Sáviat, Supera a tu competencia, Renueva tu imagen, Aumenta tus ventas

ProLogis evalúa las principales claves para el desarrollo intermodal

18/05/2011

18 de mayo de 2011

El pasado 28 de marzo la UE presentaba una serie de propuestas para reducir la dependencia de Europa del petróleo importado y las emisiones de CO2. Entre las medidas propuestas a implantar de aquí a 2050 destaca la intención de transferir el 50% de todo el transporte de media distancia de pasajeros y mercancías de la carretera al ferrocarril y las vías fluviales. Debido al importante cambio que estas medidas pueden suponer para el panorama logístico nacional a medio largo plazo, ProLogis evalúa las claves a desarrollar en el actual sistema de transportes y el mapa logístico español.

Desde ProLogis se señala cómo actualmente España está en el furgón de cola en cuanto al sistema de transportes de mercancías, con la menor cuota modal de transporte ferroviario entre los países más significativos de la UE (4,1 %). España es además el país que mayores descensos ha experimentado respecto al conjunto de países europeos en la última década, pasando del 10% en 1997 al 4,1% en 2008, según publicaba el Ministerio de Fomento el pasado mes de septiembre.

foto
Cristian Oller, Project Manager de ProLogis.
En este sentido, ProLogis considera necesario una mayor implicación de la administración pública, partiendo del consenso con la empresa privada: La adaptación del ancho de vía nacional (1.668 milímetros) al ancho europeo, la unificación de las señales que regulan el tránsito y la mejora de la tecnología de las locomotoras existentes, son algunas de las prioridades señaladas. En la actualidad, existe el ‘Plan Estratégico para el impulso del transporte ferroviario de mercancías en España’ del Ministerio de Fomento, con una dotación de 7.500 millones de euros para potenciar el transporte intermodal que mejora la Red Básica de Mercancías, y las infraestructuras nodales

Cristian Oller, Project Manager de ProLogis, destaca la necesidad de desarrollar aquellos nodos logísticos clave, óptimamente comunicados con los principales puertos y carreteras. En este sentido, uno de los más relevantes es el Corredor Mediterráneo, que se espera esté operativo en 2020 y que dispondrá de una línea básica de mercancías que garantizará la continuidad y la capacidad necesaria en todo el eje, además de una línea de alta velocidad para el transporte de viajeros. “Si dicho Corredor Mediterráneo se incluye en la Red Básica Transeuropea de Transportes, este eje se será una de las principales plataformas logísticas intercontinentales en Europa”, señala Oller.