El mercado de naves industriales marcado por el componente logístico, según Aguirre Newman

27/09/2006

El Informe Global Inmobiliario de la compañía afirma que en 2005 casi las 2/3 partes de la superficie de edificación no residencial se ha destinado a uso industrial.

El Informe Global Inmobiliario que publica la compañía Aguirre Newman señala que la superficie de uso industrial ha registrado una clara expansión, sobre todo en 2004 y 2005, frente al retroceso de 2002 y 2003. Así en el año 2005, casi las dos terceras partes de la superficie de edificación no residencial se ha destinado a uso industrial. Asimismo, el buen comportamiento de la inversión en bienes de equipo es un indicador del desarrollo de suelo industrial. El mercado industrial viene marcado por la fragmentación del proceso productivo, lo que provoca la reducción del tamaño medio de las empresas y la reducción de la superficie industrial demandada.

Además, el informe recoge el fenómeno de la deslocalización estratégica de las empresas, que les lleva a situarse en zonas periurbanas e incluso en provincias o comunidades autónomas diferentes (como es el caso de municipios de la provincia de Guadalajara o Toledo en relación con Madrid). En relación con este motivo se producen grandes desarrollos industriales en ciudades como Zaragoza (con Pla-Za) o Valencia. También se pone de relieve la internacionalización de la economía, que provoca la “marcha” de la actividad industrial de grandes multinacionales (tanto extranjeras como nacionales) a países del este de Europa o Asia, dejando en territorio nacional las labores más administrativas y la logística. Esto ha provocado, igualmente, el incremento de la demanda de productos logísticos y llave en mano, que se ajusten a las características específicas de las empresas.

Desde Aguire newman se añade que en general debe tenerse en cuenta que se ha producido un migración del mercado terciario tradicional al industrial, motivado, por la gran liquidez existente en el mercado y por el requerimiento de los inversores de rentabilidades superiores a las conseguidas en ese mercado terciario tradicional. Incluso nuevos inversores, ajenos totalmente al mercado industrial, que tradicionalmente estaba reservado a profesionales del sector, están entrando en el mismo, alentados por esas rentabilidades superiores y por la estandarización existente en los productos logísticos, que permite conseguir cualquier usuario y minimiza el riesgo de la desocupación.