“En Asima tenemos la experiencia de 50 años en positivo, de proactividad y máxima colaboración”

El mercado balear según Asima

Redacción Interempresas26/02/2014
Miguel Bordoy lleva doce años al frente de la Asociación Empresarial de Industriales de Mallorca (Asima), y también toda una vida enfundado en el traje de empresario. Un verdadero Quijote, pero con vocación. Firmeza, contundencia, honradez y humildad son sus mejores señas de identidad. Miguel Bordoy, presidente y socio fundador del grupo de empresas Trablisa, especializadas en seguridad, nació con vocación empresarial.

Para él, las piezas que conforman el mapa de un buen empresario deberían ser: diplomacia, algunas gotas de optimismo, y sobre todo, de psicología. Ingredientes que tiene en su cóctel de vida empresarial que lleva a sus espaldas. Confiesa que “no rectificaría ni un paso a sus años y que su mayor acierto ha sido y es creer de verdad en su trabajo, con constancia”. Su padre le recomendó que “hiciera lo que hiciera, siempre fuera el mejor”. Así lo procuró, y así lo está demostrando también en su camino por Asima. Este año presidirá un año especial, las Bodas de Oro de Asima, la organización empresarial española que nació para constituir los primeros polígonos empresariales de España con inversión privada.

foto
Miguel Bordoy, presidente de Asima.

Este año el Govern balear concedió a Asima el Premio Ramon Llull por su 50 aniversario. Para el presidente de Asima “es un motivo de gran satisfacción y alegría porque ha sido un reconocimiento a la trayectoria y los logos de una organización empresarial pionera”. El Premio Ramon Llull es una distinción que tiene como finalidad distinguir a las personas naturales o jurídicas que hayan destacado en los servicios prestados en las Islas Baleares y distinguir los méritos en los ámbitos cultural, deportivo, jurídico, empresarial, cívico, humanitario, de investigación, de enseñanza y lingüístico. La Asociación de Industriales de Mallorca (Asima) se convirtió en 1964 en la primera organización empresarial que se gestó en España para el impulso de los primeros polígonos industriales con inversión privada. “Un grupo de empresarios dinámicos, proactivos e innovadores, creyentes en el valor de la cooperación y el asociacionismo; y en defensa de los intereses empresariales, pusieron los pilares de lo que es hoy Asima, con una inquietud inicial de paliar el déficit de suelo industrial y ampliar sus instalaciones en las afueras de Palma”, explica Miguel Bordoy. Entre sus hitos más importantes cabe destacar la construcción de la Torre Asima como símbolo arquitectónico del progreso y renacimiento industrial; la creación del Polideportivo Príncipes de España; la promoción de viviendas y naves sociales en el barrio de Sa Indioteria; la cesión de los terrenos para la construcción del antiguo Parque de Bomberos de Son Castelló; la creación de una de las primeras escuelas de negocios de alta dirección en España, el Instituto Balear de Estudios de Dirección Empresarial (IBEDE); la donación de terrenos para la construcción del que hoy es el Instituto de Educación Secundaria Son Pacs; la puesta en marcha del primer centro educativo infantil (0-3 años) laboral de España, Escoleta Asima; o la cesión de instalaciones para la Policía Nacional en Son Castelló; entre otros.

50 años de historia

Este año 2014 Asima cumple 50 años, medio siglo asociando industriales de Mallorca. Para Bordoy es “un gran motivo de satisfacción haber contribuido a esta historia, no sólo consolidar los intereses por los cuales se fundó sino también conseguir que en la actualidad sea una referencia de otras organizaciones similares así como mantener activa y viva la ilusión y la participación de nuestros asociados, la verdadera razón de nuestra existencia. Mucha gente asocia a las Islas Baleares como pioneras del mundo turístico, pero hay que recordar que en Mallorca, hace 50 años, había pocas sombrillas y mucha industria”.

foto
Miguel Bordoy lleva doce años al frente de Asima.

Hoy en día, Asima es un “auténtico barómetro real económico de Balares, representado por un colectivo diverso y plural, con un denominador común claro, el ejercicio empresarial, único motor eficaz para la creación de riqueza, bienestar y empleo”. Durante los 50 años de vida de la asociación, “nos hemos convertido en la locomotora industrial y de servicios de Baleares, porque al frente, siempre ha estado una Junta Coordinadora y Ejecutiva y un equipo humano, dinámico, proactivo, que apostó claramente por la proyección de Asima y la colaboración empresarial entre la sociedad”.

Los polígonos de Asima, Son Castelló y Can Valero, engloban hoy a más de 1.400 empresas y 20.000 trabajadores, que representan más del 20% del PIB balear. Estos polígonos fueron los primeros de España con inversión privada y sirvieron como ejemplo para el resto de comunidades del territorio español. Bordoy afirma sentir “verdadera admiración y respeto por aquellos fundadores, pioneros, que con gran acierto tejieron con una gran visión de futuro un proyecto extrañable desde el punto de vista económico-social. Hoy, el sueño de unos locos valientes, que estaban preocupados de impulsar el tejido empresarial de Palma de Mallorca y cubrir una gran necesidad, el déficit de suelo industrial; está más que cumplido. Hoy los polígonos industriales son grandes parques empresariales y grandes núcleos comerciales que tienen vida las 24 horas del día, creando puestos de trabajo y bienestar social”.

