“En el sector aeronáutico nos medimos con los mejores”

Entrevista a Iñaki López Gandásegui, presidente de Hegan

Javier García29/09/2014

El sector aeronáutico es muy exigente en términos de competitividad, calidad, tecnología y seguridad, y cada año que pasa, más. Así, la lucha de las empresas de esta industria por mantenerse posicionadas en el mercado es constante. Y este precisamente es uno de los principales cometidos de la Asociación Clúster de Aeronáutica y Espacio del País Vasco (Hegan). Iñaki López Gandásegui, elegido recientemente presidente de la organización, nos habla de los objetivos de su mandato: “Pretendemos hacer de Hegan una organización centrada en las personas, orientada a resultados, con funcionamiento en red, con estructura ligera, económicamente más independiente y que todos sus miembros se sientan en casa”.

foto
Iñaki López Gandásegui, presidente de Hegan.

“Mi tarea es consolidar el trabajo realizado, seguir velando por el despliegue de la estrategia definida y animar al resto de los asociados a vencer los nuevos retos”

Acaba de asumir la presidencia de la Asociación Clúster de Aeronáutica y Espacio del País Vasco. ¿Cómo afronta el reto?

Con mucha ilusión y responsabilidad. Hemos visto nacer industrialmente a este sector y consolidarse en apenas quince años, gracias a la pasión y el entusiasmo de muchos agentes que se comprometieron a desarrollar un tejido aeronáutico y espacial prácticamente inexistente. Los datos del sector en los últimos veinte años reflejan el resultado de este esfuerzo acometido que aspiramos mantener para seguir logrando una elevada competitividad en los próximos años. Debemos seguir aplicándonos para aprovechar las oportunidades que ofrece un terreno de juego como el aeronáutico, que abarca el mundo entero y en el que nos medimos con los mejores de cualquier latitud.

¿Qué cree que le puede aportar a Hegan un hombre de su experiencia en el sector?

Espero dedicarle la misma pasión y esfuerzo que he puesto en este sector. Los máximos responsables de Aernnova, ITP y Sener, como empresas fundadoras de Hegan, asumimos su presidencia de manera rotatoria desde su fundación y permanecemos en la Junta Directiva con otras funciones. A la presidencia le corresponde un compromiso con la representación y defensa de los intereses del sector en todos los foros. Mi tarea es consolidar el trabajo realizado, seguir velando por el despliegue de la estrategia definida en nuestra reflexión 13-16 y animar al resto de los asociados a vencer esos nuevos retos que traen consigo los nuevos programas y competidores.

“Nuestro sector continúa creciendo, incluso en situaciones de crisis. Si nos centramos en las ventas de las empresas de Hegan, en 2013 se han superado por primera vez los 1.700 millones de euros en todos sus centros”

¿Cuáles van a ser sus primeras directrices y decisiones?

La filosofía de trabajo no variará sustancialmente. Una de las características con las que operamos en Hegan —y que ha funcionado tan bien desde sus orígenes— es que tanto la definición de las líneas de trabajo como las actuaciones se aplican con un alto grado de consenso entre los socios. La Junta Directiva y el Comité Ejecutivo en el que delega gobiernan de forma colegial y el gerente con otras 4 personas trabajan en equipo para poner en marcha las acciones que se van definiendo en los grupos de trabajo que son vivos y cambiantes.

foto

Deriva vertical del Airbus A350 XWB, desarrollada por Aciturri.

¿En qué cree que puede mejorar Hegan?

En nuestra última reflexión estratégica abordamos la pregunta de cómo debíamos ser y qué capacidades necesitábamos para llegar a ser lo que queríamos en 2016. En aquellas respuestas salía la idea de ser una organización centrada en las personas, orientada a resultados, con funcionamiento en red, con estructura ligera, económicamente más independiente y que todos sus miembros se sintieran ‘en casa’. Y así descubrimos nuestras áreas de mejora como organización.

¿Y qué puede hacer Hegan por el sector aeronáutico de Euskadi?

En nuestra reflexión estratégica hasta 2016 identificamos los retos del sector en los que pensábamos que Hegan podía aportar valor. El más importante es reforzar la cadena de valor. Esto supone mucho: cambios estructurales como posibles cooperaciones y alianzas, así como procesos de concentración e integración, mejora de las capacitaciones de empresas tanto en innovación tecnológica como no tecnológica, etc. Hegan puede actuar como catalizador del proceso para aumentar la velocidad de reacción, si bien implica movimientos estratégicos de nuestras empresas asociadas. También hemos identificado como otro importante reto de la aeronáutica vasca la mejora del posicionamiento con ciertos clientes.

¿Qué otros retos identificaron?

