Asociación Nacional de Carreras de Automóviles de Serie (Nascar)

Visita al equipo Stewart-Haas Racing de la Nascar

Matt Bailey18/06/2013
HMS se fundó en 1984 y es uno de los equipos más laureados ya que tan solo en las Sprint Cup Series ya cuenta con diez campeonatos. Los aficionados a la Nascar seguramente sabrán que Haas Automation llegó a esta competición a través de HMS, en un principio como patrocinador y proveedor de máquinas herramienta CNC. En 2002, Gene Haas fundó su propio equipo, Haas CNC Racing, en colaboración con HMS.
Cuando un coche de carreras está parado, podemos admirar sus curvas y sus alerones, podemos maravillarnos de su ingeniosa mecánica y podemos pontificar cuanto queramos sobre su potencia, carga aerodinámica y belleza funcional. Por eso algunos modelos especialmente logrados cuelgan de las paredes de galerías de arte. Pero, evidentemente, un coche de carreras no tiene sentido a menos que vaya a más de 300 km/h. Lo irónico es que en ese momento, si estamos muy cerca del vehículo, apenas podemos verlo, cuando vuela sobre el asfalto. Los niños saben instintivamente que estar cerca de un coche de carreras en movimiento es importante, así que normalmente son ellos quienes quieren estar junto a la pista para poder sentir la onda de choque de ruido y energía de los coches al pasar.

El domingo 13 de octubre me encontraba en el Charlotte Motor Speedway para ver una carrera de la Sprint Cup, a falta de seis pruebas para el final de la temporada 2012, y dado que la temperatura exterior debía rondar los 50 grados, me sentí afortunado de disfrutar de una vista de pájaro del circuito desde el palco del equipo Stewart-Haas, varios pisos por encima de donde transcurría la acción.

La Asociación Nacional de Carreras de Automóviles de Serie (más conocida por sus siglas en inglés: Nascar) es la responsable de uno de los deportes de Estados Unidos con mayor éxito de espectadores. Perfectamente coreografiada para el público que ve la competición desde casa, una carrera de la Nascar Sprint Cup representa el súmmum de la emoción de este deporte, en el que se disputan treinta y seis pruebas en un período de diez meses. En cifras de telespectadores, su popularidad solo se ve superada por la Liga Nacional de Fútbol Americano.

foto
Taller de Haas CNC Racing.

Ver una carrera desde el palco del equipo Stewart-Haas es una experiencia algo surrealista. En la salida lanzada, los cuarenta y tres coches pasan prácticamente en silencio de un extremo al otro de la gran vidriera panorámica. Desde las alturas, resulta difícil para un ojo inexperto como el mío distinguir a alguno de los pilotos de Stewart-Haas mientras los coches van desfilando. Por suerte, al cabo de unos días, tuve la oportunidad de verlo todo mucho más de cerca con el equipo ya de vuelta a su sede de Kannapolis, unos 32 km al nordeste de Charlotte.

El fundador de Haas Automation, Gene Haas, y el triple campeón de la Sprint Cup, Tony Stewart, son los propietarios del equipo Stewart-Haas Racing (SHR). En la temporada 2012 el equipo presentó a tres pilotos: Tony Stewart, evidentemente, Ryan Newman y Danica Patrick.

La sede de SHR es un edificio largo y rectangular situado –como no podía ser de otra forma– en la calle Haas Way. La parte central del edificio es un espacio enorme lleno de automóviles de carreras en diversas fases de preparación. En lo alto de las paredes hay pintadas citas y aforismos de pensadores y líderes de la historia, con el objetivo de mantener la motivación y el ritmo de trabajo, como si eso fuera necesario. A la derecha del taller principal está la tienda de merchandising del equipo, y a la izquierda, detrás de un vidrio separador, se encuentra el taller de mecanizado del equipo, donde nos recibe un centro de mecanizado vertical VF-1 edición especial: el Tony Stewart. Como era de esperar, todas las máquinas herramienta CNC del taller son de la marca Haas. Según Brad Harris, jefe de taller, esto va sin duda en beneficio del equipo.

