Los polígonos buscan una segunda oportunidad

Esther Güell31/07/2013

A mediados de julio el centro de negocios Nodus Barberà (Barberà del Vallès, Barcelona) acogió la jornada ‘Polígonos industriales: activos territoriales para la promoción económica y la localización de actividad’ organizada por Copevo, Consorci per l’Ocupació i la Promoció Econòmica del Vallès Occidental (Barcelona). Dicha jornada sirvió para debatir y valorar qué acciones que deben tomarse a corto y largo plazo para regenerar estos espacios de actividad económica, potenciar su mejor integración en el territorio y convertirse, así, en polos singulares y competivivos de desarrollo empresarial.

La jornada contó con la participación de 70 asistentes, procedentes de diversos ámbitos: desde empleados del sector público como técnicos de promoción económica, hasta representantes de juntas y asociaciones de polígonos, de empresas privadas y cargos políticos.

Abrió la sesión el teniente de alcalde y concejal de promoción económica del ayuntamiento de Barberà del Vallès, Jordi Garcés, mientras que la conferencia inaugural fue a cargo de la vicepresidenta delegada de Copevo, Montserrat Capdevila, poniendo el acento en tres aspectos: primero, en las fortalezas que mantiene el territorio pese a la crisis “y que hay que saber aprovechar”. En segundo lugar, la iniciativa y empuje de la propia comarca del Vallès Occidental con empresas emprendedoras que pueden ejercer de motor económico, poniendo en marcha proyectos estratégicos. Y en tercer lugar, en la necesidad de repensar y prever qué, cómo y dónde se deben ubicar las nuevas actividades económicas.

En este sentido, Capdevila apuntó que en polígono donde se realizaba la jornada –Can Salvatella– “es precisamente uno de los más analizados, con mayor concentración de empresas y donde se encuentra también el mayor porcentaje de empresas exportadoras de Cataluña”. Por ello, la representante de Copevo apuntó que “es importante encajar y relacionar el conjunto de planes y proyectos vinculados con el desarrollo económico local y la dinamización de los polígonos”, objetivo de la jornada.

A ello contribuye también el asociacionismo y el trabajo de entidades como la Upic (Unió de Polígons de Catalunya), que ha impulsado un proyecto de ley en el Parlament de Catalunya. “El objetivo –añadió– es trabajar en red entre todos los polígonos de la comarca y no dejar pasar oportunidad alguna de implantación de nuevas empresas, ni perder ninguna de las instaladas”.

foto
Abrieron la jornada Jordi Garcés, teniente de alcalde y concejal de promoción econóica del ayuntamiento de Barberà del Vallès, y Montserrat Capdevila, vicepresidenta delegada de Copevo, quién dio la conferencia inaugural.

¿Qué atrae a las empresas?

Carlos Marmolejo, arquitecto y profesor titular s investigador del Centre de Política de Sòl (CPSV) i Valoracions (UPC) desarrolló la ponencia marco titulada ‘Factores de localización: contexto de las dinámicas metropolitanas de Barcelona, el caso del Vallès Occidental’. En ella expuso el encaje metropolitano de esta comarca, los factores que condicionan la localización de actividades de alto valor añadido y los retos de futuro derivados de los procesos de descentralización de Barcelona hacia la zona del Vallès, así como del potenciar urbanístico y de movilidad del territorio. En su exposición, Marmolejo explicó que los alrededores de Terrassa y Sabadell (Barcelona) concentran una importantísima actividad industrial dentro del área metropolitana de la Ciudad Condal, evidenciando que “los subcentros pesan muchos en relación a la ciudad principal, en este caso Barcelona”.

foto
Carlos Marmolejo, arquitecto y profesor titular s investigador del Centre de Política de Sòl (CPSV) i Valoracions (UPC) expuso los factores que condicionan la localización de actividades de alto valor añadido.

El contexto micrometropolitano vallesano

El Vallès es un territorio muy complejo con unas dinámicas económicas muy entreligadas y con diversas ciudades centrales. “El territorio tiende a especializarse y a agrupar las diferentes actividades económicas por sectores –de la información, servicios y comercio, industrial...– lo que facilita la elección de localizaciones por parte de las empresas”, explicó el profesor. “Una empresa valora la percepción de ‘marca’ del polígono, el entorno, la accesibilidad, las empresas instaladas, la calidad ambiental…”.

