Doing business in Spain? Interempresas Media is the key
Feria Virtual
Medición y control

Blum Novotest Ibérica - Sondas, sensores, palpadores y detectores dimensionales

TC76 - DDigilog

Sonda de contacto analógica: para un uso robusto en máquinas-herramienta

Foto de Sonda de contacto analógica
Blum-Novotest presenta la primera sonda de contacto analógica de 25 mm– TC76-DIGILOG.

Las sondas de contacto son normalmente lo que su nombre indica: sondas. Si la stylus toca la superficie de la pieza, se genera una señal. Previamente, las sondas de contacto analógicas, por ejemplo, aquellas que miden y analizan la deflección del stylus y no emiten una señal digital de encendido/apagado On/Off, eran grandes y costosas y en su mayor parte, solo podían encontrarse en máquinas de medición por coordenadas. Con la TC76-DIGILOG, Blum-Novotest está introduciendo la primera sonda táctil del mundo para un uso robusto en máquinas-herramienta, combinando la tecnología digital y analógica en un dispositivo de diámetro de 25 mm. Abreviando, una sonda de contacto "digilog".

La flexibilidad en la fabricación está cobrando cada vez más importancia, además, la creciente tendencia a la customización de productos, está reduciendo las series. Sin embargo, el volumen de las series también está cayendo debido a las técnicas 'Kaizen' porque la producción ya no se destina con tanta frecuencia al almacenaje sino que se produce cuando escasea la pieza. Cuanto más frecuentemente se cambia de herramienta en un centro de mecanizado, más importantes son los tiempos de puesta en marcha. El cambio de herramienta automático y los dispositivos de calibración, las piezas y herramientas pueden ahorrar mucho tiempo.

Un sistema de medición integrado en una máquina-herramienta permite alcanzar esto y más: detección automática pieza cero, inspección de la pieza antes de mecanizar - en este sentido pueden detectarse y separarse antes de que comience el mecanizado- o incluso detectar imprecisiones en el amarre de grandes componentes. Con los residuos, por ejemplo en el caso de engranajes para turbinas eólicas, frecuentemente el control de calidad no se realiza siguiendo la fabricación en una máquina de medición por coordenadas, porque no hay máquinas que pueden medir piezas tan grandes.

Durante décadas, Blum-Novotest ha ofrecido sondas de contacto y sistemas de medición láser para su uso en máquinas-herramientas. Las sondas de contacto se instalan también en el área de mecanizado y la señal recibida por cable al control, o la sonda se coloca en el almacén de herramientas y se cambia como cualquier otra herramienta en el husillo y entonces comienza a medirse la pieza o herramienta. En este caso, la tecnología de radio o de infrarrojos se usa para la transmisión de datos.