“Es natural que tengamos máquinas de Haas y no de otras marcas”, dice. “Pero antes de venir aquí he trabajado con otras y puedo decir, antes que nada, que las máquinas de Haas son versátiles y fiables, que es precisamente lo que necesitamos. El hecho de tener máquinas de una sola marca con un control único ayuda a programar el trabajo. Aquí somos solo cinco, y entre todos nos ocupamos de las doce máquinas. Creo que hablo por todos cuando digo que estamos orgullosos de ser un taller de Haas.”

foto
Mecánico de Haas CNC Racing en el taller del equipo.

El taller de Stewart-Haas cuenta con ocho centros de mecanizado vertical y cuatro centros de torneado. “Cuatro de los CMV son de cuatro y cinco ejes”, dice Harris, “lo que significa que podemos hacer casi todo lo que nuestros equipos de carreras necesiten con unos tiempos de amarre mínimos.

“Durante la temporada se realizan continuas modificaciones, a veces por cambios en la reglamentación de la Nascar y otras porque a un ingeniero o a un jefe de equipo se le ha ocurrido una idea para mejorar el rendimiento de los coches. Sea cual sea el motivo, siempre quieren la pieza al momento. Además, para cuando el cambio ha pasado por el departamento de ingeniería y ha llegado al taller de mecanizado, ya suele quedar poco tiempo. Así que cada trabajo es urgente.”

Las máquinas más grandes que hay en las instalaciones son dos VF-6TR con mesas rotativas basculantes. También hay una Mini Mill, un VF-2 y un centro de mecanizado de cinco ejes VF-4, equipado igualmente con una mesa basculante, una TR-210.

foto
Mecánico de Haas CNC Racing reparando piezas del coche.

Como todos los equipos de carreras, SHR es reacio a mostrar de cerca la mayoría de los componentes que fabrican, sobre todo cuando todavía quedan media docena de pruebas para terminar la competición. Una de las piezas más reconocibles, sin embargo, es el mango del cambio de marchas. Harris sostiene uno de ejemplo del coche n. º 39 de Ryan Newman. Es fuerte y ligero, y tiene contornos complejos, en parte por motivos ergonómicos y en parte decorativos. “Fue un proyecto divertido pero complicado, tanto para nosotros como para los ingenieros”, dice.

“Lo mecanizamos con el VF-4 de cinco ejes, lo que nos permitió crear la pieza en tan solo dos operaciones. Fabricamos unos veinte al año. Igual que la mayoría de las piezas del automóvil, se desgastan con los kilómetros y hay que sustituirlas. Incluso con piezas como ésta, que no está sometida a esfuerzos, preferimos no correr riesgos. No esperamos a que fallen.”

Otros de los componentes mecanizados con máquinas Haas en Kannapolis son los montantes de husillo frontales, que parten de piezas forjadas con los husillos premecanizados por el proveedor. A partir de aquí, SHR fresa el resto de características, que son muchas, y luego se sueldan varias piezas a los montantes.

foto
Taller de Haas CNC Racing, fabricando las piezas necesarias.

“Tras su fabricación, nos llegan de nuevo los conjuntos y nosotros terminamos todo el mecanizado en un solo amarre, lo que significa que no sacrificamos ni precisión ni calidad”, dice Harris. “La precisión es lo más complicado, debido a las tolerancias mínimas y a la forma un tanto extraña. Montamos la pieza en la boquilla del husillo de la mesa basculante del VF-6TR. La giramos y mecanizamos todas las características en un solo amarre, lo que nos ahorra mucho tiempo y nos permite obtener componentes de una calidad excelente. Una de las ventajas que aportan las máquinas de Haas es que son muy cómodas de utilizar y los tiempos de inactividad apenas existen. Además, la tienda HFO local nos ayuda muchísimo.”

