Posicionamos su web SEO / SEM
Las consultoras inmobiliarias DTZ y Exa comercializan el proyecto, promovido por GE Real Estate Iberia y construido por Coperfil Construcción

Central Logis Vila-rodona, 18 hectáreas de parque logístico en Tarragona

Redacción Interempresas23/07/2008

23 de julio de 2008

Central Logis Vila-rodona es un parque logístico, construido sobre una superficie de 18 hectáreas en la provincia de Tarragona, diseñado con el objetivo de convertirse en un centro logístico de referencia para el sur de Europa. Construido por Coperfil y con la garantía de General Electric, su comercialización corre a cargo de las consultoras DTZ y Exa.
foto
Los 111.000 m2 de techo del parque logístico se reparte entre seis naves de gran capacidad.
Situado junto a la salida 11 de la autopista AP2, que une Barcelona con Lleida, Zaragoza y Madrid, se encuentra a 87 kilómetros de Barcelona y 22 de Tarragona. Además, enlaza con la AP7 y la N-340, lo que conecta al parque con el eje Barcelona-Girona-Francia, cerrando el denominado 'triángulo logístico' de Tarragona.

Por otra parte, se encuentra en el ámbito de influencia de los puertos comerciales de Valencia, Barcelona y Tarragona, y está cerca de la estación del AVE-Camp de Tarragona.

Uno de los parques logísticos más grandes de Europa

Central Logis Vila-rodona es un parque de iniciativa privada íntegramente logístico, con 111.000 metros cuadrados de techo, repartido en seis naves logísticas de grandes dimensiones que darán respuesta tanto a la demanda actual como futura. Con servicios propios y las infraestructuras que le ofrece la cercanía a poblaciones como Valls, Reus, El Vendrell o Tarragona, Central Logis consolidará el área logística del Camp de Tarragona como una zona de referencia logística.

En cuanto a las naves, se trata de edificios de nueva construcción, con soluciones técnicas de última generación, en un proyecto concebido cuidando cada detalle y aprovechando al máximo el espacio de las plantas bajas. Además, la flexibilidad de las superficies permite estructurar los espacios para dar cabida tanto a medianas como grandes empresas de logística, distribución y transporte, así como aquellas que requieran un gran espacio para almacenamiento de stocks.

Seis naves de gran capacidad

El parque Central Logis Vila-rodona está formado por un total de seis naves logísticas de grandes dimensiones que darán cabida a todo tipo de empresa que requiera mucho espacio. Así, la nave 1 (10.164 metros cuadrados en total) contará en la planta baja con dos módulos -A y B- de 3.637 y 6.029 metros cuadrados respectivamente además de 9.666 metros cuadrados de almacén y 249 metros cuadrados de oficinas. En la planta primera se instalarán más oficinas, con un total de 249 metros cuadrados de superficie.

La distribución de la nave 2 (17.031 metros cuadrados totales) es parecida: en planta baja se albergarán los dos módulos A y B de 9.615 y 6.665 metros cuadrados cada uno, más 16.281 metros cuadrados de almacén y 375 metros cuadrados de oficinas. En la planta primera se instalarán 375 metros cuadrados de oficinas.

Igualmente, la nave 3 ocupará un total de 20.004 metros cuadrados repartidos entre los módulos A y B de la planta baja (9.822 y 9.431 metros cuadrados), oficinas (375 metros cuadrados en planta baja y 375 más en primera planta) y almacén (19.254 metros cuadrados en planta baja). La nave 4 se estructura del mismo modo, ocupando una superficie total de 27.732 metros cuadrados: 13.626 metros cuadrados del módulo A, 13.356 metros cuadrados del módulo B, 26.928 metros cuadrados de superficie total de almacén y 375 metros cuadrados de oficinas, todo ello en la planta baja. En la primera planta se ubican más oficinas, con un total de 375 metros cuadrados más.

foto
Coperfil ha utilizado las más avanzadas técnicas constructivas en el proyecto de Vila-rodona.
La nave 5 por su parte ocupa un total de 22.802 metros cuadrados entre los dos módulos A y B de la planta baja (11.539 y 10.513 metros cuadrados cada uno), almacén (22.052 metros cuadrados) y oficinas (375 metros cuadrados), junto con 375 metros cuadrados más de oficinas en la planta primera.