En este sentido, apuntó que el factor que más incide en las empresas a la hora de solicitar información es sobre la variedad de las actividades instaladas, prefiriendo aquellos polígonos con mayo variedad y, a poder ser, con empresas relacionadas con los servicios: “las empresas de alto valor buscan ‘ciudad’. Las empresas relacionadas con la I+D buscan localizaciones centrales, con un tejido continuo, trabajadores cualificados con un parque inmobiliario en buen estado”. Así pues, aquellos polígonos que quieran atraer este tipo de empresas deberán “replantearse con un formato de ciudad”, añadió.

Los retos derivados de la descentralización

“A lo largo de los últimos años se ha producido un importante proceso de descentralización y, pese a una cierta recentralización reciente, los subcentros han llegado a pesar casi igual que la ciudad principal”. Así exponía Marmolejo la situación actual de zonas como la comarca del Vallès Occidental. Y es que la periferia ha ganado mucho peso y el área metropolitana “se ha ensanchado considerablemente”. Ello está relacionado, además, con la movilidad orbital de las personas, “los trabajadores pueden desplazarse entre subcentros y no sólo de manera radial, de Barcelona hacia fuera, de manera que las empresas pueden contar con personal cualificado pese a no estar instaladas en la gran ciudad, gracias a las buenas conexiones, viarias principalmente, de las comarcas del Vallès”. Marmolejo apuntaba así que es necesario fortalecer esta orbitalidad, que supone “su independencia respecto al centro”. En síntesis, el profesor de la UPC concluía que Cataluña es un territorio históricamente “polinuclear, donde la importancia de la gran ciudad como Barcelona ha compartido protagonismo con otras de gran calado como Manresa, Igualada, etc. Y si bien la posindustrialización hizo retroceder algunos de estos subcentros en favor de la Ciudad Condal, “en el año 2000 se inició una nueva recuperación del centro en actividades en I+D pero, a la vez, los subcentros también ganaron actividad empresarial de alto valor añadido”.

Imaginando los polígonos de futuro

El segundo bloque de la jornada, la mesa de ponencias ‘Imaginando los polígonos de futuro’, contó con la presentación de la periodista Montserrat Besses, directora de un documental producido y emitido por TV3 sobre, precisamente, la situación de los polígonos en Cataluña: ‘Vacío, lleno; la ciudad arrítmica’. A continuación, los seis participantes expusieron qué ideas o acciones deberían ponerse en marcha para mejorar estos espacios en un futuro.

Así, Àngel Cebollada geógrafo, profesor titular de la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB), puso de manifiesto la asignatura pendiente de los polígonos: integrarse en la ciudad. Según el profesor, “estos espacios no están valorados como parte de la ciudad a la que pertenecen, son oscuros y están aislados. Y cuando se habla de accesibilidad hay que plantearse más opciones que el uso del coche, como el transporte público, carril bici, etc.”. Para Cebollada, “esta falta de supone desarrollar PAEs que excluyen a todas aquellas personas, potenciales empleados, sin vehículo privado, a la vez que generan sobre costes y resultan espacios menos competitivos”.

foto
Àngel Cebollada geógrafo y profesor titular de la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB), expuso su experiencia como usuario de transporte público para llegar al polígono Can Salvatella donde se desarrolló la jornada, poniendo de manifiesto la asignatura pendiente de los polígonos: integrarse en la ciudad.

Por su parte, Ricard Pié, catedrático de urbanismo y ordenación del territorio de la UPC, hizo hincapié en la situación anterior a los años 70, cuando “se construía alrededor de las carreteras nacionales y comarcales. Con la proliferación de autopistas a finales de esa década, se produjo el cambio de mentalidad. Y este es el panorama que tenemos ahora”. Tras la crisis, Pié instó a “repensar la importancia de las TIC y la revolución que debía supone”, pero que en muchos casos no llegó. “Y es que quizá deberíamos volver a producir y manufacturar, relativizando aquellas actividades relacionadas con las tecnologías que, en muchos casos, no han dado los frutos esperados” —añadió, poniendo como ejemplo Alemania, “un país donde la crisis ha sido mucho menor, con una mayor evolución tecnológica y donde nunca han dejado de fabricar”. En conclusión, para el catedrático, “es necesario conocer el territorio, en este caso el Vallès, sus potenciales, qué puede ofrecer, qué zonas son recuperables y cuáles más vale abandonar…”.

foto
Ricard Pié, catedrático de urbanismo y ordenación del territorio de la UPC, reflexionó sobre “la revolución que supuestamente representaban las TIC” planteando que “quizá deberíamos volver a producir y manufacturar, como Alemania”.