La Nascar tiene sus orígenes en la época de la 'Ley Seca', cuando los contrabandistas distribuían alcohol ilegal por la región de Appalachia, en la parte este y sur de EE UU, utilizando la combinación de coche y conductor más rápida que pudieran encontrar. Así pues, la Nascar nació del ingenio de la gente: un modo de burlar las restricciones impuestas por el gobierno sobre la producción y el consumo de alcohol. Los contrabandistas utilizaban la innovación técnica para hacer que sus coches fueran más rápidos y maniobrables. Cuando finalmente se abolió la prohibición, los innovadores se lo estaban pasando demasiado bien como para dejarlo así como así. Lo que empezó a desarrollarse entonces fue un deporte que acabaría generando miles de millones de dólares de ingresos cada año y creando una riqueza aún mayor en las decenas de miles de personas y negocios de su alrededor. Tal y como Friedman y Mandelbaum señalan en su libro, a lo largo de la historia el gobierno ha tenido a menudo un papel decisivo a la hora de fomentar nuevas oleadas de innovaciones –de un modo voluntario o no– y luego se ha quitado de en medio.

La segunda parada de mi corta visita a la tierra de la Nascar fue Hendrick Motorsports (HMS), a unos 8 km al sur de Stewart-Haas Racing, en Concord, y a un tiro de piedra del Charlotte Motor Speedway.

foto
Primer plano de una pieza contruida en el taller Haas CNC Racing.

HMS se fundó en 1984 y es uno de los equipos más laureados, ya que tan solo en las Sprint Cup Series ya cuenta con diez campeonatos. Los aficionados a la Nascar seguramente sabrán que Haas Automation llegó a esta competición a través de HMS, en un principio como patrocinador y proveedor de máquinas herramienta CNC. En 2002, Gene Haas fundó su propio equipo, Haas CNC Racing, en colaboración con HMS. El ahora coche número 39 de SHR era, de hecho, el número 60 de Haas CNC Racing, con el que Haas participó por primera vez en la máxima categoría de la Nascar.

Con la aparición de SHR en 2002, la colaboración entre los dos equipos evolucionó y, hasta la fecha, SHR utiliza motores y chasis de HMS, y el taller de mecanizado que HMS tiene en sus instalaciones de más de cuarenta hectáreas es casi por completo de Haas.

HMS construye más de 550 motores al año, muchos de ellos alquilados en leasing a otros equipos de la Nascar. Las distintas piezas del motor y el chasis se fabrican en diversas máquinas herramientas CNC de Haas, como centros de mecanizado vertical VF-2 y VF-6, centros de mecanizado horizontal ES-5 y centros de torneado TL-25 con eje C, sub-husillos y herramientas motorizadas.

“Tenemos cuatro máquinas ES-5 de Haas en las instalaciones para mecanizar culatas y colectores de admisión”, explica Larry Zentmeyer, responsable del taller mecánico. “También las utilizamos para adaptar asientos de escape y para actualizar viejos diseños con diseños nuevos.” Todas las máquinas ES-5 de la empresa están equipadas con una mesa rotativa HRT210 de Haas y un contrapunto para las piezas largas.

Además de a SHR, Hendrick Motorsports suministra motores y piezas a muchos otros equipos, como Earnhardt Ganassi, Phoenix Racing, JRM o Turner Motorsports.

foto
Puesta a punto del coche de la competición.

El mecanizado de las culatas de HMS se realiza con los centros de mecanizado horizontal ES-5 de Haas. Estas piezas complejas parten de bases de fundición semiacabadas suministradas por Chevrolet.

