Mercantil. Así, en la medida en que generamos menos ingresos, con lo que tenemos una menor capacidad de reinvertir dichos ingresos, nos tenemos que abrir en el doble sentido. Debemos atender al sector privado que nos proponga una colaboración y también buscar nosotros empresas privadas para desarrollar proyectos. Pero también por otro motivo: tenemos claro que en algunos puntos de la cadena logística, la ineficiencia en la gestión ha sido un lastre importante para la productividad y la eficiencia de un modo de transporte. Por ejemplo, en nuestros proyectos de plataformas con sistema ferroviario, queremos ir hacia la gestión privada de este sistema. Y es que la gestión del sistema de transporte de mercancías por ferrocarril en el Estado español, en general, ha expulsado carga y operadores del sistema ferroviario.

Así, nos interesa la colaboración con el sector privado por varios motivos. No sólo para desarrollar proyectos conjuntamente, también por filosofía de empresa y porque en otros casos, los queremos, como es el caso de la gestión ferroviaria, porque son más eficientes.

Entiendo sin embargo que impulsar el transporte por ferrocarril seguirá siendo una prioridad en los centros de Cimalsa

Sí, no tanto para los CIM existentes, porque ello supone estar situados cerca de líneas ferroviarias, y los CIM básicamente están pensados para la distribución capilar, en ciudad, etc.

Pero sí que nuestros tres grandes proyectos, contarán con sistema ferroviario. Porque nosotros no creemos que el futuro sea el ferrocarril. El futuro es la intermodalidad. Es decir, la capacidad de facilitar el uso de todos los modos existentes. Si no, creamos un falso debate, la carretera frente al ferrocarril. Y el sistema logístico necesitará ambos y la carretera seguirá jugando un papel muy importante como complemento a los diversos modos de transporte.

¿Más novedades?

Queremos potenciar el papel de Cimalsa como prestadora de servicios a las empresas.

Esto ya es una característica que ha dado prestigio a las CIM de Cimalsa. En un modelo en el cual las empresas participan en las decisiones. Ahora, todavía más, visto el momento que vivimos, pero también por nuestra propia filosofía, aquello que el president Mas llama ‘business friendly’, Cimalsa debe ofrecer más y mejores servicios para que nuestras plataformas sean útiles para las empresas implantadas y que éstas, a su vez, puedan ser también más eficientes. Por ejemplo, Cimalsa ha iniciado una política de central de compras. Actualmente tenemos cuatro CIM, y en cada una de ellas se contratan independientemente los servicios de seguridad, por decir uno. ¿Qué hemos hecho? Reunir a los propietarios, a las Juntas de los CIM, y explicarles que podemos conseguir precios entre un 15-20% menos, si están de acuerdo, contando con Cimalsa como central de compras. Una iniciativa que tuvo una gran aceptación.

Por otra parte, también buscaremos la máxima proximidad para la empresa, mediante mecanismos de interlocución y participación. Es decir, ya hemos iniciado un primer punto de encuentro, un foro de debate, de modo que no sea sólo Cimalsa quien presente propuestas sinó debatir con las empresas instaladas, recoger las necesidades del sector, crear interlocución, e intentar resolverlas.

¿Ello supone contar con un representante de las empresas instaladas?

Como en las CIM ya se trabaja en un sistema de supracomunidad, en la que Cimalsa gestiona los contratos de los servicios, pero también estamos presentes en los órganos de decisión de cada CIM en tanto que somos propietarios, buscamos las fórmulas con las que mejorar esta interlocución.

Y con todo ello, y algunas ideas más que todavía no quiero avanzar, dará sus frutos, como la central de compras. Así, la internacionalización, relación público-privada, nuevos y mejores servicios y diálogo intenso con las empresas, son algunas de las nuevas ideas que tenemos.

Toda esta filosofía de cooperación y diálogo, ¿explica también su entrada en el Consejo de Administración de Incasòl, Ferrocarrils de la Generalitat y Aeroports de Catalunya? ¿La idea es crear más simbiosis entre empresas públicas?

Sí, exacto. Especialmente esta es la segunda intención. Lo que queremos es que el director general de Cimalsa no sea sólo el gestor de una empresa a la que se le pidan resultados, sino que, teniendo un pie en Ferrocarrils de la Generalitat de Catalunya, uno en Aeroports de Catalunya y otro en el Incasòl, sea capaz de impulsar la logística en un sentido amplio. Con ello se pretende que haya una acción transversal. Por ejemplo, Aeroports de Catalunya gestiona, del Aeropuerto de Alguaire (Lleida), aquella parte relacionada con pasajeros. Pero Cimalsa, y esto también es una novedad, quiere ser más proactiva en cuestiones de carga aérea. Se trata de un segmento al que no se le presta la atención necesaria, que ha crecido más que otros en el ámbito internacional y que seguirá creciendo. En este sentido, comentar que antes de verano hicimos la primera reunión de Barcelona Air Cargo —asociación en la que participan Clasa, la Cámara de Comercio, Cilsa y Cimalsa— y en la que me nombraron administrador. Es un tema puntual que viene ligado en un contexto en que mi voluntad es potenciar los temas de carga en Cataluña. No podemos quedar al margen de un movimiento que a nivel de oferta y demanda local tiene poco peso pero que a nivel de movimiento global está creciendo mucho.
foto
“Cimalsa debe ofrecer más y mejores servicios para que nuestras plataformas sean útiles para las empresas implantadas y que éstas, a su vez, puedan ser también más eficientes. Como ejemplo, ha iniciado recientemente una política de central de compras”.