Moisés Jordi, ambientólogo y coordinador del Observatori de Projectes i Debats Territorials de Catalunya, quiso comenzar su exposición con un mensaje optimista: “Eel Vallès Occidental está en una situación privilegiada. Es un polo de actividad industrial, logístico y comercial de primer orden”. Sin embargo, apuntó también algunas de las carencias de los PAE allí instalados: “Se desarrollaron sin ordenación supramunicipal y los municipios no interiorizan los PAE como parte de la ciudad –como ya se apuntó antes– sin que ello signifique que la actividad de los PAE deba asemejarse a la ciudad sino que la industria debe tener su espacio bien definido”. Asimismo, apuntó que “actualmente existe un alto porcentaje de naves vacantes, lo que supone una degeneración de las condiciones, una imagen desordenada de la comarca, junto a un exceso de especialización del comercio y carencias en cuanto a movilidad”. Por ello, Moisés Jordi apuntó que son necesarias soluciones en dos ámbitos: a nivel comarcal y a nivel municipal porque “no sólo se pueden encontrarse soluciones en cuanto al municipio si no también en el ámbito supramunicipal”. Así, en su opinión, “deben mejorarse los planes de usos, reactivar planes de movilidad, especializar aquellos polígonos donde sea factible, proteger espacios naturales e incluso, en los casos donde existan polígonos sin futuro, recuperarlos como espacios agrícolas”. Todo ello impulsado por planes de promoción y de comercialización “para darlos a conocer y atraer inversiones, como es el caso de Invest in Vallès”. Por su parte, los municipios pueden jugar un importante papel en cuanto a la gestión del territorio, “integrando los PAE en el proyecto de ciudad, como un barrio más, y potenciando el asociacionismo entre empresas para poner en marcha entidades de conservación y fomentando la implantación de actividades complementarias como gimnasios, bancos, hoteles… sin que ello deba suponer terciarización del polígono si no convertirse en un servicio que valorice ese espacio”.

foto
Moisés Jordi, ambientólogo y coordinador del Observatori de Projectes i Debats Territorials de Catalunya, apuntó algunas de las carencias de los PAE como su desarrollo sin ordenación supramunicipal y sin que los municipios interiorizan los PAE como parte de la ciudad.

Diagnosticar antes de curar

Francesc Figueras, ingeniero industrial y presidente de la delegación del Vallès del Col•legi d’Enginyers Industrials de Catalunya, y Dani Puente, ingeniero industrial y vocal en la junta del Vallès de dicho Col•legi, quisieron empezar con un dato positivo: “Entre las dos comarcas del Vallès suman 23 de las 50 principales empresas farmacéuticas del país”. Francesc Figueras aconsejó realizar un diagnóstico exhaustivo para tomar las medidas oportunas, teniendo muy en cuenta qué empresas hay y cuáles quieren atraerse. Para ello, “deben identificarse los problemas existentes como la gestión del tráfico, de residuos, la señalización, las TIC, servicios básicos de agua, luz, gas, la iluminación viaria, los aparcamientos y si existen duplicidades y, a menudo, contradicciones entre normativas municipales, comarcales, autonómicas y estatales”. Una vez pormenorizados estos problemas pueden afrontarse las posibles soluciones “eligiendo un polígono representativo, creando un ente específico y confeccionando un cuestionario elaborado por un grupo de expertos plurisdisciplinar para hacer entrevistas a industriales y conocer sus problemas diarios”. El resultado sería poder elaborar un documento de síntesis con conclusiones por zonas de actuación.

Los representantes del Col•legi apostaron por “elaborar planos ‘as built’ fiables de las instalaciones, promover la concertación de servicios con compañías especializadas mediante convenios, potenciar la movilidad, aprovechar naves obsoletas o espacios vacíos como aparcamientos, plantear un calendario de mantenimiento del firme, desarrollar una normativa urbanística y de actividades para adaptarse al medio industrial concreto de cada zona…”.