Los otros cuatro retos definidos que ayudan a la competitividad del sector de una manera más indirecta son la representación y comunicación, dar contexto para la toma de decisiones, generar, retener y atraer talento y la formación específica del sector. A todas estas actividades las impregnamos de la ‘salsa’ de la cooperación.

Las tendencias marcarán el devenir del sector

Para Iñaki López Gandásegui, presidente de Hegan, las grandes tendencias las marcarán, en primer lugar, la agenda estratégica de la innovación aeronáutica y su compromiso con la protección del medio ambiente y reducción del consumo de energía y la mejora de la seguridad. En segundo lugar, López Gandásegui destaca el crecimiento de la demanda del tráfico aéreo que se prevé en torno al 5% anual en línea con la evolución del PIB mundial a medio y largo plazo. “Esta evolución proporciona una enorme estabilidad al sector industrial, como ha quedado patente, también en España, donde en contraste con otros sectores industriales, el sector aeronáutico ha seguido creciendo y creando empleo en los años más duros de la crisis”, explica. Sin duda, el mercado ofrecerá oportunidades importantes por la renovación de flotas en el crecimiento de la aviación regional y business. Es un sector que tiene mercado, pero eso sólo —sostiene— no es garantía de éxito. Hay, sin embargo, en el mercado una tendencia hacia el low cost, con la consiguiente presión en márgenes y la exigencia de reducción de tiempos en producción y desarrollo de productos, nuevas localizaciones forzadas por los offset de los países compradores, que habrá que gestionar adecuadamente. “La competitividad del sector está en permanente estado de mejora y sólo quienes sepan adecuarse seguirán en el mercado”, afirma.

Háblenos de las empresas vascas del sector. ¿Son competitivas? ¿Qué pueden ofrecer?

El País Vasco cuenta con un sector altamente competitivo, donde tanto la inversión en I+D, como la calidad ha jugado un papel clave. Nuestro sector está diversificado y desempeña un papel modesto pero puntero en el conjunto del tejido industrial. De otra manera nuestras empresas no habrían tenido la capacidad de convertirse en proveedores de primer nivel de los constructores internacionales de aeronáutica o en suministradores de confianza para la mayoría de los modelos de aviones del mercado. Además, se trata de un contribuyente importante al PIB industrial de Euskadi.

¿Cuán importante?

Aporta cerca del 5% del total y absorbe una media de inversión en I+D sobre ventas superior a la media mundial, con un valor del 12%, el doble que en otros países europeos, lo que indica su alto posicionamiento en la cadena de suministro y su juventud. Destaca por el crecimiento estable de sus ventas y por su dinamismo en términos de crecimiento y empleo.

Y ello le convierte en un sector estratégico…

Sí, nuestras empresas tienen un largo recorrido en la mejora de la competitividad, profundizando en el dúo que forman la eficiencia industrial y la innovación tecnológica como claves para mejorar la posición de nuestros productos a escala internacional. Además, hay capacidad de mejora mediante el incremento de la productividad de todas las plantas con el desarrollo de actividades de mejora de procesos, de ahorro energético, desarrollo de nuevas técnicas de fabricación y transformación, así como de cambios organizativos y en las personas.

¿Qué situación vive el sector en nuestro país?

El sector aeronáutico continúa creciendo, incluso en situaciones de crisis. Si nos centramos en las ventas totales de las empresas de Hegan, durante 2013 se han superado por primera vez los 1.700 millones de euros en todos sus centros, lo que significa un crecimiento con respecto al año anterior de un 9%. Las cifras totales del Estado se mantienen también dentro de parámetros similares.

Háblenos de su presencia en el sector.

Nuestras empresas participan tanto en programas de grandes aeronaves, como el A380, el A350 XWB y otras familias de Airbus y algunos modelos de Boeing, entre ellos el B787 Dreamliner, así como los aviones regionales de Embraer o el nuevo CSeries de Bombardier, los de negocios, helicópteros y programas de defensa y salvamento. Esta diversificación proporciona una gran estabilidad al sector y ha permitido ampliar la cartera de clientes con fabricantes de aeronaves como los citados, a los que se suman Airbus Helicopters, Sikorsky, Agusta, Bell o empresas de motores como EPI, Eurojet, General Electric, MTRI o Rolls-Royce, por citar a algunos de los más importantes.

“El sector aeronáutico se ha distinguido siempre por establecer unos requisitos extraordinariamente exigentes a sus componentes”

foto
Instalaciones de Aernnova.

