Posicionamos su web SEO / SEM

Entrevista a: Carlos Pujana, Director Gerente de Izar y miembro de la Junta de AMT

Ibon Linazisoro01/04/2005

"Lo que está pasando con el precio de las materias primas es un auténtico disparate"

Carlos Pujana expresa en esta entrevista la preocupación del sector por el incremento desorbitado de los precios de las materias primas, aceros básicos y aleaciones, que está retrasando la salida de una situación de debilidad que el sector que agrupa AMT (Asociación Española de Exportadores de Accesorios, Componentes y Herramientas de Corte para Máquinas-Herramienta) arrastra desde 2002.
foto

Tras unos años como miembro de la junta de AMT, ¿qué imagen cree que transmite esta asociación?

AMT es una asociación muy práctica que nos aporta mucho a los que estamos integrados en ella, especialmente a las exportadoras, que le vemos mucha utilidad. En la medida en que te implicas, que formas parte de misiones comerciales u otras actividades, le puedes sacar mucho partido. En 2004 AMT participó en seis ferias y realizó 8 misiones comerciales directas. Para 2005 está previsto acudir a las ferias más importantes, como EMO, feria de Hannover, Feimafe (Sao Paulo) y Tecma (México) y realizar misiones comerciales a India, República Checa, México, Taiwan, China, Hungría y Eslovenia, Brasil y Chile, Corea, Polonia, Canadá y EE UU y Japón.

¿Cómo se han comportado los sectores que agrupa AMT en los últimos tiempos?

Desde el año 2001, un año importante en el que las empresas asociadas facturaron casi 242 millones de euros, hay una clara tendencia a la baja, con un 2003 en el que se llegó a 226 millones y un 2004 que, con los datos recién cerrados nos sitúa en 232 millones de euros, claramente por encima de 2002 y 2003, aunque todavía por debajo de 2001. Desde el punto de vista de las exportaciones, la situación es similar. Un buen año 2001, con 92 millones de euros exportados, dio paso a una etapa más débil, con un 2004 en que se han exportado 85 millones de euros. Con algunas variaciones, esto es también aplicable al número de empleados, contando las empresas asociadas con un total de 2.302 empleados en 2004. Esta tendencia a la baja de los últimos años, acompaña a la debilidad del sector de la máquina herramienta, que parece comienza a cambiar su ciclo.

Nuestra asociación tiene dos vertientes: los accesorios y componentes directamente relacionados con la máquina-herramienta, y la herramienta de corte, también relacionada con la situación macroeconómica, pero dependiente de otros ciclos en tanto que producto consumible. De hecho sus vaivenes no son tan fuertes como los de la máquina-herramienta. Por ejemplo, en 2002 la herramienta de corte mantuvo todavía una tendencia positiva.

¿Qué tipo de empresas componen AMT?

21 miembros de AMT son fabricantes de accesorios para máquinas-herramienta, 22 fabricantes de componentes, 15 fabricantes de herramientas de corte, 3 de equipos auxiliares y 1 de abrasivos. La mayoría de ellas se encuentran en la Comunidad del País Vasco, donde se localizan 41 empresas, pero también contamos con nueve empresas Barcelona, dos de Navarra, dos de Madrid y una de Aragón. Esto responde a la realidad del sector, con una gran concentración en el País Vasco.

Precisamente una de las intenciones de AMT, con una clara vocación de agrupar a empresas de todo el territorio español, es expandirse y crecer a otros sectores cuyas actividades tengan un sentido en esta asociación. También, con sus nuevas instalaciones, AMT quiere dar más servicios e incidir más en la formación, especialmente en aquellas cuestiones con una oferta escasa en el mercado. Como ejemplo, recientemente hemos impartido un curso de contratación internacional.

Una de las intenciones de AMT, con una clara vocación de agrupar a empresas de todo el territorio español, es expandirse y crecer a otros sectores

¿Qué es a su juicio lo más destacado que ha ocurrido en el sector en los últimos años?

En mi opinión, claramente, el incremento del precio de las materias primas. Como decíamos antes, todavía no vemos que vaya a llegar el momento de la recuperación, en buena parte porque nos vemos inmersos en un entorno difícil en el que las subidas de los precios de las materias primas y de la energía son absolutamente disparatados. Son dos temas que nos preocupan mucho y ni siquiera sé si el mercado es consciente de ello. Pertenecemos a un sector muy atomizado, de difícil coordinación, lo cual dificulta la competitividad en los mercados internacionales. Lo que está pasando con las materias primas es un auténtico disparate. Al menos en lo que yo conozco más de cerca, que son los aceros especiales y los recargos por aleación que hay en los aceros especiales, los precios se han incrementado más de un 100 por ciento en los últimos dos años.