Dani Puente, en su turno de palabra, puso como ejemplo un proyecto para la implantación de un almacén de distribución de mantas, analizando paso a paso las dificultades que se encuentra una empresa de este tipo a la hora de buscar un emplazamiento por temas de normativas, seguridad, etc. lo que en muchos casos deriva en empresas instaladas de manera inadecuada. En este sentido, expuso que “las normativas son demasiado rígidas, sin escuchar alternativas por parte de los usuarios”, y reclamando que “la información fluya de abajo hacia arriba”.

foto

Francesc Figueras, ingeniero industrial y presidente de la delegación del Vallès del Col•legi d’Enginyers Industrials de Catalunya, y Dani Puente, ingeniero industrial y vocal en la junta del Vallès de dicho Col•legi, plantearon la posibilidad que un grupo de expertos pluri-disciplinar confeccionara un cuestionario para hacer entrevistas a industriales a fin de elaborar, con la información, un documento de síntesis con conclusiones por zonas de actuación.

Finalmente, Manel Larrosa, arquitecto y miembro de Via Vallès, puso el énfasis en el “suelo como definitorio de su capital productivo”. Para Larrosa, “el Vallès es un espacio donde conviven empresas muy diferentes por lo que alguna debe tener para ser un polo de atracción para tal diversidad”.

Para él, “teniendo en cuenta que este territorio se estructura alrededor de la AP7 y la línea ferroviaria R8, habría que ampliar y potenciar el ferrocarril con nuevas estaciones de superficie a lo largo del tramo ya existente, con muchas de ellas situadas en polígonos”. Sin embargo, apuntó que inicialmente “debería cambiar la visión radial, la estructura en coronas metropolitanas de la Regió Metropolitana de Barcelona que incluye poblaciones como Barberà del Vallès pero no Sabadell, lo que en la realidad supone cortar el territorio e impedir desarrollar políticas que afecten a toda la comarca”.

foto

Para Manel Larrosa, el Área Metropolitana es un concepto obsoleto que discrimina importantes ciudades como Sabadell.

Y todo esto, ¿quién lo paga?

Esta fue la primera reacción al abrirse el turno de preguntas. Puesto que la mayoría de exposiciones implicaban la puesta en marcha de proyectos, análisis, líneas de actuación y planes urbanísticos, el primer interlocutor en tomar la palabra planteó sin embustes quién debe hacerse cargo de todo ello, más ahora teniendo en cuenta que los presupuestos públicos son escasos. Manel Larrosa fue el primero en dar respuesta: “El Ministerio de Economía y Hacienda teóricamente tiene presupuesto para el desarrollo territorial y sería hora que desplegara alguna partida a ello, sin que ello suponga que a nivel local también haya que contribuir”.

Por su parte, Ricard Pié comentó que “los ayuntamientos deben entender que los polígonos no son meros fondos de plusvaluas y que los beneficios deben ser a largo plazo, a lo largo de toda la actividad industrial, variando la fiscalidad en función del precio del terreno”.

foto

La mesa redonda, moderada por la periodista Montserrat Besses, a la izquierda de la imagen, trató abiertamente de las dificultades que supone ser periferia tan próxima a una ciudad del peso de Barcelona.

Toda la oferta a un click

Esta jornada forma parte de las actuaciones que el Consorci per l’Ocupació i la Promoció Econòmica del Vallès Occidental, Copevo, está realizando para impulsar la regeneración y localización de la actividad económica en los polígonos de la comarca. De la mano de los ayuntamientos y las empresas, el sector trabaja para facilitar la instalación de actividades y fomentar los polígonos como activos indispensables en la vertebración territorial y para la promoción y reactivación económica. El Consorci ha desarrollado diferentes actuaciones entre las cuales destaca la publicación de un catálogo online de actualización trimestral desarrollado a partir de los datos proporcionados por Interempresas.net/naves y propios, donde se publica la oferta inmobiliaria disponible en los polígonos de la comarca.

Durante la jornada, la principal reinvidicación fue valorar el Vallès Occidental como motor económico

Empresas o entidades relacionadas

Consorci per L’Ocupació i la promoció económica del Vallès Occidental

Comentarios al artículo/noticia

Nuevo comentario

Atención

Los comentarios son la opinión de los usuarios y no la del portal. No se admiten comentarios insultantes, racistas o contrarios a las leyes vigentes. No se publicarán comentarios que no tengan relación con la noticia/artículo, o que no cumplan con las condiciones de uso.