El perfil de los asociados de Hegan

Las empresas asociadas a Hegan abarcan buena parte de la cadena de valor del sector aeronáutico y de espacio, desde el diseño y la ingeniería, el suministro de material, la fabricación y montaje de componentes y grandes subsistemas, el suministro de productos y servicios avanzados, el ensayo, la certificación y el mantenimiento. Entre ellas hay cinco tier 1 —proveedores de primer nivel con capacidad de fabricar como socios a riesgo junto a los grandes fabricantes de aviones o motores—, así como medianas y pequeñas empresas y un entramado de entidades que dan soporte tecnológico y formativo. Este grupo de empresas se caracteriza por su elevado perfil tecnológico, el gran volumen de inversión dedicado a I+D+i y su fuerza exportadora y creadora de empleo.

¿Qué puede hacer hoy una empresa del sector para destacarse de sus competidores?

El sector aeronáutico se ha distinguido siempre por establecer unos requisitos extraordinariamente exigentes a sus componentes, tanto desde el punto de vista de diseño como de fabricación. Por eso, desarrollar tecnologías que permitan cumplir con estos objetivos y posicionarnos competitivamente frente al resto de empresas mundiales es vital teniendo en cuenta que este sector está totalmente globalizado. Desde sus inicios, el sector aeronáutico vasco se ha dotado de unas potentes ingenierías que hoy le permiten marcar diferencias con sus competidores internacionales.

¿Cuáles son los desafíos y amenazas de la aeronáutica en España?

En su momento, se habló del trasvase de capacidad productiva hacia otros países, entre ellos Asia Pacífico, como de una amenaza, pero estamos viendo que el proceso sigue un ritmo menor del que algunos anticiparon. Prevemos en cambio que continúe fuerte el ritmo de inversión en países de la zona dólar como México. Algunos de los principales desafíos que tiene la industria son la capacitación tecnológica y no tecnológica y el acceso a fuentes de financiación para aprovechar la oportunidad de participar en los nuevos programas.

¿Capacitación tecnológica y no tecnológica?

Otros Estados miembro de la UE —Reino Unido, Francia y Alemania— han puesto en marcha planes nacionales complementarios al H2020 de forma que sus compañías sean capaces de desarrollar las tecnologías que dominarán el sector para los nuevos desarrollos de aviones y motores a partir de 2020, aspecto que se está cuidando poco en España.

¿Qué más destacaría?

Otro reto lo suponen las necesidades financieras extraordinarias para el lanzamiento de los nuevos programas en los que las empresas invertimos y hasta varios años después no se obtienen los retornos de esa inversión. El segundo desafío sigue siendo la necesidad de acceso a nuevas fuentes de financiación para hacerse un hueco en los nuevos programas.

foto

Pórtico de ensayos del motor TP400, de Sener.

Sobre Hegan

La Asociación Clúster de Aeronáutica y Espacio del País Vasco (Hegan) es una asociación privada sin ánimo de lucro que agrupa al sector aeronáutico y espacial vasco, creada con el fin de potenciarlo, promoverlo y estimularlo. Su misión, como asociación clúster, es la de representar y dinamizar el sector, para facilitar su competitividad a corto, medio y largo plazo mediante la cooperación y la innovación entre empresas y otros agentes, dando respuestas en cooperación a los retos estratégicos del mismo.

Se constituyó en 1997 y actualmente está formada por 41 entidades: Aernnova, Grupo ITP y Sener, como miembros fundadores; las compañías y grupos empresariales Aciturri, Aeromec, Aerospace Engineering Group, Aibe, Alestis, Alfa Precision Casting, Altran, Aratz, Astorkia, Ayzar, Bost, Burdinberri, Burulan, Danobat, DMP, DYFA, EYHER, Electrohilo, Grupo TTT, Industrias Galindo, LTK Grupo, Matrici, Mesima, Metraltec, Nivac, Novalti, Nuter, Orbital Aerospace Systems, Sariki, Siegel, Sisteplant, Tecnasa, Tey, Tamoin y WEC; y las organizaciones tecnológicas CTA, IK4 y Tecnalia. En conjunto, estas organizaciones agrupan un empleo directo de 12.418 personas en la totalidad de las plantas del mundo donde se encuentran ubicadas, 50.000 empleos si sumamos a estos directos los generados de manera indirecta.

Empresas o entidades relacionadas

Hegan - Asociación Cluster de Aeronáutica y Espacio del País Vasco

Comentarios al artículo/noticia

Nuevo comentario

Atención

Los comentarios son la opinión de los usuarios y no la del portal. No se admiten comentarios insultantes, racistas o contrarios a las leyes vigentes. No se publicarán comentarios que no tengan relación con la noticia/artículo, o que no cumplan con las condiciones de uso.

VÍDEOS DESTACADOS

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

Fitmaq 2017 BilbaoPolusólidos 2017

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS