Posicionamos su web SEO / SEM

El Consorci de la Zona Franca compra terrenos en el Alt Camp y el Bages para futuras promociones industriales

05/09/2007

5 de septiembre de 2007

El Consorci de la Zona Franca del Barcelona (CZFB) compró a mediados de julio diferentes terrenos en las comarcas catalanas del Alt Camp (Tarragona) y el Bages (Barcelona) a fin de promover futuros desarrollos industriales más allá de la región metropolitana. El Consorci nutre así sus reservas de suelo comprando terrenos en los municipios del Pla de Santa María y Callús que se suman a las de Bellpuig (Urgell, Lleida) y Ódena (Anoia, Barcelona).

En el Pla de Santa María concretamente, el Consorci ha adquirido a privados unas 33 hectáreas situadas en 2 kilómetros al sur del casco urbano de la población, junto al antiguo camino de Valls, y en las proximidades de la C-37 (de Valls a Igualada y Manresa) y la AP-2. El proyecto estudia realizar una actuación conjunta de promoción de suelo industrial junto con el Institut Català del Sòl (Incasol) y un empresario local.

Por otra parte, en Callús, el CZFB también ha formalizado a privados una opción de compra sobre la finca Plans de la Tossa, de 83 hectáreas, situada adyacente a la C-55 (Abrera, Manresa, Solsona). La finca se encuentra además a 5 kilómetros de la C-25 (Eix Transversal) y a 9 de la autovía C-6, que comunica Barcelona con la Cerdanya.

En este caso el Consorci tiene previsto realizar una reserva del suelo, dado que que no tiene prevista ninguna actuación industrial a corto plazo en esta zona.

foto
Mapa de las últimas actuaciones industriales impulsadas por el Consorci.
Los nuevos terrenos suman 36 hectáreas, la mitad de los terrenos industriales que administra el CZFB

Nuevo impulso a la promoción de suelo industrial

Estas actuaciones se suman a las últimas adquisiciones de terrenos que ha llevado a cabo el Consorci en los últimos dos años, en lo que ha sido un esfuerzo para nutrir la cartera de sus reservas de suelo, recientemente agotada tras el desarrollo de los todos los polígonos industriales que el Consorci de la Zona Franca había promovido a lo largo de la geografía catalana, alcanzando un total de más de 5,7 millones de metros cuadrados de suelo industrial.

En este sentido, la entidad que dirige Manuel Royes adquirió recientemente unas 200 hectáreas de terrenos en Ódena (Anoia, Barcelona), y unas 50 hectáreas más en Bellpuig (Urgell, Lleida), de modo que las nuevas adquisiciones de suelo, impulsadas junto a las del Pla de Santa María y Callús, suman hasta 366 hectáreas para futuros desarrollos industriales.