“Proliferan los polígonos con actividades industriales, tecnológicas y comerciales”

Entrevista a Jordi Tort, director del departamento de polígonos de Pimec

Mónica Daluz21/12/2009

21 de diciembre de 2009

A finales de los años 90, la patronal de la pequeña y mediana empresa de Cataluña —Pimec— creó un departamento pensado para mejorar los espacios que ocupan las empresas dentro de los polígonos y parques empresariales catalanes. Jordi Tort, director del departamento en cuestión, nos hace un balance de estos años y plantea cuál es el futuro de estas infraestructuras.

Háblenos de la implicación y la labor de Pimec con el sector de los polígonos industriales

La patronal de la pequeña y mediana empresa de Cataluña, Pimec, hace años que trabaja y reivindica la mejora de los espacios que ocupan las empresas y, en concreto, las pequeñas y medianas empresas ubicadas en los polígonos industriales y parques empresariales de Cataluña. Por este motivo, a finales de los años 90 creó su departamento de polígonos industriales, siendo la primera entidad empresarial de en identificar la problemática específica de los polígonos y en dedicar recursos a la defensa de los intereses de las empresas ubicadas en los polígonos. Fue el inicio de un camino que, posteriormente, han seguido otras instituciones.

Ya en aquellos momentos, el departamento de polígonos tenía como objetivo dotar a los polígonos industriales de Cataluña de servicios e infraestructuras para mejorar su atractivo hacia a las empresas instaladas y las que desearan ubicarse en el futuro, buscando fórmulas de colaboración entre el sector privado y el sector público. Otro objetivo principal era hacer tomar conciencia de la situación de los polígonos industriales de Cataluña para que se perciban como agentes de desarrollo del territorio, tanto por los ciudadanos, como por la administración: y esto se consigue a partir del asociacionismo empresarial y de las políticas de promoción de los espacios industriales.

foto
Para Jordi Tort, en el siglo XXI el conocimiento será el petróleo del siglo XX, con lo que “para conseguir que una región sea competitiva debe ser generadora de conocimiento”.

¿Cuál ha sido la evolución de los polígonos en estos años? ¿Se han cumplido las expectativas?

En este tiempo hemos trabajado desde el ámbito local, codo con codo con empresas y ayuntamientos, trabajando por la mejora de los polígonos en sus municipios, cumpliendo con nuestra misión como organización empresarial más representativa de Cataluña de contribuir activamente al crecimiento y la competitividad de las pymes ubicadas en los polígonos industriales.

Aún así, todavía hoy la realidad de las empresas que se encuentran ubicadas en los polígonos de actividad económica es desigual. En Cataluña disponemos tanto de parques empresariales que son referencia en Europa, como de polígonos desestructurados, que carecen de servicios de conservación, de recogida de residuos, e incluso con dificultades para recibir suministros básicos de agua, de electricidad, o de telecomunicaciones. Incluso, en algunos casos, encontramos polígonos con graves problemas urbanísticos y de infraestructuras. En definitiva: polígonos degradados.

¿Qué actuaciones se han llevado a cabo desde Pimec?

Desde hace tiempo Pimec reclama urgentemente la intervención en estos polígonos de la Generalitat de Catalunya, a través de una ‘Ley de Polígonos’, similar a la ‘Ley de Barrios’ que se ha impulsado desde el departamento de Política Territorial y Obras Públicas, para que los municipios que tienen polígonos con graves carencias en su estado de conservación y sus infraestructuras puedan acogerse y iniciar procesos de reurbanización.

Reconocemos las dificultades que tienen los municipios —que se ven agravadas todavía más en el actual contexto de crisis económica— para acometer procesos de mejora de sus polígonos. Por este motivo, pedimos la intervención de la Generalitat de Catalunya, financiando aquellos proyectos que pueden ayudar a dinamizar la actividad económica, y a la vez, ayudar a buscar nuevos modelos de gestión de nuestros polígonos de actividad económica por mejorarlos.

¿Cuál cree que es la solución?

Creemos que la clave está en los nuevos modelos de gestión, y por eso el pasado 21 y 22 de octubre Pimec organizó el primer Congreso de Parques Empresariales de Cataluña para ayudar a plantearnos entre todos nuevos retos de futuro que sirvan por fortalecer la actividad económica y el desarrollo de Cataluña, y para realizar nuevas propuestas que ayuden a mejorar el entorno a nuestras empresas a través de nuevos modelos de gestión de las áreas de actividad económica, en cooperación público-privada.

¿Puede poner algún ejemplo de parques industriales proyectados expresamente para acoger a sectores de actividad productiva concretos?

En España hay diferentes parques tecnológicos que serían lo más parecido a un parque sectorial. Sólo en Cataluña tenemos el Parque Agroalimentario de Lleida, el parque tecnológico del Vallès o el Parque del Audiovisual de Cataluña en Terrassa. En ellos se instalan principalmente empresas del ámbito de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación.

Creo que cabe destacar por innovadora la experiencia de Delta BCN, Parque Aeroespacial y de la Movilidad de Cataluña, que pretende ser un referente europeo y mundial para las empresas del sector aeroespacial y de la movilidad, que se está ejecutando en la zona Delta del Baix Llobregat, y que conjuntamente con InnoBaix, la nueva agencia de innovación constituida recientemente en el Baix Llobregat, puede ser un gran impulso para una comarca que necesita una transformación de su tejido empresarial hacia la innovación y el conocimiento, en un modelo de cooperación entre la administración pública y la empresa privada, que deriva de InnoBaix, asociación de la que forman parte tanto los ayuntamientos del Baix Llobregat como las empresas líderes en innovación.

foto
Delta BCN —el Parque Aeroespacial y de la Movilidad de Cataluña— es una iniciativa innovadora que pretende ser un referente europeo y mundial para las empresas del sector aeroespacial y de la movilidad que se está ejecutando en la zona Delta del Baix Llobregat.