“Se deja suficiente material para que nosotros podamos añadir los componentes del tren de válvulas y del soporte del balancín”, cuenta Zentmeyer. “También nos queda mucho material para conectar los escapes y las admisiones, y también hay que mecanizar un poco en la cámara. La verdad es que apenas hay superficies de esta base de fundición que no mecanicemos de alguna u otra manera. Los operarios como Mark Thomas tienen sistemas Siemens NX junto a las máquinas en los que preparan los programas.”

“Todos los meses mecanizamos unos doce conjuntos, es decir, veinticuatro cabezales”, dice Zentmeyer, “lo que significa que las máquinas siempre están ocupadas, pero no tanto como para que necesitemos varios palets o cambiadores de palets. La verdad es que los ES-5 van muy bien.”

foto
Primer plano de la parte delantera del coche.

El taller mecánico de HMS también fabrica los pistones a la medida de cada bloque de cilindros. “Utilizamos una de las máquinas VF-2 para hacer el trabajo de mecanizado final en las cabezas de pistón”, dice Zentmeyer. “Así podemos obtener exactamente las tolerancias y los ajustes que queremos. De media, mecanizamos unos veinte conjuntos de pistones a la semana.”

Además de culatas y pistones, Hendrick Motorsports fabrica y suministra piezas y componentes de gran volumen como cajas de alternadores a proveedores de renombre como Bosch. “Muchas de las piezas de los vehículos normales son fundidas. Nosotros mecanizamos las mismas piezas a partir de bloques macizos, de modo que son más fuertes y duran más. Si utilizáramos piezas fundidas en los coches de carreras, no durarían más de una o dos vueltas debido a las temperaturas y la vibración.”

foto
Centro Haas CNC Racing.

Tras las primeras vueltas de la carrera de Charlotte, me puse el abrigo y baje en el ascensor hasta donde el estadio toca el extremo superior del peralte. El aire era frío y estaba cargado de emoción. Los niños estaban lo más cerca posible de la tierra de nadie que hay entre las gradas y la valla alambrada de seguridad (donde yo estaría si tuviera doce años), abrigados con plumones y protectores en las orejas, acompañados por sus sufridos padres.

Sólo cuando estás aquí abajo, puedes apreciar realmente la velocidad de un automóvil de serie y el valor de los pilotos cuando toman las curvas y pelean por adelantarse a escasos centímetros de distancia.

El libro de Friedman Mandelbaum lleva por subtítulo 'What went wrong with America – and how it can come back'. Los autores explican cómo el marco legal del país permitió triunfar a quienes estaban preparados para innovar y asumir riesgos y, en última instancia, construir la mayor economía del mundo. También enumeran los grandes desafíos que debe afrontar EE UU para mantener su posición en la economía global y dan recomendaciones para mitigarlos.

En estos tiempos de tanta concienciación medioambiental, las carreras de coches a veces no gozan de muy buena prensa, pero tanto educadores como empresarios todavía reconocen su enorme potencial para inspirar a las futuras generaciones. Esos niños, fascinados por el ruido, el color y el espectáculo de las carreras de la Nascar en Charlotte y en muchas otras partes del país, puede que no acaben siendo el nuevo Tony Stewart (o ni siquiera su jefe de equipo), pero puede que al menos crezcan sabiendo apreciar de forma instintiva la importancia del riesgo y el papel que desempeña en la empresa privada. Si aplican ese instinto en su vida laboral –si se sienten lo suficientemente cómodos con la idea de riesgo como para emprender sus propios negocios, registrar patentes o invertir los ahorros de su vida para comprar bienes de producción–, Estados Unidos encontrará de nuevo el camino. No querrán quedarse parados admirando lo que han hecho las generaciones pasadas. Desearán experimentar la economía a todo gas y derrapando, mientras luchan por un puesto en el podio de los triunfadores.

foto
Preparación y puesta a punto de las piezas necesarias para el coche.

Empresas o entidades relacionadas

Haas Automation Europe

VÍDEOS DESTACADOS

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

Polusólidos 2017Fitmaq 2017 Bilbao

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS