A lo largo de su vida profesional, Mohr ha trabajado en varios campos de la ciencia con la sostenibilidad como hilo conductor

Robótica que salva vidas

Redacción Interempresas

10/07/2013

La cirugía asistida por ordenador está ganando terreno en todo el mundo, mejorando la atención y la recuperación de los pacientes. Y permite a los hospitales controlar mejor los costes

Los robots serían cirujanos ideales, afirma Catherine Mohr, médica e investigadora. Nunca se cansan y trabajan, siempre, con la máxima precisión. Pero al mando de un robot quirúrgico siempre hay un humano, sentado frente a una consola, para guiar los múltiples brazos y herramientas de la máquina.

“El robot amplía y potencia el trabajo del cirujano”, explica la experta. “Transmite la habilidad del cirujano a la vez que elimina cualquier temblor y permite movimientos muy precisos a una escala muy pequeña. El cirujano conserva su destreza e intuitividad de movimiento, incluso cuando trabaja a través de incisiones muy pequeñas. Cuesta imaginar un procedimiento hecho a mano que no fuese posible mejorar con más información, destreza, visión y navegación”.

Mohr sabe probablemente más que la mayoría de los cirujanos sobre el uso de robots en el quirófano. Desde 2006, es directora de Investigación Médica de Intuitive Surgical, la empresa californiana que produce los robots da Vinci. Fueron considerados una curiosidad, cuando se lanzaron en 1999, pero hoy hay unos 2.400 robots trabajando en quirófanos de todo el mundo. La mayoría están en los Estados Unidos pero su presencia crece rápidamente en Europa, América Latina y Asia.

El auge de los robots quirúrgicos se debe a varios factores, dice Mohr: “Es mejor para el paciente si la cirugía puede ser mínimamente invasiva, evitando las incisiones grandes que permiten al cirujano introducir sus manos. Reduce el riesgo de complicaciones y la necesidad de transfusiones. En muchos casos, no es necesario ingresar al paciente en una unidad de cuidados intensivos y puede volver a casa al cabo de unos días”.

foto
“Cuesta imaginar un procedimiento hecho a mano que no fuese posible mejorar con más información, destreza, visión y navegación”.

Por eso, con un asistente robótico, los hospitales y los sistemas sanitarios pueden controlar los costes derivados de la cirugía y el cirujano puede realizar varias operaciones físicamente exigentes sin cansarse. Mohr destaca un estudio, realizado en Suecia, en el que la cirugía mínimamente invasiva acortaba la baja laboral de siete a dos semanas.

Aún queda mucho trabajo de desarrollo e innovación por hacer. La especialista considera que la cirugía asistida por ordenador está tan sólo en su primera fase. “En la segunda, se integrarán nuevos conocimientos y datos clínicos en la plataforma robótica para apoyar la toma de decisiones clínicas”, dice. “Los ojos del cirujano están limitados al espectro visible. Pero con el uso de cámaras, podemos superponer una visión tridimensional y utilizar colorantes infrarrojos cercanos y fluorescentes para ver nervios, vasos sanguíneos y tumores dentro del cuerpo”.

La cirugía robótica gana terreno, y se usa para intervenciones ortopédicas, prostáticas e histerectomías hasta procedimientos más complejos como intervenciones para el cáncer de pulmón o incluso la resección del páncreas, el llamado procedimiento de Whipple. “Es una operación muy invasiva, solo practicada por cirujanos expertos”, dice Mohr. “Aunque de momento solo están disponibles en unos pocos centros, se ha empezado a realizar este procedimiento con robots da Vinci”. Para la extirpación de la próstata, continúa, los robots se han convertido en una herramienta estándar.

A lo largo de su vida profesional, Mohr ha trabajado en varios campos de la ciencia pero con la sostenibilidad como hilo conductor. Después de estudiar robótica como curso posgrado y trabajar en automóviles y aviones innovadores –y con pilas de combustible que garantizan meses de autonomía– se matriculó en la facultad de medicina para estudiar cirugía, creando puentes entre estos nuevos conocimientos y su trabajo anterior en robótica. Esta neozelandesa, en sus contactos con colegas y estudiantes, destaca la necesidad de fomentar un mayor interés por la ciencia. Esto ha culminado en dos ponencias en las renombradas conferencias TED.

Mohr se propone llevar tecnologías sostenibles a todos los ámbitos de la vida. Ella y su marido han dedicado años a diseñar y poner a punto su casa en el Silicon Valley y escriben regularmente en un blog sobre “tecnología verde”. Una aplicación en su smartphone le permite consultar el consumo actual de agua y luz de la casa.

Este énfasis en la sostenibilidad es la razón porqué Mohr no cree que los sistemas robóticos resulten un precedente de la telecirugía en toda la línea. “Creo que es una idea equivocada”, dice. “Primero, el robot no es un dispositivo autónomo. No se puede sustituir el juicio humano cuando hay vidas en juego. Segundo, se necesitaría un elevado ancho de banda, con fiabilidad garantizada y sin interrupciones, para transmitir las órdenes para controlar el robot a distancia. Y tercero, y lo más importante, la telemedicina no resuelve el problema sistemático de la distribución global desigual de recursos y know-how”. En su lugar, Mohr defiende la idea del telementoring. “Hay que formar a personas para que puedan prestar un soporte vital básico a nivel local”, dice. “Luego, a través de un enlace de audio y vídeo, se puede conectar un técnico quirúrgico competente con un experto durante el procedimiento. Eso sí es factible y sostenible”.

Tubos de precisión para el quirófano

Cada intervención requiere sistemas y componentes altamente fiables para manejar fluidos como sangre, productos de desecho, gases y fluidos externos. Antes, estos componentes se hacían de acero inoxidable. Hoy, los depósitos y los tubos son desechables y se fabrican con materiales termoendurecibles como poliuretanos, siliconas y acrílicos. Trelleborg suministra una amplia gama de mangueras, láminas de silicona, componentes moldeados a medida y juntas que se utilizan para aplicaciones intravenosas y catéteres, así como para otros equipos médicos.

Comentarios al artículo/noticia

Nuevo comentario

Atención

Los comentarios son la opinión de los usuarios y no la del portal. No se admiten comentarios insultantes, racistas o contrarios a las leyes vigentes. No se publicarán comentarios que no tengan relación con la noticia/artículo, o que no cumplan con las condiciones de uso.