Posicionamos su web SEO / SEM
Un centro de mecanizado y un torno de Mazak-Intermaher ayudarán a esta empresa en su despegue hacia el sector aeronáutico

Microlan quiere volar con los pies en el suelo

Ibon Linazisoro01/06/2005
Industrias Mecánicas Microlan nace de la experiencia acumulada por Javier Etxeberria, su actual responsable, en una empresa en la que se dedicaban al mecanizado tanto de pieza única como de pequeña y mediana serie, fabricación de utillaje... Durante años fue llenando su zurrón de conocimientos en el ámbito de la mecánica de precisión hasta que, hace aproximadamente un año optó por fundar una nueva empresa basada en una línea de fabricación muy concreta en la que, está convencido, puede hacerse un hueco: la pequeña y mediana serie y el mecanizado con cuarto y quinto eje.
foto
Algunas piezas listas para entregar al cliente.
A veces el espíritu innovador, el empuje y la tozudez se alían con el conocimiento para sacar a delante una empresa. Microlan, una empresa de tan sólo un año es un buen ejemplo de esto. Un lugar donde la precisión de las piezas transcurre en paralelo con la precisión de los objetivos de su “alma mater”, Javier Etxeberria. “No me conformo con lo justo”, dice, y así lo demostró a la hora de adquirir su primer centro de mecanizado. Eligió a Mazak y su representante en España Intermaher dejando bien a las claras su intención de responder con hechos a la idea de prepararse para un mercado difícil: la pequeña y mediana serie y el mecanizado con cuarto y quinto eje.

Con este objetivo en el punto de mira inició el camino de “la fabricación de piezas que no puede hacer cualquiera”. En control numérico, el torneado, fresado en centro vertical y horizontal es lo común. Con el fin de salirse de este guión se fijó en la máquina de cinco ejes. “Nada más ponerme a mirar el tipo de máquinas adecuadas para mis objetivos, las piezas complejas, fui a Intermaher porque mi referencia de ellos era muy buena, a pesar de que yo había sido usuario durante mucho tiempo de otra marca. La línea de Mazak me daba mucha confianza y también el precio se ajustaba a lo que yo quería. Tuve la suerte de acudir a las instalaciones de Intermaher poco antes de la feria BIEMH, lo que significó que tenían toda la gama de máquina expuesta y que la pude conocer en una sola mañana. Mi idea inicial era la Integrex, una máquina de torneado-fresado integrada. Debatí el tema con los especialistas de Intermaher, que comprendieron mi interés por hacer piezas en cinco ejes en continuo o por hacer muchas operaciones en un solo amarre”.

Vistas sus intenciones, la labor de asesoramiento de los especialistas de este suministrador fue importante, hasta el punto de que recondujeron la idea inicial para hacerle ver a este cliente que un Variaxis 630, una máquina cuyo concepto es muy versátil, se ajustaba más a sus necesidades. “Efectivamente, me permite hacer trabajos de cinco ejes en continuo, de tres ejes, de cuatro ejes, utilizar la mesa como divisor, con un amarre trabajar en diversos ángulos... En fin, me gustó y la estuve viendo trabajar. Además vi los tornos, que también me convencieron. Todo esto ocurría en abril de 2004 y en mayo, sin todavía haber terminado el taller de producción, ya tenía encargos de clientes. En la feria de Bilbao, hice la compra de las dos máquinas, el centro y el torno, y a la semana ya las tenía en la fábrica”.

La instalación de las máquinas, la contratación de operarios y su formación dieron paso al verano y, ya a partir de octubre de 2004, Industrias Mecánicas Microlan entró en funcionamiento con siete personas. Como es lógico en una empresa que se encuentra en sus comienzos, al principio realizó todo tipo de trabajos, pero el convencimiento del tipo de pieza hacia el que tenía que avanzar estaba bien afianzado en la mente de Javier Etxeberria. “He descartado los trabajos de pieza única, porque no se ajustan a nuestras capacidades, y he confirmado que quiero ir a la pequeña y mediana serie”. Sabe a dónde quiere llegar y cuál es el camino.