La oferta y la demanda en las Islas Baleares

Actualmente muchas empresas españolas afirman haber tocado fondo en 2013 y confían en una recuperación lenta pero efectiva en este 2014. Bordoy declara que en Baleares “los empresarios han hecho esfuerzos para saltar los obstáculos que se han ido encontrando; han reorganizado sus líneas estrategias, han hecho sus deberes y poco a poco han ido levantando el vuelo. Además, tenemos un sector servicios, fuerte y consolidado, basado en el gran motor de la industria turística, que se ha convertido en referencia mundial. Los empresarios tenemos claro que somos los únicos que podemos levantar la economía, con cooperación, innovación y, sobre todo, con ganas de luchar y no arrugarse ante los problemas”.

Por lo que respecta a los polígonos gestionados por Asima, su presidente los define como “grandes ciudades de servicios, y la filosofía que cogen nuestras áreas es la que marca el propio mercado. Aquí se encuentra el sueño y el trabajo de centenares de emprendedores que un día decidieron apostar por crear riqueza y empleo y nosotros tenemos que defenderlos con el mayor respeto y esmero. Es clave encontrar siempre la colaboración pública y privada, e ir de la mano en todos los problemas que nos surjan. Las Administraciones no tienen que estar para poner obstáculos en las ruedas del empresario, sino todo lo contrario, para ayudar e impulsar el tejido empresarial de nuestras Islas.”

Las principales demandas de los clientes en la zona balear se basan en la “seguridad, en entornos cuidados y adaptados, modernas instalaciones tecnológicas con fibra óptica y con personal especializado”. Así, la clave del éxito balear reside en “la actitud positiva de los empresarios, una actitud proactiva y de máxima colaboración”, en palabras de Miguel Bordoy. “Las empresas necesitan seguridad, entornos cuidados y adaptados a las exigencias de los clientes, modernas instalaciones tecnológicas porque somos una pieza fundamental para impulsar el tejido empresarial de nuestras Islas”.

“Los empresarios tenemos claro que somos los únicos que podemos levantar la economía, con cooperación e innovación”

El transporte es uno de los factores clave a la hora de invertir en una nave o polígono industrial. Las Baleares se enfrentan a un hándicap de insularidad que “siempre sobrevuela” sobre su economía. El presidente de Asima explica que “el hecho de encontrarnos en un territorio insular comporta una serie de desventajas para nuestros empresarios, que tiene sobrecostes en áreas como el transporte. Tanto desde el Gobierno central como del balear se trata de compensar esta circunstancia, a través de varias bonificaciones, como por ejemplo el transporte de mercancías, pero es un hecho que para solucionar el problema tenemos que ir más allá e implicar otros estamentos, como por ejemplo la Unión Europea”. Los empresarios baleares están dispuestos a llegar más allá, por ello “han sido ya muchas veces las que el Govern se ha dirigido a diferentes instituciones del marco europeo para conseguir políticas para compensar la insularidad y conseguir una mayor financiación”.

Balance positivo del 2013

La agenda de Asima está marcada por los problemas y preocupaciones de sus empresas asociadas, como “la lucha contra los vertederos ilegales en Son Castelló y Can Valero, la preocupación por la conservación del entorno y medio ambiente y las tareas de mantenimiento de la Brigada Asima, solucionar los problemas del transporte urbano o el metro, incrementar los índices de seguridad, así como fomentar el lado humano de nuestra Fundación a través de la gestión de la Escoleta Asima”, el primer centro educativo infantil que se abrió en un polígono industrial en España con un interesante proyecto y modelo de educación. A nivel nacional, Asima apuesta por la puesta en marcha de la primera factoría de emprendedores, Vive Asime; el I Maratón de Donación de Sangre en colaboración con la Fundación Banco de Sangre y Tejidos de las Islas Baleares (FBSTIB) y la campaña de recogida de alimentos para familias desfavorecidas ‘Polígonos solidarios: suma y sigue’. Todos estos frentes abiertos hacen que Asima esté “viva, activa y genere ilusión”.

En referencia al futuro de Asima, Bordoy afirma que “es importante siempre mirarlo con optimismo”. El presidente de la asociación explica que Asima no va a quedarse quieta viendo como las cosas ocurren sino que se moverá para formar parte de la recuperación. “Hay que luchar y nunca perder la esperanza. El futuro depende de nosotros, tenemos que luchar, reinventar, reorganizarnos y nunca tirar la toalla, y así iremos construyendo en positivo”.

Comentarios al artículo/noticia

Nuevo comentario

Atención

Los comentarios son la opinión de los usuarios y no la del portal. No se admiten comentarios insultantes, racistas o contrarios a las leyes vigentes. No se publicarán comentarios que no tengan relación con la noticia/artículo, o que no cumplan con las condiciones de uso.