Sáviat, Supera a tu competencia, Renueva tu imagen, Aumenta tus ventas

La salud es la medida justa entre el calor y el frío

David Jurado, técnico especialista en Seguridad, Salud y Equipos de Protección Laboral en Hoffmann Group

14/11/2018
Aristóteles ya lo tenía en cuenta y, siendo la temperatura un posible foco de riesgo, es necesario protegerse cuándo no es posible atajarlo en su origen.Con este título podríamos hablar perfectamente tanto del calor como del frio, pero nos vamos a centrar en el primero.
Normalmente en verano cuando hace calor nos quitamos la ropa o simplemente usamos una más fina. Sin embargo, esto no es posible en el trabajo y aún menos cuando la temperatura es un riesgo del que debemos protegernos.

Normativamente es la EN11612:2015 la que regula este tipo de aspectos. ‘Ropa de protección: Ropa para proteger contra el calor y la llama’, la cual engloba la normativa de fuego y calor para ropa. Es aquí donde aparecen unos parámetros prestacionales que debemos controlar y tener en cuenta para poder elegir correctamente.

No hay que confundirla con la EN11611 que, aunque se utiliza en trabajos donde va asociada a riesgos de quemaduras, está enfocada a trabajos de soldadura. Y de igual modo tampoco hay que confundirla con la normativa que regula los guantes EN407.

Las especificaciones son:

  • Propagación limitada de la llama
  • Calor convectivo, fijándonos en la imagen. Es la transferencia del calor utilizando un medio líquido o gaseoso hacia el receptor.
  • Calor radiante, transferencia de calor mediante ondas electromagnéticas, por lo que hay que prestar atención también a otras fuentes de calor.
  • Salpicaduras aluminio fundido
  • Salpicaduras hierro fundido
  • Calor por contacto, transferencia de calor por contacto
  • Opcionalmente la impermeabilidad de la prenda al agua.
foto
Fuente: educando.edu.do
Hay que tener en cuenta que esos parámetros son ensayados en un entorno controlado y que la transposición a la situación de trabajo real es complicada y hay que recurrir al criterio de un experto para poder interpretarla. Como resultado de esa interpretación obtendremos una prenda adecuada al individuo y al riesgo, apropiada con la forma de trabajar y, que gracias a los parámetros de fabricación y conservación sea (refuerzos, hilos, costuras, tipo y numero de lavados, entre otros), duradera.

A continuación, vamos a identificar varios productos y veremos las diferencias entre cada uno de ellos para lograr entender esos criterios de elección.

foto

Chaqueta de protección Blåkladër.

Lo primero que salta a la vista es la diferencia del acabado. El aluminizado es significativo en función del uso que se le vaya a dar a la prenda.

La chaqueta es lavable, mientras que las otras dos no lo son. Además, tiene otras certificaciones normativas como la EN11611 y la EN 61482 (dieléctrica), lo que nos da pie a pensar que los trabajos para los que ha sido desarrollada son diversos además de dar protección a varios riesgos.

Certificativamente vemos diferencia, de la 1ª (tiene algunos valores menores y uno que no se ha ensayado) con respecto a la 2ª y 3ª, pero, a su vez, igualdad entre la 2ª y la 3ª. Y es aquí donde quiero centrarme, pues si son iguales… ¿Qué las hace diferentes?

foto
Abrigo de protección Jutec KA1.
La diferencia es el tejido. Una sería el KA1 y otra el KA3, con el que Jutec (empresa familiar especializada en el sector de protección contra el calor) puede confeccionar diferentes elementos de protección, chaquetas, abrigos, polainas, caperuzas… así como modificaciones por petición expresa de nuestros clientes de las confecciones estándares.

¿Como nos decantamos por uno u otro material? Depende de cómo vayamos a desarrollar nuestro trabajo, ya que las solicitaciones térmicas responden de la misma manera pueden no ser iguales las solicitaciones mecánicas hacia la prenda.

Siendo ambas de Aramida Preox una tiene una densidad de 260 mientras que la KA3 es de 500 gr/m². Hecho que hace que visualmente, pero a una menor distancia, también se vean diferentes.

El tejido más denso, además de tener un mayor grosor y peso, tiene una superficie más rugosa que hace que la adherencia de la capa aluminizada sea mucho más profunda y por lo tanto mucho más resistente mecánicamente.

Hay que recordar que cuando la capa aluminizada se pierde la ropa debe desecharse, pues ya no cumple con su cometido de protección.

foto
Mandil de protección Jutec KA3.
Tan sólo hemos visto una diferencia muy clara con respecto a la elección de la ropa y de cómo se deben realizar esas interpretaciones de la norma para extrapolarlo a nuestro entorno de trabajo real. Es por ello por lo que, se debe tener especial atención para hacer un verdadero ejercicio de optimización y valoración de los elementos.

Tardemos un poco más a la hora de pensar y elegir un buen producto que proteja tanto la integridad física de nuestros trabajadores como la integridad económica por una elección acertada.

Un accidente cuesta muchísimo más que el más caro de los EPI.

Empresas o entidades relacionadas

Hoffmann Iberia Quality Tools, S.L.

VÍDEOS DESTACADOS

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

FerroformaProfei, S.L. (Polusólidos)FITMAQ

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS