Email marketing en Interempresas

Interempresas.net

Naves industriales y logísticas
 
  1. eMagazine Naves industriales y logísticas
  2. El coste del despido   (01/09/2009)

foto

El coste del despido

1 de septiembre de 2009

Albert Esteves, editor de Interempresas

Soy empresario, vaya esto por delante. Y mi condición de empresario me inclina a defender todo aquello que favorezca los intereses de la empresa. Es natural. O sea que, por mí, si bajan las cotizaciones a la Seguridad Social o si abaratan el despido me va a parecer la mar de bien, igual de bien que si disminuyen el tipo del impuesto de sociedades o aumentan las deducciones por I+D. Pero el ser parte interesada no tiene por qué nublar mi juicio y, como dice la célebre frase, “la verdad es la verdad la diga Agamenón o su porquero” o adaptado al caso “la diga un empresario o el jefe del sindicato del metal”.

Todo esto viene a cuento de la larga y tediosa negociación que las organizaciones sindicales y empresariales han estado perpetrando bajo el esponjoso lema del “diálogo social”. Sostiene la CEOE, entre otras cosas, que la solución al creciente desempleo va a llegar por la reducción en unos pocos puntos de las cotizaciones sociales y la flexibilización (vulgo abaratamiento) del despido. Y yo, que soy empresario y sé que con esta afirmación no me haré muy popular entre mis colegas, afirmo simplemente que eso no es verdad. Es cierto que el despido en España es el más caro de Europa, que crea una injusta discriminación entre los trabajadores con contrato fijo y los que tienen contrato temporal. Pero no es cierto que su abaratamiento sirva para crear empleo. Lo único que sirve para crear puestos de trabajo es que haya trabajo.

No conozco a ningún empresario que esté esperando que baje el coste del despido para empezar a contratar trabajadores. Y de hecho, la experiencia de los años anteriores a la crisis demuestra que el coste del despido no impide la masiva creación de empleo. El hecho de que en España el factor trabajo sea tan sensible a la coyuntura obedece a factores de estructura económica de profundas raíces y soluciones a largo plazo. No es una simple derivada del sistema de contratación. En otras palabras, el paro disminuirá en España cuando la demanda vuelva a crecer vigorosamente, independientemente del coste del despido o de la mayor o menor rebaja en las cotizaciones sociales.

Dicho esto, y antes de que los sindicatos me nombren empresario del año, debo añadir que el elevado coste de la rescisión de un contrato laboral fijo sí tiene implicaciones directas en otro de los datos más alarmantes de la economía española: la baja productividad. Los cuarenta y cinco días por año trabajado acaban proporcionando al trabajador, con el paso del tiempo, un blindaje de tal calibre que, en condiciones normales, muchas pequeñas y medianas empresas no van a ser nunca capaces de afrontar. Y eso convierte al empleado en menos competitivo. Lo funcionariza, en el peor sentido de la palabra. Y genera, a la vez, situaciones de gran injusticia dentro de las empresas pues siempre son los mismos los que acaban sufriendo los ajustes: los que llevan menos tiempo en la empresa y especialmente los trabajadores con contrato temporal. Que muchas veces son los más preparados, los más competentes y los más motivados. En suma, los más productivos.

Seamos pues realistas. Hay que afrontar la reforma del mercado laboral con el máximo consenso y tal vez de forma progresiva. No podemos perpetuar la injusta dualidad de tener trabajadores hiperprotegidos y otros prácticamente en la intemperie. Es injusto y disfuncional. Esa reforma redundará en un sistema de contratación más equilibrado y en una mejora de la productividad del factor trabajo. Pero no nos engañemos, no servirá para crear empleo.

