El plazo de solicitud está abierto hasta el próximo día 30 de abril aunque se prevé la finalización de las obras para agosto de 2010

Sogepsa comercializa las parcelas del parque empresarial de Lloreda (Gijón)

Redacción Interempresas06/04/2009

6 de abril de 2009

Con una superficie total de 984.519 metros cuadrados, el parque empresarial de Lloreda, en Gijón, supone la creación de 578.771 metros cuadrados de suelo industrial neto, además de 107.807 metros cuadrados destinados a zonas verdes, 132.472 metros cuadrados a viarios y 54.186 a equipamientos.

Iniciadas las obras de urbanización en agosto de 2008 se prevé que, una vez finalizadas las obras en agosto de 2010 el parque cuente con un total de 100 parcelas. Éstas podrán ser tanto en edificación adosada, con 5 metros de retranqueo frontal, 3 metros de lateral y otros 3 de posterior, con una ocupación máxima del 65-70%, con una altura máxima de 6/12 metros y un máximo de 2/3 plantas. En estas parcelas, el índice de edificabilidad es de 1 metro cuadrado por metro cuadrado.

En el caso de las naves aisladas, éstas deben contar con 10 metros de retranqueo frontal, otros 10 de lateral y 10 metros más de retranqueo posterior. La ocupación máxima en estos casos es del 50%, con 12 metros de altura máxima permitida, 2 plantas y una edificabilidad máxima de 0,5 metros cuadrados por metro cuadrado.

La empresa adjudicataria de la construcción es una UTE (unión temporal de empresas) formada por FCC Construcción y Alvargonzález Contratas.

foto
Colindante con las áreas industriales de La Peñona, Los Campones, Bankunión, Somonte, Mora-Garay y Arcelor-Mittal, el parque empresarial de Lloreda quiere ser un punto estratégico dentro del núcleo industrial de Asturias.

Creando espacio industrial

El ámbito de este desarrollo comprende los espacios situados en el borde exterior del suelo urbano de Gijón y de los polígonos industriales de Los Campones y de Bankunión, en Tremañes. Está comunicado con la autopista ‘Y’, la carretera AS-19 (Gijón-Avilés) y la avenida de la Juvería, que lo une con la ciudad.

De hecho, el ámbito de Lloreda constituye una de las pocas zonas periurbanas que goza de unas características apropiadas para el destino que se pretende: su localización, accesibilidad y configuración hacen de ella una zona idónea para albergar una extensa área industrial como la que se pretende.

Su origen remonta a 2006 cuando se aprobó de forma definitiva en octubre de ese año el Plan Especial. Asimismo, está prevista una segunda actuación, Lloreda Zona B, sobre unos terrenos colindantes de una superficie total de 117.127 metros cuadrados.

Con todos los servicios, en el corazón industrial de Asturias

El área empresarial de Lloreda contará con la dotación de infraestructuras completas en todas las parcelas para ofrecer a las empresas que se instalen de todas los servicios necesarios para el desarrollo de su actividad.

Así, dichas parcelas incluirán el abastecimiento de agua, una red de saneamiento unitaria, suministro eléctrico, red de telecomunicaciones, red de gas, amplias zonas de aparcamiento y transporte público urbano.

Es importante destacar también la situación geográfica de la zona industrial de Lloreda: comunicada por la A-66 con Oviedo, la A-8 con el Aeropuerto, Santander y La Coruña, por la AS-1 con Langreo, Mieres, León y Madrid, y por los nuevos accesos de alta capacidad con el Puerto de El Musel y la Zalía, la zona de actividades logísticas e industriales de Asturias. Además, es colindante con otras zonas industriales como La Peñona, Los Campones, Bankunión, Somonte, Mora-Garay y Arcelor-Mittal.