¿Podría explicarlo más detalladamente?

Sí, esta situación varía en función de los diferentes tipos de aceros. Los menos aleados padecen también esta situación, pero en menor medida. Pero en los aceros especiales, que son los que se utilizan en el sector de la herramienta de corte, el precio total se compone del precio base del acero y del recargo por aleación. A principios de los 90 los proveedores de estos materiales comenzaron a ofrecer unos precios que dependían de los dos conceptos mencionados. Así, en cada tipo de acero hay un recargo en función del tipo de aleación que integre ese acero. Por poner un ejemplo, en enero de 2003 había un recargo de 0,26 euros por Kg sobre el precio base del acero M-2. Esto tenía una validez trimestral y la tendencia era más o menos estable. Hoy, en marzo de 2005 y siguiendo con el mismo ejemplo, el recargo es del 3,80 por Kg, con unos incrementos espectaculares desde abril de 2004. Esto representa más del 100 por ciento del coste total que tiene la materia prima para un fabricante de herramientas. Otro agravante que aporta más inestabilidad es que estos precios variaban trimestralmente. Pero viendo estas fluctuaciones, los proveedores han cambiado las normas del juego y las variaciones son ahora mensuales, de tal forma que cada mes cambian los precios y la incertidumbre es absoluta.

Hemos llegado a un punto en que el recargo por aleación supone más que el precio base... una locura.

El precio de base del acero también ha subido, pero en cantidades más razonables y cada cliente negocia con su proveedor los precios e incrementos, en la medida de lo posible. Esto, claro está, no afecta sólo a los fabricantes de herramientas sino también a los de componentes.

¿Cómo se traslada esto al mercado?

Con mucha dificultad. Ya lo hicimos en el pasado, pero creo que este año lo tendremos que volver a hacer. Estamos todos en el mismo barco y éste es precisamente otro de los papeles de la asociación, entender la problemática que tenemos y ver la forma de transmitir al mercado que, a pesar de que históricamente es un sector en el que rara vez hemos subido los precios, estamos ante una situación totalmente atípica que nos obligará a repercutir los precios si no queremos despedirnos de la viabilidad de nuestras empresas.

¿No hay alternativas en la búsqueda de nuevos proveedores?

No, es muy complicado, porque es prácticamente un oligopolio y porque los factores que están elevando los precios son muy diversos, aunque algunos sólo citen los enormes consumos actuales de acero por parte de China. Primero, que el sector de los aceros se ha ido racionalizando y muchas empresas públicas han pasado a ser privadas con la consecuente búsqueda de la rentabilidad. También, es cierto, está el factor del gran consumo de China de aceros y aleaciones, muy importante. En tercer lugar, las aleaciones están en manos de muy pocos países y muy pocas empresas lo cual les permite controlar el precio.

Son estos tres factores los que me hacen pensar que debemos acostumbrarnos a trabajar en un entrono de materias primas caras, al menos en el medio plazo.

También citaba el coste de la energía ¿En qué medida afecta al sector?

Es otro de los temas que nos preocupan, aunque el despropósito no llega a lo comentado sobre los recargos por aleación en los aceros. Los precios que hemos mencionado antes eran en euros. Pero en el tema de la energía, dependiente en buena parte del precio del petróleo, el barril ha subido mucho en su cotización en dólares, pero la apreciación del euro está enmascarando un poco el impacto. De todas formas, tanto el precio de la energía como el de las materias primas, van a tener una influencia relevante sobre la economía y retrasarán la recuperación.

¿Podrán las empresas del sector que agrupa AMT con esta situación?

Sí, sí, sin duda. Tenemos empresas muy ordenadas y muy ajustadas, con una organización empresarial muy avanzada que pueden aguantar esta situación. La recuperación que preveíamos en 2004, ha llegado, aunque de forma más tímida de lo previsto. Esta recuperación continuará, pero los elevados precios de las materias primas podrían ponerla en peligro.
Se están dando cambios importantes en los materiales con los que se fabrican las herramientas. Es una tendencia que va a seguir creciendo porque la demanda de los clientes en cuanto a productividad aumenta

Cambiemos de tercio. ¿Cuáles son los principales mercados de exportación para las empresas de AMT?