Ahora mismo sus trabajos están muy diversificados. Trabaja para Simes Semco que se dedica a sistemas de fijación, Meler, fabricación de equipos de inyección de cola, Master Automatismos, VW Navarra y Miasa ( sector del automóvil), Centralair (aire comprimido) o MTorres (aeronáutico).

Esta diversificación actual se irá reduciendo. “Quiero apostar por la aeronáutica porque creo que con la entrada de los países del Este, los trabajos sencillos pueden acabar allí. Pretendo especializarme en trabajos más complejos. Creo además que el sector aeronáutico es muy interesante ahora mismo. Está en crecimiento en el Estado y en el País Vasco, aunque soy consciente de que es un sector muy exigente. Pero sabiendo hacer las cosas y con los objetivos claros se puede ser competitivo y dar un buen servicio”.

En empresas como Cesa (Madrid), Grupo Aciturri, Gamesa, ITP o Tada (Sevilla), con las que ya ha contactado o tiene pensado hacerlo en breve, hay que presentarse con buenos medios. “Por eso tuve claro desde el principio que necesitaba máquinas de primer orden, así como un buen cuarto de medición, donde por cierto voy a instalar en breve una máquina de medir por coordenadas. Un buen sistema de CAM, con el que ya cuento, también es fundamental”.

Es un sector con piezas muy complejas y tolerancias muy estrechas, con caras inclinadas, caras planas, posicionamientos... La programación, sin duda, también preocupaba a Etxeberria. “La programación de Mazak es muy sencilla. Además, en el caso del Variaxis, por ejemplo, una vez recogido el origen pieza, aunque gires el cuarto y quinto eje, el control no pierde el origen, que continúa en memoria. Sólo en el caso de los cinco ejes en continuo la programación se hace necesaria desde un CAM periférico. Pero si no es así, se puede programar a pie de máquina con mucha facilidad y sin dejar de trabajar. Otra ventaja de Mazatrol es que cuando programas en conversacional realmente ejecutas el programa en conversacional, no tienes que transferizar a un lenguaje ISO, cosa que en otros controles sí ocurre. En el Mazatrol todo es directo, algo que he valorado mucho”.

foto
Con el centro de mecanizado de Mazak, Microlan puede ofrecer piezas muy complejas y tolerancias muy estrechas.

Piezas especiales

La pieza que busca Microlan, en torneado, es pieza de precisión de acero, aluminio e incluso titanio y materiales típicos de la aeronáutica.

El torno CNC Mazak QTN tiene torretas motorizadas en el eje C, lo cual permite hacer operaciones de fresado de poco volumen, sin quitar la pieza del plato. Es decir, no llega a hacer lo que hace un Integrex en fresado, pero sí permite evitar tener que pasar las piezas a un centro de mecanizado y sacarlas terminadas del torno en muchos casos.

“En pieza de centro de mecanizado, puedo responder bien a piezas de centro vertical con cuarto eje o sin él y piezas estructurales de hasta 600 x 600 mm. No quiero entrar en el sector del molde o el troquel porque se sale de la experiencia que yo tengo”.

La inversión en maquinaria la da el responsable de Microlan por descontado. “El sector aeronáutico es exigente en cuanto a medidas, tolerancias, pero también en cuanto a producto. Requiere un servicio completo. Por eso ampliaré el abanico de máquinas, un poco en función de lo que demande el cliente. Es seguro que tendré una máquina con el torneado y fresado integrado. Quiero llegar a una empresa pequeña de 15 a 18 personas que pueda controlar yo. De todas formas, las inversiones futuras dependerán del mercado.

El mensaje optimista continúa. “Me hace ilusión formar parte de este paso cualitativo y cuantitativo que se está dando en el sector aeronáutico en España. Es un reto personal formar parte de este proyecto que va a más, aunque soy consciente de que, por el momento, no formo parte de la familia de las empresas que trabajan para ese sector. Pero formaré, no tengo ninguna duda de ello”.

Vea también...

Empresas o entidades relacionadas

Gamesa
Intermaher, S.A.

VÍDEOS DESTACADOS

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

Fitmaq 2017 BilbaoPolusólidos 2017

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS