Hacienda favorece la actividad investigadora de las empresas

Iñigo Garmendia
igarmendia@norgestion.com • www.norgestion.com
15/03/2003
El impuesto sobre Sociedades ha incentivado tradicionalmente la realización de actividades de Investigación y desarrollo (I+D), y a partir de 2000 añade una nueva deducción para la innovación tecnológica, que da origen a la deducción "I+D+i". Este artículo es el primero de cuatro, en los que se tratará cada uno de estos tres conceptos por separado y además un cuarto con ejemplos, comenzando hoy por la primera "I" de investigación.
Ante la creciente necesidad de mejorar la competitividad de las empresas, el Impuesto sobre Sociedades se ha convertido en un instrumento fundamental a la hora de incentivar la mayor capacitación técnica necesaria para alcanzar dicha mejora.

La cuota a pagar en el Impuesto sobre Sociedades puede reducirse hasta en un 45% como consecuencia de los gastos e inversiones en los que incurre la empresa por estos conceptos.

¿Pero qué debemos entender por investigación? La ley la define como la indagación original y planificada que persiga descubrir nuevos conocimientos y una superior comprensión en el ámbito científico o tecnológico. Quedan excluidos, por lo tanto, de este concepto, los trabajos rutinarios para mejorar la calidad de los productos o procesos, o las modificaciones estéticas de productos ya existentes.

La deducción es independiente del resultado de la investigación o desarrollo, pero los gastos deben imputarse a proyectos concretos de manera individualizada. Cabe la posibilidad de solicitar a la Administración acuerdos previos de valoración sobre estos gastos.

El importe de la deducción se concreta en el 30% de los gastos efectuados por este concepto en el período. El exceso que este gasto represente respecto a la media de los efectuados en los dos años anteriores goza de una deducción de un 50% adicional. Existe además otra deducción acumulativa del 10% por los gastos por la contratación de investigadores cualificados y proyectos encargados a universidades, centros de innovación reconocidos, etc.

También cabe una deducción del 10% por las inversiones en elementos de inmovilizado material e inmaterial, excluidos los inmuebles y terrenos, cuando estén exclusivamente afectos a estas actividades.

Esta deducción se descuenta de la cuota a pagar en el IS, si bien existe un límite conjunto del 35%. No obstante lo anterior este límite se eleva al 45% cuando el importe de la deducción por I+D+i exceda del 10% de la cuota íntegra minorada.

Las cantidades no deducidas por insuficiencia de cuota podrán aplicarse en los 15 años inmediatos y sucesivos.

Regímenes Forales

La Comunidad Foral de Navarra tiene un único porcentaje de deducción del 40% además del 10% por la contratación de investigadores comentada; el límite conjunto es, en todo caso, del 35%. Las cantidades no deducidas por insuficiencia de cuota podrán aplicarse en los 10 años inmediatos y sucesivos.

En los tres territorios históricos del País Vasco la deducción es igual a la estatal salvo en la limitación conjunta que es en todo caso del 45%. Al igual que en territorio común las cantidades no deducidas por insuficiencia de cuota podrán aplicarse en los 15 años inmediatos y sucesivos.

VÍDEOS DESTACADOS

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

Fitmaq 2017 BilbaoPolusólidos 2017

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS