“Estoy orgulloso: en un momento de crisis seguimos haciendo un salón de ‘champions’”

Entrevista Enrique Lacalle, presidente del comité organizador del SIL

Esther Güell07/05/2010

7 de mayo de 2010

Trabajar 361 días al año para 4 días de feria debe ser exhausto. Y más en tiempos de crisis cuando las empresas están especialmente reticentes frente a los gastos y cuando el sector no pasa por sus mejores momentos. Lo sabe bien Enrique Lacalle, cuyo equipo de organización del SIL se ha sacado de la manga las más variopintas fórmulas para que las empresas que quieran puedan participar y el coste no sea un impedimento.

Algunos sitúan el inicio de la recuperación para finales de este año o primeros de 2011 ¿Cómo afronta el SIL su segunda edición en plena crisis?

Pues con matrícula de honor. Con las dificultades existentes, en el mundo, diría que prácticamente en todos lo sectores, hacer un salón en un momento como el actual, con tantas empresas, tan internacional y con tan buena respuesta, creo que es de matrícula de honor.

No es fácil. No es fácil hacer salones de cualquier sector en época de crisis: Las empresas reducen gastos, algunas desaparecen, y hay bastante temor a lo que viene, lo que durará, etc. Y eso no favorece a los salones. Así que cuando un salón continúa dando la cara, con un buen nivel en cuanto a presencia internacional y de instituciones, y sigue siendo un encuentro del sector de la logística de referencia en España, quiere decir que es un producto sólido, rentable, eficaz, que la gente valora y que no se quiere perder.

foto
Enrique Lacalle apuesta con fuerza por una cada vez mayor internacionalización del SIL: “Los salones locales en un mundo global no funcionan”.

¿Qué nivel de empresas expositoras tienen en esta edición?

Es difícil calcularlo porque lo que sí se ha producido es una concentración de expositores en stands. Pero creo que será entorno a los del año pasado, con una diferencia importante: tenemos más operadores logísticos que nunca, gracias a la fórmula Hospitality ,y también hemos aumentado la internacionalidad, que ya era muy alta.

Esto es algo que ocurre con otros salones que organizamos. Cada vez son más internacionales. El sector nacional está pasando por un momento complicado y hemos tenido que salir fuera a buscar expositores internacionales, lo que además es bueno porque creo que un salón que no sea internacional no vale. Los salones locales en un mundo global no funcionan, y ese debe ser nuestro objetivo: tener cada vez más presencia de empresas y países extranjeras.

¿Y qué vienen a buscar las empresas en un salón como el SIL a día de hoy?

El SIL es el punto de encuentro de la logística española, con presentaciones de nuevos productos. Yo lo definiría como un punto de encuentro didáctico y de debate sobre el presente y futuro del sector, en todo el sector y en cada subsector, que son muchos dentro de la logística. Después, es el sitio donde la gente se ve una vez al año. Todo el mundo de la logística se reúne y es donde contactan con empresas internacionales. Se trata de un punto de encuentro para las instituciones. Por ejemplo este año incorporamos una novedad y es una Comunidad Autónoma invitada: Asturias en esta edición.

Además es un salón en el que hemos trabajado mucho para que nadie deje de venir por el precio. Hemos innovado mucho para que todo el mundo pueda tener un stand, pequeño, pero que pueda estar presente porque entendemos que la crisis es un momento de restricción de gastos.

Y finalmente creo que, como decía al principio, permite hablar y compartir experiencias, intercambiar opiniones de futuro y, por encima de todo, hacer negocio, que es lo fundamental.

El SIL es punto de debate sobre el presente y futuro del sector y el sitio donde la gente se ve una vez al año

De hecho, la multicontratación de espacios es una fórmula que ya probaron en BMP. ¿Se plantean mantener esta opción cuando la crisis haya pasado?

Funcionó muy bien en el BMP. Y siempre y cuando tengamos clientes interesados en estar a tiempo compartido, nosotros lo seguiremos ofreciendo. Tiene muchas ventajas. Les ofrecemos un stand totalmente acondicionado, grande, donde pueden organizar conferencias, cócteles, y solamente cambiando la rotulación pueden tener su espacio por unas horas. Y funciona. Y ha dado la oportunidad, por ejemplo, de que vengan casi todos los operadores logísticos.

foto
El presidente del comité organizador se muestra confiado en el futuro: “Cuando las empresas vuelvan a funcionar normalmente, este salón será mucho más grande de lo que fue en su mejor momento”.

Su presencia es un punto muy positivo para el SIL

Claro. Además este año hemos organizado también un encuentro con los directores de logística de las empresas. Que, a fin de cuentas, son los que compran logística. Y este año vamos a valorar mucho al director de compras de las empresas, con alguna consideración especial y algún premio a los mejores directores de logística.

En los últimos 10 años, junto al crecimiento del SIL y del sector, han ido naciendo también pequeños salones... ¿Cuál ha sido la fórmula del SIL para mantenerse en su posición?

