Marcas, identidad, comunicación, formación: Gestión integral de la comunicación y el conocimiento
Opinión de Carles Torres, director de NCI Asesores Inmobiliarios

La noria de la opinión

Carles Torres, director de NCI, Asesores Inmobiliarios04/02/2015
foto

Hace ya bastante tiempo que podemos constatar lo envueltos que estamos todos en una ‘noria’ de opiniones y creo que lo único que ganamos es estar cada vez más agotados, cansados y desorientados. La noria sigue dando vueltas y más vueltas y el mareo crece, crece y no cesa.

La sociedad puede acabar vomitando. De una manera u otra se tendrá que acabar con esas náuseas que lleva hace años y que no las elimina ni el mejor de los medicamentos. Los Agentes Inmobiliarios también estamos subidos a la noria pero nuestra intención no es la de marear a nadie sino que trasladamos a nuestros clientes la realidad del mercado. Y difiere de la que nos transmiten diariamente los opinadores.

Al finalizar la jornada, reflexiono y me pregunto: ¿A quién le tengo que hacer caso?

Ahora es el gran momento de opinar y debatir y me doy cuenta de una realidad: todo el mundo sabe de todo y, además, se lo cree. Desde tertulianos —algunos de los cuales han hecho carrera con la situación que estamos viviendo— a economistas —a los cuales respeto pero que, tras escucharlos, parece que vivamos en otro mundo por la negatividad aterradora y el poco optimismo que nos transmiten— hasta los políticos. Éstos son un caso aparte. Envueltos durante tiempo en una lucha constante por el poder, aunque parezca que últimamente quieran devolver la ilusión perdida a los ciudadanos, el desgaste es tan monumental que ya apenas les queda credibilidad.

En este contexto, no podemos dejarnos llevar por opiniones, siempre determinadas por ideales propios, intereses o manipulaciones indirectas. La burbuja explotó hace mucho tiempo. Ahora es un buen momento para empezar de nuevo. Los inmuebles están ya en el sitio adecuado en cuanto a sus valores. Los propietarios de dichos inmuebles han bajado por fin de la parra y han entendido lo importante, que es tenerlos ocupados o poderlos transmitir a otros para que los puedan ofrecer a alguien que los puedan ocupar.

Valgan cinco ejemplos que pueden trasladar cierto optimismo sobre lo que está sucediendo en el mercado de naves industriales:

  1. El radio de 0 a 20 km de las grandes ciudades se está copando y sólo quedan en buen estado y adaptadas a las ordenanzas y normas vigentes unas pocas excepciones. El resto de inmuebles, o bien están obsoletos, o no están actualizados.
  2. En zonas más alejadas sucede lo mismo, sobre todo en naves industriales de gran superficie y deseadas especialmente por compañías de la distribución, que viendo esta realidad dejan de operar en nuestro país para hacerlo desde otro en el cual la oferta, no sólo existe sino que es más atractiva.
  3. Hace unos cuantos meses que el precio no baja.
  4. Se empieza a contemplar desarrollos, nuevos proyectos. El inversor gana confianza.
  5. El ‘Relocation’ ha descendido.

Por consiguiente, no estamos tan mal.

Los últimos dos años reflejan un volumen de transacciones satisfactorio. La mayor parte de los Agentes Inmobiliarios que operamos en el mercado inmobiliario industrial hemos notado una mejoría. Esa es la pura realidad.

Bajen ya de la noria, por favor. No por subirse mucho a ella saldrá más beneficiada la coyuntura. Al contrario, gracias a la noria ya se han hecho suficientemente importantes los que se han subido y generado suficientes dudas a pymes y autónomos con buenas intenciones y predisposición para nuevos proyectos.

Déjense acompañar y asesorar por un buen Agente Inmobiliario sin hacer demasiado caso de esas opiniones más que gastadas, que lo único que consiguen es la indignación, la frustración, el desánimo, y las pocas iniciativas dentro de nuestro sector: el inmobiliario.

Comentarios al artículo/noticia

Nuevo comentario

Atención

Los comentarios son la opinión de los usuarios y no la del portal. No se admiten comentarios insultantes, racistas o contrarios a las leyes vigentes. No se publicarán comentarios que no tengan relación con la noticia/artículo, o que no cumplan con las condiciones de uso.