Con la llegada del calor, surge la pregunta... ¿Hay que bañar más a nuestras mascotas?

Al agua... ¡perros!

Redacción Interempresas12/06/2013
El momento del baño de nuestras mascotas es único y divertido. Pero además, es básico para su higiene y por extensión la del hogar. Para ello es muy importante utilizar un champú apropiado y bañarlos una vez al mes. Affinity, especialista en alimentación e higiene para perros y gatos, dispone de una completa línea de champús indicados según el pelaje de nuestro perro.
foto
Con la llegada del calor y de las altas temperaturas surge en todos los propietarios de perros una pregunta… ¿deben bañarse con mayor frecuencia?
La respuesta es sí, deben bañarse cuando están sucias y para aliviar los efectos de las altas temperaturas ambientales, utilizándose siempre champús suaves. El baño es, además, imprescindible para mantener la higiene en el hogar y evitar que, quienes compartimos la vida con ellos, contraigamos infecciones. La recomendación de frecuencia de baños es hacerlo una vez al mes, si se le baña con jabón.
Conviene, no obstante, seguir una serie de consejos para que esto no resulte perjudicial para su salud. El tipo de pelo del animal también es un factor para determinar la frecuencia, ya que el baño siempre provoca una muda de pelo.

¿Qué champú hay que utilizar? Una elección no tan sencilla como parece…

foto
Affinity Caricias Naturales.
  • Hay que frotar bien el pelo de nuestro perro con algún champú especial para perros. El PH de la piel de los perros es diferente al nuestro, así que si lo bañamos con nuestro gel, es posible que le provoquemos molestos picores.
  • Existen diferentes tipos de perro y de pelaje, es por ello que hay que utilizar un champú que no dañe su piel, se adapte a sus peculiaridades y esté elaborado a base de ingredientes naturales.
  • Si nuestro perro está sano y no tiene ningún problema de piel una buena opción es el champú Extra-Suave está formulado a base de Lanolina y Biotina, dos componentes que ayudan a fortalecer e hidratar el pelo de tu mascota, aportándole brillo y suavidad. Además su exclusiva formula con acondicionador facilita el peinado de tu mascota.
  • Si por el contrario, nuestra mascota sufre de picores, existe un champú específico antipicores con acción anticaspa, formulado a base de aloe vera y zinc piritione que tiene un efecto calmante. Además hay un Champú Repelente que lo protegerá de garrapatas y mosquitos, a través de las propiedades de la citronela y el árbol de neem.
  • Según el color del pelo, un champú será más adecuado que otro. Para pelaje negro, la gama de Champús de Affinity cuenta con uno elaborado a base de de extracto de mora que tiene protector solar y evita que el pelo adquiera reflejos caoba. Para pelaje blanco, nada mejor que el de extracto de manzanilla, que evita el pelo amarillee e intensifica el brillo natural.

El momento del baño paso a paso

Una vez escogido el champú, llega el momento de la verdad: el baño. ¿Cómo podemos conseguir que el perro lo perciba como un momento agradable y desee volver a repetir la experiencia?
En primer lugar, es necesario saber cómo tranquilizar al perro antes del baño. Esto se puede conseguir haciendo las primeras aproximaciones a la zona de baño sin la intención de lavarlo, es decir, acostumbrarlo al contacto con el agua y al ruido del secador. Recordemos siempre ignorar los comportamientos que no nos gustan y premiar los que nos gustan, así como darle caricias y premios para que relacione esta experiencia con algo agradable.
El segundo paso será un buen cepillado para quitar los enredos con un cepillado, meter a nuestro perro en agua tibia y enjabonarlo.
Se debe comenzar a aplicar el champú por el lomo y extenderlo hasta las patas, dejando la cabeza para lo último. Cuando se proceda a lavar la cabeza, extremaremos las precauciones para evitar que el jabón se introduzca en sus oídos y en sus ojos.
El siguiente paso es enjuagar, para lo cual es necesario agarrar al perro por el hocico y echar el agua de adelante hacia atrás. Ésta es una de las fases más importantes del baño y conviene realizarla a conciencia, ya que los algunos perros pueden surfir alteraciones en la piel debido a los restos de champú.
El proceso de higiene del perro no termina con el baño. A continuación debemos secarlo cuidadosamente. Antes de utilizar el secador es conveniente hacerlo con una toalla, acariciándolo sin frotar y en sentido descendente para evitar los rizos.
Para completar todo el proceso, peinaremos y cepillaremos al perro. Dependiendo del tipo de pelaje del animal, este cepillado deberá ser más o menos intenso
En periodos entre baños podemos prolongar su higiene con toallitas hipoalergénicas de PH neutro para perros. Están indicadas para cualquier ocasión que requiera una limpieza rápida y eficaz, por ejemplo, después del paseo o en viajes.
Affinity ha desarrollado además una agua de colonia para perros especialmente elaborada con aceite de petitgrain para mantener el equilibrio de la piel. Además tiene una agradable fragancia y no es agresiva con la sensibilidad olfativa del animal.