Pues una fórmula muy fácil. Al final, las empresas tienen que elegir. Y escogen seguridad, confianza, credibilidad, profesionalidad, internacionalidad, servicio y dimensión. Y el SIL ha vivido una escalada permanente, en todos los sentidos. Hasta la crisis, que nos afectó en cuanto a dimensión.

Pero cuando empezamos, yo me planteé como ejemplo la feria de París, SITL. Es como Barcelona, con un país mucho más potente detrás. Pero en dimensión, el SILT es más o menos el SIL, con la diferencia de que el salón de Barcelona es mucho más internacional. El de París está mucho más enfocado a empresas francesas.

Y debo decir que nosotros, igual que las empresas, estamos pasando la crisis. Pero aguantamos bien la situación, así que en cuanto remonte, saldremos mucho más reforzados. Cuando las empresas vuelvan a funcionar normalmente, incrementen la facturación, las ventas y el negocio, este salón será mucho más grande de lo que fue en su mejor momento. Es lógico. Del mismo modo que las empresas que aguanten el momento saldrán mucho más profesionalizadas y más potentes. Nosotros vamos junto al sector. Cuando el sector crezca, nosotros creceremos.

Hay quien dice que la crisis, al menos, ha servido para hacer ‘limpieza’

Sí. Mucho más en el sector inmobiliario, pero la ha hecho. Y también en el salón del sector inmobiliario buscamos la internacionalidad. Hoy en día todo el mundo conoce el BMP. Es un punto de referencia, igual que el SIL lo es en el sector logístico. En el sur de Europa, cuando se habla de salones logísticos a nivel europeo, se habla de Múnich, de Barcelona y París. Punto. Los demás son salones locales, que los sustentan las comunidades y los municipios, yo los denominaría salones artificiales. No son certámenes que tengan una razón o necesidad de ser. Aguantan porque están apoyados por el poder político.

Pero el foro del sector está en SIL. Si repasamos las personalidades que intervendrán en nuestro Symposium en todas sus sesiones, se trata de un salón de ‘champions’. Los salones desierto no funcionan. Si no hay personalidades y una variedad total de empresas, instituciones o países, no interesan.

Y si a nosotros nos cuesta, no quiero ni pensar lo que les cuesta a los demás.

Las ferias se deben hacer en sitios donde el que no ha estado quiera estar y el que ha estado quiera volver

¿A qué responde la novedad de este año de la Comunidad Autónoma destacada?

De hecho ya lo hicimos en el Meeting Point y funcionó muy bien. Creo que es una incorporación muy buena porque, primero, permite que una comunidad logística goce de mucha más visualización. Puede mostrar toda su oferta logística, pueden venir sus empresarios, autoridades, etc. Y lo repetiremos porque funcionará, igual que funciona la apuesta del país invitado. Este año es Francia, aunque también estará el Líbano, que se suman a todos los que han pasado a lo largo de estos años: México, Brasil, Panamá, etc., que siguen viniendo porque ven al SIL como un punto de encuentro para cada año. Por ello es importante escogerlos bien si queremos ser la puerta de entrada de África y del Mediterráneo a Europa, y puerta de entrada de Centroamérica y Latinoamérica en Europa. Con la ventaja de que tenemos un idioma común y que se encuentran muy cómodos en Barcelona. Es una ciudad fantástica para organizar salones y encuentros profesionales. Y el SIL se organiza en una época muy buena del año, que revierte en la ciudad. Porque las ferias son un elemento dinamizador de las ciudades. Por su parte, Barcelona tiene mucho gancho y cuenta con una larga experiencia logística.

foto
Enrique Lacalle lo tiene claro: “Con el SIL las empresas eligen seguridad, confianza, credibilidad, profesionalidad, internacionalidad, servicio y dimensión.

Para terminar, ¿Qué les podemos decir a los expositores y a los visitantes para que asistan al SIL?

Los expositores vienen porque creen en el SIL. Creen que es rentable, eficaz, hacen negocios, contactos y venden.

Los visitantes nos interesan mucho porque son clientes potenciales para hacer contactos y ventas. Y el secreto de toda feria es que esté llena de gente. Pero de gente profesional. Porque no estamos hablando de salones como el del automóvil.

Y tienen que venir porque todo el mundo considera que el SIL es el punto de encuentro anual de la logística en España. Y tener un punto de encuentro de la logística una vez al año es bueno, es positivo. Se ven muchas caras, se hacen muchas relaciones, nuevos clientes, contactos e incluso fichajes. Si no tuviéramos un salón lleno, no tendría sentido. Porque aunque haya crisis, las empresas que quieren pueden participar, aunque sea con stands más pequeños, con Hospitality stands...

Esa es la realidad. Y estamos muy orgullosos que en un momento de crisis podemos seguimos haciendo un salón de ‘champions’.

Empresas o entidades relacionadas

Meeting y Salones, S.A.U.