Posicionamos su web SEO / SEM
Tras diversas inversiones, provee soluciones completas en componentes y conjuntos metálicos.

Laniru comienza una nueva etapa en la subcontratación

Ibon Linazisoro15/12/2005
Desde piezas pequeñas (apenas unos centímetros) hasta piezas grandes, series cortas o largas, el subcontratista de fabricación de piezas y conjuntos metálicos Laniru está en una nueva etapa en su evolución, en organización y medios. Ofrece componentes y conjuntos. Nuevas inversiones y nuevas ideas están acercando a Laniru a una nueva forma de trabajar que ubicará a la empresa entre los proveedores de sectores relevantes como el de la elevación, la automoción, ingenierías o la línea blanca, manteniendo otros tradicionales como el de la máquina-herramienta.
La empresa guipuzcoana Laniru se encuentra en la segunda fase de evolución rápida. Desde fechas recientes ha puesto en marcha una nueva organización, nuevas oficinas y nuevas máquinas en funcionamiento.

Con unos 23 empleados, Laniru es una empresa con dos divisiones diferenciadas: una es la de máquinas, donde cuenta con máquinas de corte por láser, panelado, plegado, punzonado, corte por chorro de agua para grandes espesores de hasta 180 mm y diversos materiales, así como una máquina combinada, todas destinadas a la fabricación de elementos y subconjuntos. Dispone esta división también de una oficina técnica con sistemas CAD CAM. Los elementos producidos en la unidad de máquinas tienen dos destinos. Una parte de ellos se entregan a clientes y ellos lo ensamblan en sus producctos. La otra parte se destina a la otra división de Laniru, la de montaje y calderería, que cuenta además con una unidad de mecanizado, donde se fabrican y se preparan los componentes que necesitan los subconjuntos que posteriormente se ensamblan bien por soldadura, bien por encaje mecánico, y se pintan o se tratan superficialmente de diversas formas.

foto
Laniru nace como una empresa de tamaño modesto que, si bien tiene un volumen de producción limitado, incluye toda la cadena de valor para suministrar soluciones completas. Se define como una empresa subcontratista de fabricación para elementos que contengan piezas metálicas. Uno de sus valores añadidos es que a pesar de su pequeña dimensión, sus máquinas tienen una alta capacidad de producción. En torno al 75 por ciento de la capacidad de producción de la unidad de máquinas está destinado a preparar piezas para terceros, mientras que el 25 por ciento restante alimenta la unidad de montaje y calderería de Laniru. Alfonso Álvarez, Responsable de Unidad de Negocio, explica que “partimos con una gran capacidad de producción para ser subcontratistas en la fabricación de componentes (unidad de máquinas) y otra capacidad de producción, inferior, para ser subcontratistas de conjuntos de calderería fina (unidad de montaje y calderería)”.
foto
Laniru se está adecuando a la evolución del mercado, con una unidad de negocio, la de máquinas, que sirve para atender a muchas empresas. El objetivo es atender a un número muy amplio de empresas pero que requieran grandes capacidades. Tiene ya integrado el sistema de calidad ISO 9001/2000, con cuya certificación contará en noviembre 2005 y dispone de los medios necesarios para la medición tridimensional de piezas, además de los habituales medios de verificación de la calidad.

El año 2005 ha sido determinante en la evolución de Laniru, con la incorporación de nueva maquinaria de primer orden, “uno de nuestros principales valores diferenciadores”. A esto se añade la próxima certificación, que facilitará la aproximación a los sectores de producción en serie como la elevación, ingenierías e incluso automoción y la gestión adecuada de un crecimiento importante en los últimos meses. Es un proyecto que todavía se puede considerar en fase inicial y que en el 2006 dará ya plenos resultados a nuestros clientes.

“Destacaría la máquina por corte de chorro de agua —dice Alfonso Álvarez—, cuyo potencial para cortar grandes espesores es importante y que complementa la actividad de corte por láser, ya que éste tiene limitaciones para determinados materiales y espesores. En la unidad de máquinas contamos con los equipos óptimos para el sector al que nos dirigimos, con capacidad para grandes volúmenes, de hasta millones de piezas anuales en la unidad de máquinas, unas cantidades que se reducen en la unidad de calderería fina, donde se pueden entregar en torno a los 5.000 subconjuntos anuales”.

La idea en esta empresa guipuzcoana es clara. “Tenemos unos medios excelentes, un grupo humano capaz y motivado; estamos todavía en una fase de evolución en la subcontratación de la fabricación para diversos sectores. Queremos dar pasos sólidos”. Sin prisa, pero sin pausa, con pasos sólidos y que aseguren el éxito de cada una de las fases. Así, por el momento los tornos, centros de mecanizado o taladros, se utilizan actualmente exclusivamente para el mecanizado de piezas integradas en los conjuntos o subconjuntos que Laniru suministra y no para terceros”.

foto
De hecho en 2006 se va a aumentar la capacidad de producción, lo que significaría multiplicar por cuatro la capacidad de la unidad de máquinas en tan solo dos años.
foto

Nuevos sectores

La evolución de Laniru ha incrementado y diversificado los sectores a los que se dirige. Si la máquina-herramienta e ingenierías son ahora mismo su principal cliente, Laniru está en la elevación y se acerca a la línea blanca y la automoción, para los cuales ya se están dando los pasos oportunos que permitan poder responder a los diferentes niveles de requerimientos. Se trata de diversificar, de no depender de un solo sector y de ampliar también el ámbito geográfico de actuación. Pretende acceder a más empresas, con más valor añadido y a un mayor número de mercados, incluidos también los de exportación.

En el campo de la calderería fina, algunos productos típicos actualmente son paneles de mando, subcomponentes de máquinas o instalaciones de automatización, piezas de aspecto exterior, en todo tipo de materiales. La creación de células de montaje es una idea que se pretende para el futuro.

Algunos ejemplos en línea blanca, siempre en piezas metálicas paralelas, serían componentes para ensamblaje muy diversos que tengan roscados, avellanados, dos piezas ‘L’, piezas con forma, etc.

Las piezas posibles para elevación o automoción son también muy diversas, en series de hasta un millón anual. Los tamaños de componentes, varían entre los cms y los 4 metros. Entre los materiales predominan los aceros y aluminios en espesores diversos.

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

Metrología: tendencias de futuro

IK4-Tekniker desarrolla capacidades alineadas a las tendencias del ámbito de la metrología para aportar nuevas soluciones a la industria

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS