Las principales causas son algún defecto genético, la toxicidad de algunos medicamentos, las otitis y la degeneración del oído por la edad o por un traumatismo

La sordera en los perros

Redacción Interempresas04/07/2013
Los sentidos del perro tienen distinta importancia para él que para el ser humano y parece no afectarles carecer de alguno de ellos, al menos ‘emocionalmente’. No obstante, cuando alguno de estos sentidos falla, como es el caso de la vista o el oído, los cuidados del perro deben ser especiales, sobre todo porque en alguna circunstancia de la vida diaria puede suponer un riesgo para él.
foto

Un perro puede ser sordo solo de un oído, por lo que un propietario puede no darse cuenta nunca de que no oye por un oído. Por el contrario, cuando se trata de una sordera bilateral, es decir, que afecta a los dos oídos, los signos son más evidentes.

En general, si se trata de una sordera congénita, es decir, que el cachorro nace con ella, se puede sospechar que algo pasa en su oído por la forma de jugar con sus hermanos de camada, ya que al no oír los quejidos cuando muerde fuerte, su forma de jugar parece desproporcionada, hasta el punto de que podemos llegar a pensar que se trata de un perro agresivo o violento.
Para poder determinar si el perro está sordo, nada mejor que una visita al veterinario, quien hará una exploración exhaustiva del aparato auditivo o que lleve a cabo las pruebas de audición en un entorno neutro. Sin embargo, antes nosotros podemos realizar algunas pruebas sencillas, como silbar, activar algún juguete sonoro o mover un manojo de llaves. Por supuesto, cualquiera de estas pruebas debe llevarse a cabo a escondidas del perro, es decir, sin que nos vea, ya que puede reaccionar al ver el juguete o las llaves. De ninguna manera sirve dar golpes fuertes en el suelo, ya que puede reaccionar al percibir las vibraciones.
Las causas de la sordera son muy variadas, pero las principales son, por este orden, algún defecto genético, la toxicidad de algunos medicamentos, las otitis, la degeneración del oído por la edad o por un traumatismo, incluso debida a la exposición a ruidos muy fuertes.
Podría parecer a simple vista que un perro sordo no corre ningún peligro, pero no es así, especialmente si queremos que goce de paseos por el campo completamente suelto. Es en estos casos cuando el propietario se da cuenta de que el perro “no le hace caso” cuando le llama y el riesgo real de que llegue a extraviarse o de que pueda sufrir algún percance al no responder a una orden. Para solucionar este problema se han desarrollado collares vibradores, cuya única misión es conseguir que el perro aprenda a prestar atención cuando se activa.
Las características de los collares vibradores dependen de los fabricantes, pero a la hora de elegir uno hay que tener en cuenta el radio de acción, el tamaño de los dispositivos y la resistencia al agua. También es imprescindible ser conscientes de que no son la panacea, entre otras cosas porque no todos los perros se adaptan a ellos, y que requiere un tiempo de aprendizaje por parte del perro, que debe asociar la vibración con la llamada de su dueño.
En cualquier caso, es fundamental que el propietario de un perro sordo sea consciente de que puede llevar una vida prácticamente normal siempre que reciba un manejo adecuado, que incluye mucha paciencia.

Comentarios al artículo/noticia

Nuevo comentario

Atención

Los comentarios son la opinión de los usuarios y no la del portal. No se admiten comentarios insultantes, racistas o contrarios a las leyes vigentes. No se publicarán comentarios que no tengan relación con la noticia/artículo, o que no cumplan con las condiciones de uso.