Sin duda alguna Europa es nuestro principal mercado, con países destacados como Alemania (17% de las exportaciones), Francia (16%), Italia (14%), Estados Unidos (5%) y luego Suiza (4%), Reino Unido, Holanda y Portugal. La atonía alemana, la locomotora económica europea, también se está reflejando en las dificultades del sector.

¿La estructura del sector agrupado en AMT, muy atomizado, qué problemas ocasiona?

Es cierto que el sector está compuesto por empresas pequeñas y es aquí donde, de nuevo, AMT puede aportar mucho: acciones conjuntas, acciones comerciales, exposiciones conjuntas en ferias... Actividades que a las empresas pequeñas les suponen una dificultad para realizar de forma individual. Pero este pequeño tamaño también nos da más flexibilidad y una mayor cercanía a los clientes. Somos empresas muy eficientes.

La competencia del Lejano Oriente es un tema obligado. ¿Afecta también a los productos de alta calidad?

Por supuesto que nos afecta, sin embargo, los productos que llegan del Lejano Oriente todavía van orientados mayoritariamente al sector consumo de baja calidad, para ese segmento de mercado, que en nuestro caso, requiere una broca esporádicamente. En el ámbito profesional la cosa cambia y no vemos una competencia muy preocupante todavía de productos asiáticos. Y no olvidemos que el servicio y la flexibilidad son fundamentales. Será un factor diferenciador durante muchos años y en este tema los países asiáticos lo tienen complicado.

También hay que decir con respecto a Asia, que si bien es cierto que están abordando Europa con especial dinamismo, el crecimiento de la economía china también es una oportunidad para nosotros. De hecho somos cada vez más los miembros de AMT que vendemos nuestros productos en China.

Claro que en este sentido competimos, no lo olvidemos, con los europeos. Tenemos que ser tan buenos como los mejores en cuanto a rendimientos, innovación, diseños y calidad, y a la vez poder competir por esa presión que nos viene por abajo. Y, sin ninguna duda, todavía tenemos que luchar en todos los mercados exteriores con una imagen de la industria española que probablemente no se corresponde con el nivel que tenemos. Es un mensaje que nos cuesta transmitir.

Para el tipo de empresas que somos, de reducido tamaño, tenemos un índice de exportaciones muy elevado

Todos quieren fabricar más rápido, con mayor productividad... Las herramientas, componentes etc. ¿están preparados?

Sí, creo que en esto somos punteros. Si visitas las empresas que componen AMT puedes ver el alto nivel de nuestras empresas. Un ejemplo es el nuestro, en Izar, donde estamos muy avanzados con el diseño de una nueva planta, pero también el de otros, que o bien están en el mismo proceso o ya han creado nuevas instalaciones productivas. Creo que la asociación ha hecho un trabajo importante también, incluso con sus nuevas instalaciones, donde estamos preparados para responder mejor a nuestros planes de expansión.

¿Tiene el fabricante español alguna particularidad?

Creo que somos empresas muy dinámicas y muy activas, presentes en todo el mundo, lo cual contrasta, por ejemplo, con empresas como las francesas, muy retraídas. Para el tipo de empresas que somos, de reducido tamaño, tenemos un índice de exportaciones muy elevado. Los clientes nos perciben como empresas flexibles, dinámicas y modernas, adaptadas a los mercados. Nos ajustamos fácilmente a los clientes y ellos nos ven como empresas ágiles. Contactar con nosotros es facilísimo, no así con empresas de otros países.

Desde un punto de vista más técnico, ¿hacia dónde apunta el futuro más inmediato?

Creo que se están dando cambios importantes en los materiales con los que se fabrican las herramientas, por ejemplo. De los aceros rápidos se pasó al metal duro y ahora a los materiales policristalinos... Es una tendencia que va a seguir creciendo porque la demanda de los clientes en cuanto a productividad aumenta. Otro tema en auge es el campo de la producción ecológica, que exige herramientas con geometrías preparadas para poder trabajar en seco, sin taladrinas y sin aceites.

También es de mencionar, que la deslocalización y todas las tendencias ya apuntadas antes en los mercados internacionales, nos están llevando a quedarnos con los clientes más especiales, que mayor servicio requieren, lo cual para nosotros es un reto importante que nos obliga a estar al tanto de lo último en tecnologías, materiales y geometrías.

Vea también...

Empresas o entidades relacionadas

Izar Cutting Tools, S.A.L.

VÍDEOS DESTACADOS

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

Fitmaq 2017 BilbaoPolusólidos 2017

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS