Marcas, identidad, comunicación, formación: Gestión integral de la comunicación y el conocimiento

La calidad, elemento clave en la inversión inmobiliaria europea, según el último informe de SWIP

15/05/2008

15 de mayo de 2008

Europa continental experimentará una corrección más gradual y prolongada en los mercados de inmuebles terciarios, comparada con el rápido ajuste de los precios registrado en el Reino Unido, de acuerdo con el último informe realizado por la gestora de fondos Scottish Widows Investment Partnership (SWIP). SWIP espera que las rentabilidades sigan en niveles bajos en Europa este año para recuperarse en 2009. Sobre una base de precios ajustados al riesgo, SWIP cree que el mercado británico es más atractivo actualmente, puesto que los precios de los activos ya han caído considerablemente desde sus máximos de mediados de 2007.
Aunque se espera una reducción de los volúmenes de inversión en Europa continental este año con respecto a 2007, existe un importante volumen de capital que sigue apuntando a esta región. Los fondos abiertos alemanes registraron una fuerte entrada de dinero en 2007 y es probable que adopten una posición compradora en 2008, al igual que los fondos de inversión de titularidad pública. En lo que se refiere a los inversores inmobiliarios internacionales, se espera que Europa siga siendo un destino atractivo frente a otros mercados en función de la rentabilidad ajustada al riesgo, especialmente a medida que nos adentremos en un entorno económico mundial más agitado.
SWIP espera que la corrección del mercado se produzca en diferentes momentos y a diferentes ritmos en Europa continental, lo que creará oportunidades para explotar anomalías en los precios y oportunidades de compra durante los próximos seis o doce meses. Echando un vistazo a las perspectivas de Europa continental, se espera un crecimiento débil de las rentas en 2008 y 2009. Los mercados más fuertes serán las oficinas de Bélgica, Alemania y Países Bajos, las superficies comerciales de Alemania, países nórdicos y Europa central y oriental, y las naves industriales en el Benelux, Alemania y los países nórdicos.
En general, SWIP cree que Alemania ofrece liquidez con menores riesgos bajistas. Los alemanes, con la economía más grande y diversificada de Europa, suelen tener menores niveles de endeudamiento familiar que sus homólogos europeos. Aquellas áreas de la economía que más se beneficiaron de un entorno de tipos de interés bajos serán probablemente las más afectadas por unas condiciones financieras más restrictivas. Por ejemplo, el boom del mercado residencial en España e Irlanda ha llegado claramente a su fin.
En cuanto a la economía española, en este informe SWIP asegura que ha crecido con fuerza durante los últimos 10 años a una media de 3,9 por ciento por año, ayudada por la integración de España en la zona Euro y un alto índice de inmigración. Sin embargo, la inversión ha empezado a ralentizarse y el crecimiento del PIB puede reducirse al 2,1 por ciento en 2008 y al 1,5 por ciento en 2009. SWIP cree que aunque el gasto de los consumidores está sujeto a considerables riesgos, el nivel de partida es alto y a largo plazo, sigue esperando un fuerte crecimiento de los alquileres en el mercado de superficies comerciales en España.
Las perspectivas para los mercados inmobiliarios de Europa central ofrecen luces y sombras, de acuerdo con SWIP. Las rentabilidades por alquileres en estos países han caído fuertemente, habida cuenta de su liquidez y transparencia. A medida que se reajusten estas rentabilidades, SWIP espera que sus previsiones de crecimiento económico y su relativo aislamiento de la crisis hipotecaria estadounidense acentúen el atractivo de Europa central para los inversores.