Comentarios al artículo/noticia

#2 jeannette de buck 22/06/2010 23:52:13
Ya ha pasado otra vez mucho tiempo y yo sigo con mis 4 empleados. A ser exactos ahora tengo a 5 empleados. Uno se ha cogido un año de exedencia para trabajar en otra empresa y quiere que le pague 4000 Euros al cabo de un año para irse del todo. Pero resulta que otro lleva desde hace un año veniendo una semana si y otra no. Tiene Hemoroides y la Seguridad Social ha necesitado 10 meses para decidirse a operarlo y ahora estamos esperando que lo llamen. No hay fecha. No se trata de un asunto de vida y muerte. Así que no hay manera de juntar esos 4000. En Septiembre, cuando se cumpla el año, le diré al otro que no puedo pagar, que tiene que volver...y al nuevo, el que mas me trabaja lo tendré que despedir, no hay trabajo para 5! Este mismo, al que he empleado para reemplazar al del año de exedencia me trabaja muy bien. Con muchas ganas y me hace horas extras. Las pago, como no! El es el único que quiere hacer horas extra. En todo esto derepente le dicen a Zapatero que tiene que hacer una reforma laboral. Esto me ha llenado de esperanzas, quizás me permitirá hechar a los que no sirven, sin arruinarme y podré emplear a chicos que quieren trabajar? Falsas esperanzas! Por lo poco que he podido entender leyendo ese borrador de la reforma laboral, no he podido entender que me esten dando una solucion a mis problemas. Así que la decisión está tomada: he encontrado a una persona que se pondrá de administrador de mi empresa. No tiene nada que perder, por si acaso el juez encuentre alguna irregularidad y lo de la S.L. no funccione. En cuanto tenga un problema, cierro toda la empresa. No me arriesgaré a perder mi casa y empezaré de nuevo, con los mismos clientes, otro nombre, otro administrador, otros empleados y claro, cada año los cambiaré por nuevos. VAYA REFORMITA LA DE ZAPATERO!
#1 Jeannette de Buck 16/12/2009 14:14:11
Yo soy empresaria y tengo una pequeña empresa de mantenimiento de jardines con 4 empleados. Los cuatro son fijos y llevan muchos años (el que menos 8 años y los otros 3 13 años). Con el trabajo que hacen ganan justo sus sueldos, para mi solo me queda la responsabilidad y mi sueldo lo saco de lo que gano yo haciendo planos de jardines. Eso no ha sido siempre así: antes ellos ganaban menos, había menos competencia desleal que trabaja por 10.- Euros la hora (a mi la hora me cuesta 18.- con las herramientas, los coches y todo) y además había más gente dispuesta a pagar un jardinero profesional. No puedo cerrar la empresa puesto que no tengo dinero para las indemnizaciones. No puedo hacer con mis chicos otra cosa porque el banco no me da dinero para invertir en otras cosas. Si cierro la empresa de todos modos, tengo miedo de que me encuentren alguna responsabilidad y me hagan pagar las indemnizaciones con mi propia casa (que he herredado, no pagado con lo que he ganado con la empresa). Además mis chicos, como después de su trabajo conmigo van a trabajar por su cuenta (de jardineros que cobran 10.- Euros la hora), no están dispuestos a hacer ni 10 minutos extra (ni pagándolos), de manera que cuando tendría más trabajo, no lo puedo hacer por no tener trabajadores (en estos casos tengo que coger a alguien de la calle al que no puedo poner de alta para ese día o dos y encima me arriesgo a cosas peores). O sea, lo que Usted dice en su artículo: estoy a cargo de 4 funcionarios que saben que nunca de la vida los voy a echar y eso que casi les gustaría, porque sólo ven su indemnización y por mucho que les enseño nuestros balances no se llegan a creer que no van a tener sus 45 días por año trabajado. Así que la productividad de mi empresa disminuye conforme que va aumentando la antigüedad de mi gente. Aparte de eso, ya están entrando en edad: dos de ellos tienen problemas de rodilla y de espalda y faltan mucho al trabajo. Hasta cuando se supone que debo aguantar esto? Yo soy paisajista y enamorada de mi trabajo y tengo mucho cariño a mis chicos. Sin embargo, esta impotencia de no poder hacer nada para hacerles trabajar mejor y de saber que si mañana me falla uno de mis clientes grandes y no podré pagar las nóminas tendré que quebrar en ves de echar a uno de ellos y salvar así a los demás me hace pensar que nunca más me arriesgaría a tener empleados. O sea, que soy una emprendedora que es capaz de crear puestos de trabajo (hace 8 años aún tenía 23 empleados) y si un día consigo no tener empleados ya no pienso hacer el mismo error otra ves. Para mi la solución sería algo parecido como lo que han hecho en Alemania. Pequeñas empresas hasta 5 empleados son tratadas de otra manera. Se puede despedir a cualquier trabajador (no tiene que ser el que ha entrado más tarde, sino el que conviene dada la situación) y se le pagan tres meses completos. Eso es una cantidad de dinero que siempre se puede buscar en algún lado y así uno puede reaccionar rápidamente ante cualquier situación. Y el empresario no tiene miedo de emplear a la gente. Y los trabajadores son tratados todos igualmente. Y estoy totalmente de acuerdo de que no va a haber menos desempleo si se abarata el despido. Claro, si me lo ponen fácil, echaría a los dos que siempre están enfermos y que no pueden hacer los trabajos que tendrían que hacer. Pero emplearía enseguida a dos más. Y si hoy tendría mucho trabajo, emplearía a más gente, solo que los iría echando al año para que no se haga muy caro cuando ya no los necesite. Y ahora estamos temblando por la subida del IVA. Ya ahora los clientes no quieren pagar IVA y me dicen el jardinero del vecino (el que cobra 10.- Euros) no les pide IVA. Y ahora, en enero, otra ves subirán las nominas, y otros pluses de antigüedad, etc. Los clientes no pagarán más. Al contrario, cada ves me llaman más y me dicen que están muy contentos con nosotros pero que el jardinero del vecino solo cobra…. Y solo se quedan con nosotros si nos bajamos los pantalones. En fin, espero que Usted se ha podido tomar el tiempo de leer mis inquietudes, que son las de muchos miles de pequeños empresarios más. La pena es que nadie nos escucha, porque parece que no somos nadie. A lo mejor, Usted que sabe expresarse bien, estará más animado a hacer aún más y hablar de lo que los políticos y los sindicatos no hablan. Un cordial saludo y muchas gracias por su articulo en interempresas.

Nuevo comentario

Identificarse | Registrarse 
Aviso
Los comentarios pasan por un proceso de moderación, por lo que pueden tardar un tiempo en aparecer publicados.

Los comentarios son la opinión de los usuarios y no los del portal. No se admiten comentarios insultantes, racistas o contrarios a las leyes vigentes. No se publicarán comentarios que no tengan relación con la noticia/artículo, o que no cumplan con las condiciones de uso.

Empresa en portada
Newsletter
Acepto las
condiciones de uso y registro