Cambiando de tercio, si antes Cimalsa dependía del DPTOP, ahora pertenece al DTES (Departamento de Territorio y Sostenibilidad). ¿El cambio de orientación y filosofía los afecta en modo alguno?

Sí, afecta y suma. Suma a una necesidad que las mismas políticas europeas del transporte están impulsando, con el Libro Blanco del Transporte, por ejemplo. Estamos hablando de políticas de ahorro energético y sostenibilidad al conjunto del sector. Así, suma y potencia esta nueva filosofía de implantar el concepto de sostenibilidad de manera global. La protección medioambiental no puede ir por un camino y la planificación del territorio y de sus infraestructuras y su crecimiento por otro. Deben caminar juntos, formar parte de un todo. Planificar a la vez la sostenibilidad y la actividad. Así que potencia la voluntad de Cimalsa en este sentido. Y el cambio en la propia conselleria nos facilita esta tarea. Si antes cuando Cimalsa hablaba con el DTOP, hablaba con territorio, urbanismo e infraestructuras, y las cuestiones de medio ambiente pertenecían a otro departamento, ahora, cuando hablamos con el DTES, abarca tanto territorio e infraestructuras como sostenibilidad.

Uno de los ‘leit motiv’ de Cimalsa ha sido equilibrar la oferta en el territorio, impulsando la logística allí donde la inversión privada no actúa. ¿Seguirán en esta línea?

Sí, en un sentido amplio. Con la idea de que Cimalsa debe ser un complemento de la actividad privada. No debe ser ni un enemigo ni un competidor feroz, ni debe ocupar el espacio de la actividad privada.

Pero... ¿es sostenible generar zonas logísticas donde no hay, o hay muy poca, demanda?

Lo cierto es que Cimalsa no tiene ningún centro logístico vacío. Si lo circunscribo a la pregunta anterior—si no sólo actuaremos en las zonas de mayor actividad sino también en aquellas donde no es una prioridad para la empresa privada— la respuesta es sí, es decir, podemos transformar en prioridad una ubicación del territorio que no es la primera opción del privado, pero no para que quede vacío.

En cualquier caso no iremos a pelear en la primera corona metropolitana, donde el precio es mucho más caro y ya hay iniciativas privadas que pueden cubrir las necesidades con garantías, e iremos hacia zonas más interiores siempre buscando el retorno de la inversión.

Porque estamos convencidos que una empresa pública en este ámbito, tiene sentido que exista, con la doble visión, apoyo al sector económico y motor de desarrollo regional.

Para terminar, y hablando de centros desarrollados por Cimalsa, ¿en qué fase se encuentra el Logis Intermodal Penedès?

Para el Logis Intermodal Penedès se ha hecho ya la exposición pública del Plan Director Urbanístico y hoy en día ya tenemos todos los informes de todas las instituciones afectadas, y todos son favorables; agricultura, medio ambiente, etc. Ahora estamos respondiendo las alegaciones de los privados.

Es un proyecto muy necesario, estratégico para la logística del país, y creo que con diálogo, podemos explicar al territorio que aquella es la ubicación más adecuada para una infraestructura de estas características y que puede ser un motor económico de actividad para toda la comarca. No será un monocultivo, que es alguna de las críticas que nos han hecho. Al revés, lo romperá, porque hasta ahora el monocultivo ha sido el inmobiliario y el agroalimentario. Algo que debemos mantener, por supuesto y potenciar la evolución que está viviendo gracias al turismo enológico, gastronómico, y, a la vez, conservar un sector inmobiliario más pequeño pero que mantenga la actividad, siendo todo ello un buen complemento. Porque esta plataforma la consideramos no exclusivamente logística, sino para doble actividad, que incluya también actividad empresarial y económica de otros sectores, atendiendo las demandas precisamente de los municipios de los alrededores.

Yo estoy convencido que la ubicación es extraordinaria, con la autopista AP-7 y el eje ferroviario —que ahora es de 2+2 pero que está previsto que en un futuro sea de 2+2+2— y creo que con voluntad de diálogo y sensibilidad para con el territorio, todas las partes verán que este proyecto será muy bueno para la comarca y también para Cataluña.

Empresas o entidades relacionadas

Cimalsa