Investigadores andaluces crean un dispositivo que mejora la precisión en la radiación de tumores en movimiento

02/05/2013

2 de mayo de 2013

Un grupo de investigación del Hospital Virgen del Rocío de Sevilla ha patentado y licenciado para su comercialización un sistema de control externo de la posición de órganos y tumores para optimizar la radiación en pacientes que padecen algunos tipos de cáncer que se encuentran en fases iniciales o con un número limitado con metástasis. Estos dispositivos, ideados y diseñados para inmovilizar puntos concretos del tórax, abdomen y el cráneo, permiten concentrar la radiación en la zona dañada y evitar su incidencia en los tejidos sanos, según ha anunciado la consejera de Salud y Bienestar Social, María Jesús Montero.
foto
La consejera de Salud y Bienestar Social, María Jesús Montero, examina el nuevo dispositivo.
En concreto, los profesionales sanitarios han patentado y licenciado dos dispositivos para mejorar la eficacia de las sesiones de radioterapia. Uno de ellos se centra en la inmovilización del tronco y está destinado a pacientes que con el tipo más frecuente de cáncer de pulmón (carcinoma de pulmón no microcítico -de células no pequeñas- con una prevalencia del 80%), de cáncer hígado o de abdomen, entre otros. Este sistema, cuyo nombre comercial es Exacradle, tiene siete puntos de compresión para inmovilizar única y exclusivamente la zona afectada.
Se trata, por tanto, de “fijar la diana mediante un sistema de presiones focales individualizadas a cada paciente”, ha apuntado la jefa de servicio de Oncología Radioterápica del Hospital Virgen del Rocío, María José Ortiz.
El otro dispositivo patentado añade unas máscaras de sujeción termoplástica que inmoviliza la cabeza y el cuello del paciente y se adapta completamente a su fisonomía. Esta estructura, que comercialmente se denomina Exaframe, se usa para la radioterapia de tumores en el cerebro, en el cuello o en la cabeza.
En ambos casos, los materiales que se han utilizado para crear los dispositivos son compatibles con los sistemas de toma de imágenes y no interfieren ni en la realización de TAC, ni de resonancia magnética nuclear ni con los haces de radiación. Además, entre las ventajas más destacadas de sendos dispositivos se encuentra su carácter no invasivo ni doloroso para el paciente.

Disminución de las sesiones de radioterapia

Los beneficios de estos dispositivos, que actualmente se emplean en el Hospital Virgen del Rocío de Sevilla, inciden directamente en el bienestar del paciente, ya que se consigue reducir casi diez veces el número de las sesiones de radioterapia, porque al localizar con exactitud el punto en el que se debe aplicar la radiación, inmovilizarlo y mantener seguras las zonas de alrededor, es posible aumentar la dosis empleada y reducir el número de sesiones.
Así, por ejemplo, para la radiación convencional de un cáncer de pulmón no microcítico se requieren alrededor de 30 ó 35 sesiones, mientras que con la aplicación de este sistema se pueden reducir a un total de tres. Como consecuencia de ello, este beneficio para el paciente se traduce también en un ahorro del coste de cada tratamiento completo.
En Andalucía, durante el pasado año se realizaron más de 216.000 sesiones de radioterapia a más de 10.000 usuarios. Con esta nueva técnica se conseguiría reducir el número de sesiones en diez veces, lo que supondría un ahorro de 1,5 millones de euros.
Adicionalmente, la combinación de los dispositivos de inmovilización con la técnica de aplicación de altas dosis de radioterapia -una técnica que el grupo de investigación está en proceso de acreditar-, ofrece una alternativa terapéutica a pacientes que, hasta el momento, no la tenían o para los que la única alternativa hubiese sido una cirugía que, bien no se pudiera realizar por la situación clínica del paciente o por rechazo a la misma. Este sistema abre una nueva vía al mejor control de la enfermedad, mejora la calidad de vida de los pacientes y aumenta la supervivencia.
Un total de 41 pacientes ya se han beneficiado en el Hospital Virgen del Rocío de Sevilla de las ventajas que conllevan estos dos dispositivos y se estima que, anualmente, el número de usuarios que se traten con estos nuevos sistemas en el centro podrá ascender a 200.