Marcas, identidad, comunicación, formación: Gestión integral de la comunicación y el conocimiento

Sick Optic Electronic, S.A. - Sondas, sensores, interruptores y transmisores de nivel

Sick LFP Inox

Sensores de nivel: en sustancias espumosas

Foto de Sensores de nivel
En la producción de lácteos y cerveza suele generarse una espuma densa y abundante durante los procesos de manipulación, mezcla y llenado. Muchos sistemas de medición de nivel resultan de escasa utilidad en estos casos: los sistemas capacitivos y las sondas conductivas proporcionan datos poco fiables debido al producto adherido, y los sensores flotantes a menudo incumplen los requisitos de higiene en cuanto a facilidad de limpieza y esterilización. En aplicaciones como estas, el LFP INOX es una gran solución.

Gracias al principio de medición de reflectometría de dominio del tiempo (TDR), o de microondas guiadas, el LFP INOX distingue con fiabilidad entre el líquido y la espuma o los elementos adheridos. La sonda de medición resiste los procesos CIP y SIP y puede acortarse fácilmente desde la distancia de medición máxima de 4000  mm a 200  mm. Está fabricada en acero inoxidable para uso alimentario homologado por la FDA y tiene una superficie pulida con Ra  =  0,8  µm, lo que facilita la limpieza sin dejar residuos y minimiza la adhesión de restos del producto, previniendo, por lo tanto, la multiplicación de bacterias y otros microorganismos. Esto es igualmente válido para las conexiones de proceso higiénicas sustituibles del LFP INOX. El sensor de nivel ha sido homologado por el EHEDG (European Hygienic Engineering & Design Group) y cumple los estándares sanitarios 3-A de la industria alimentaria estadounidense.

El LFP INOX combina la medición de nivel continua con la detección de niveles límite, por lo que resulta mucho más rentable que utilizar sistemas separados. Integra pantalla, salida analógica conmutable de 4 – 20  mA o 0 – 10  V, IO-Link para las opciones de parametrización individual, diagnóstico y visualización y dos salidas binarias en una carcasa compacta que cumple los requisitos de dos grados de protección, IP  67 e IP  69K. Gracias a las sondas acortables y las salidas de procesos intercambiables, el LFP INOX es extremadamente versátil. Puesta en marcha sencilla, funcionamiento sin necesidad de mantenimiento y un sensor casi inmune a las propiedades de la sustancia medida y que no requiere calibración: la receta perfecta para ahorrar tiempo y dinero.

Esto convierte al LFP INOX en una solución idónea, desde el punto de vista técnico y económico, para la medición de nivel en depósitos intermedios o sistemas de llenado, así como en sistemas de enjuague o CIP o sistemas de mezclado en la fabricación de cosméticos o de fármacos.