Finalmente, la nave 6 es de menor tamaño, con una superficie total de 13.588 metros cuadrados entre los dos módulos A y B (6.574 y 6.515 metros cuadrados respectivamente), un almacén de 13.090 metros cuadrados y 249 metros cuadrados de oficinas en planta baja. En la primera planta se incluyen oficinas también de iguales dimensiones.

Memoria de calidades

Coperfil ha combinado en la construcción de las naves un estilo moderno y vanguardista con soluciones funcionales y los últimos avances en tecnología. Algunas de las características más destacadas son:

• muelles de carga cada 800 metros cuadrados

• instalaciones contra incendios con rociadores ESFR y normativa NFPA

• altura libre de 12,2 metros

• estructura metálica

• retícula de pilares de 11,20 x 25 a 35 metros

• sala de carga de baterías

• oficinas diáfanas dotadas de falso techo

• parcela vallada

Por otra parte, destaca también el pavimento de hormigón de 18 centímetros de espesor en la zona de tránsito de camiones y las zonas para tráfico de vehículos ligeros asfaltadas. Además, cuentan con zonas ajardinadas, 723 plazas para vehículos ligeros en el interior de las parcelas y 443 plazas para vehículos ligeros en la urbanización, utilizables también por vehículos pesados. Con la parcela vallada en todo el perímetro, cuentan con puerta motorizada metálica de 15 metros para el acceso de vehículos. Además, existe la previsión de acometidas para casetas de control y un depósito de reserva de agua junto con un grupo de bombeo contra incendios compuesto por dos bombas diésel y una 'jockey'. Incluyen también una red perimetral de agua contra incendios para el suministro de hidrantes de columna seca y red interior de naves y oficinas.

Las naves propiamente, éstas constan de estructura metálica con una retícula de pilares de 11,20 x 25 a 35 metros, altura libre mínima de almacenamiento de 10 metros y altura libre entre 10 y 12,20 metros (en el centro de la nave) y marquesinas de 3 metros de voladizo en la zona de muelles. Con una estabilidad frente al fuego EF-30 en almacén y baterías y EF-90 en las oficinas.

En cuanto a los cerramientos, las naves constan de zócalo perimetral de placa de hormigón prefabricada, cerramientos metálicos a partir de 3,60 metros en la zona de muelles, y 2,40 metros en el resto de la nave, y sectorizaciones contra incendios de placa prefabricada.

La cubierta por otra parte es de tipo sándwich, con una proporción mínima de lucernarios en cubierta del 10 por ciento de la superficie y exutorios.

Estas naves además constan de muelles de carga de 2,00 x 2,50 metros de largo con topes de protección y abrigos de muelles de carga de 2 x 3,5 metros, para la carga de contenedores. Además, cuentan con una puerta por módulo para contenedores de residuos y rampas de acceso de vehículos pesados al interior de la nave, con puerta de 4,00 metros de ancho por 4,50 metros de alto.

Asimismo, el pavimento de las naves está dimensionado para una carga uniformemente distribuida de 5 toneladas por metro cuadrados y una carga puntual de 6 toneladas.

En lo que se refiere a la protección frente a incendios, las naves está previstas para un nivel de incendio de riesgo intrínseco medio, con red de rociadores, red de Bies, extintores de polvo y dióxido de carbono en cuadros eléctricos, sistema de detección de humos y sistema de alarmas y sirenas acústicas accionadas por pulsadores.

Por otro lado, en las naves, la climatización de los vestuarios se realizará mediante aerotermos eléctricos. Asimismo, constan de red de saneamiento separativa, recogida de aguas pluviales mediante sumideros o canal y recogida de pluviales del almacén mediante sistema sifónico autocebante.

Con oficinas acabadas en calidad

Por otra parte, las naves logísticas que conforman el parque de Central Logis Vila-rodona se entregarán con oficinas con acabados interiores de calidad y dotadas de agua caliente mediante placas solares.

Serán oficinas diáfanas salvo el hueco de escaleras y núcleos de las zonas húmedas, con falso techo desmontable de placas de fibras y pavimento de gres. Las ventanas además serán de aluminio lacado y acristalado con doble vidrio y contarán con instalación de voz y datos junto con rack de 19” por cada módulo. Estas oficinas admiten además de los forjados de 350 kilogramos por metro cuadrado.

Igualmente, contarán con protección contra incendios mediante red de Bies 25 y extintores de polvo y dióxido de carbono en los cuadros eléctricos. Además, incluyen sistema de detección iónico de humos y centralita de detección junto con un sistema de alarmas y sirenas acústicas accionadas por pulsadores.