¿Cuáles son las tendencias actuales de los nuevos polígonos?, ¿en qué está cambiando el concepto de polígono industrial?

De momento la principal tendencia es no llamarle polígono industrial. Se está cambiando la nomenclatura hacia ‘Parque Empresarial’, ‘Zona de Actividades Económicas’, etc. Parece que la idea tradicional de polígono, ligada a la contaminación, olores, ruidos, etc., pretende modificarse con un cambio de nomenclatura. Actualmente, la gran mayoría de las empresas ubicadas en polígonos son limpias o poco contaminantes, e incluso empiezan a existir muchos polígonos donde se mezclan actividades industriales, tecnológicas y comerciales.

Es cierto que los polígonos cuentan con mejor planificación que hace unos años, pero no es menos cierto que en muchos casos siguen sin definirse figuras de conservación en su planeamiento, lo que les augura un futuro de mantenimiento similar al que tienen actualmente los polígonos que se ejecutaron hace unos años. Es por ese motivo que desde Pimec insistimos tanto en la necesidad de encontrar fórmulas de gestión que mantengan el polígono en el estado óptimo, y que lo nutran de los servicios que necesitan las empresas.

Le ruego una valoración del momento que vive hoy la industria en nuestro país y qué papel juegan los polígonos y parques industriales y empresariales, es decir, si entre las medidas que los distintos sectores están adoptando para afrontar las dificultades se encuentra el agruparse físicamente en un mismo espacio.

Evidentemente, el contexto económico actual nos lleva a replantearnos cómo mejorar internamente los procesos productivos de nuestras empresas, pero a la vez, también, cómo mejorar en otros aspectos. Hay una evidencia en los momentos de crisis, y es que los países que tienen un porcentaje de PIB más alto que procede directa o indirectamente de la industria son los países que salen antes de la crisis, por delante de las economías de servicios.

Además, viendo como funciona la inversión foránea, más después de las experiencias de deslocalización que estamos viviendo, creo que España debe plantearse que su desarrollo económico no va a venir de fuera, sino que implica potenciar a las empresas y las organizaciones que ya están hoy en su territorio, ayudarlas a cooperar, crear climas para compartir conocimiento, etc. Seguramente, invirtiendo en desarrollar las capacidades de los trabajadores, mejorando los sistemas educativos, mejorar la capacidad de gestión de la administración pública, y redescubriendo nuevas actividades y recursos a las que quizá no les hemos dado valor hasta la fecha.

Creemos que los distintos sectores han de colaborar entre ellos, no creemos que sea una cuestión de ubicarse todos en el mismo parque, si no más bien se trata de cooperar para competir a nival global, de darnos cuenta que aquel que está cerca de nosotros haciendo cosas similares a las nuestras puede ser un buen socio si colaboramos para competir con nuestra competencia de otros países.

Y para finalizar, ¿podría hacer una prospectiva del sector, en fin, describir cómo imagina que serán los parques industriales y tecnológicos de final de siglo?

Puestos a imaginar, partiría de que en el siglo XXI el conocimiento será el petróleo del siglo XX. Con este planteamiento, para conseguir que una región sea competitiva, debe ser generadora de conocimiento y disponer del máximo de este, debido a que será el recurso principal del que podremos disponer en el futuro para desarrollarla.

Creo que a veces, desde la administración, se cae en el error de que sólo se necesita conocimiento científico o técnico, promoviendo políticas que sólo apoyan a ese tipo de actividades, pero sin duda, el conocimiento práctico, que es el que se da en las pymes industriales que se sitúan en polígonos, es el conocimiento basado en la experiencia y debe ser también una gran aportación al desarrollo de un territorio, ya que la transmisión de la praxis garantiza la continuidad de ese conocimiento.

Por eso se deben promover redes de cooperación empresarial y personal a todos los niveles (local, regional, estatal), para garantizar que seremos competitivos en el futuro, y que la información y el conocimiento fluyen. En este sentido, desde Pimec hemos iniciado recientemente un proyecto de Cooperación entre Parques Industriales y Tecnológicos (Copit), a través de la Coordinadora Española de Polígonos Empresariales, proyecto que pretende conseguir canales de comunicación entre las empresas de los diferentes parques de cara a conseguir establecer redes de cooperación entre ellas, y en el que contamos con asociados como el 22@ Barcelona, el parque tecnológico del Vallès, Fundación Innovación La Salle o el Tecnocampus de Mataró.

A mi modo de ver, a finales del siglo XXI, nuestros parques empresariales y nuestras ciudades ocuparan el mismo espacio, debido a que la gran mayoría de la industria será no contaminante. Veremos actividad de generación de conocimiento compartiendo espacio con viviendas, con actividades lúdicas, comercios, e industrias, etc. Dejaremos de ver los polígonos como espacios aislados de la ciudad, y se integrarán en la ciudad las zonas de actividad económica. En este sentido, creo que el Distrito 22@ en Barcelona es un ejemplo claro de lo que viene en el futuro.

foto
El Tecnocampus de Mataró, en obras, forma parte de la Coordinadora Española de Polígonos Empresariales —cuyo objetivo es establecer redes de comunicación y cooperación entre empresas de diferentes parques—, junto con el 22@ Barcelona, el parque tecnológico del Vallés o la Fundación Innovación La Salle. Foto: David Castanyeda.