Los veterinarios alertan de que la actual situación económica podría repercutir en el incremento de ciertas enfermedades transmitidas por los perros a las personas con las que conviven

14/05/2013

14 de mayo de 2013

Un reciente estudio llevado a cabo por la consultora VMS (Veterinary Management Studies) pone de manifiesto otro efecto más de la crisis económica que atravesamos, ya que en el primer trimestre de este año ha descendido en España un 6,4% el número de pacientes (perros y gatos) en los centros veterinarios con respecto al mismo periodo de 2012. De mantenerse esta tendencia, a final de año serán nada menos que 518.400 los animales a escala nacional, 83.000 en el caso de Catalunya, que no visitarán, ni siquiera en una ocasión, la consulta de un veterinario.
foto
Foto: Koshakas.
Según explica Josep A. Gómez Muro, presidente del Colegio Oficial de Veterinarios de Barcelona (COVB), “Se trata de una cifra realmente importante que todavía podría verse incrementada al finalizar el año”. “Tal cantidad de animales fuera de control sanitario –añade Gómez Muro- puede constituir un problema para la salud pública, ya que al disminuir o eliminar los controles y la prevención que se realizan habitualmente por parte de los veterinarios clínicos, aumentaría la prevalencia de ciertas enfermedades de las que estos animales son portadores, en muchos casos asintomáticos, y que son transmisibles a otros animales y a las familias con las que conviven”.
En este sentido el COVB anunciaba el día 10 de abril la puesta en marcha de la campaña sanitaria oficial 'La salut de la teva mascota es la salut de la teva familia', que se prolongará hasta finales de mayo, con la participación de más de 700 clínicas veterinarias de la provincia de Barcelona y el apoyo del Ayuntamiento de la ciudad.
El objetivo de la misma es concienciar a la sociedad, mediante acciones directas desde las clínicas veterinarias a los propietarios de mascotas y mediante comunicados en medios de divulgación general, de la importancia real que para la salud de las mascotas y de las personas que conviven con ellas tienen algunas de las enfermedades caninas más comunes, transmitidas por mosquitos flebotomos y garrapatas (ETGs), como la leishmaniosis, borreliosis (enfermedad de Lyme en humana), anaplasmosis y los llamados “gusanos del corazón” entre otras.
El presidente del COVB, ha remarcado que "la veterinaria es una profesión sanitaria con responsabilidad directa en la salud pública y una de las labores de las instituciones colegiales recordar a la sociedad los principios de tenencia responsable, promoviendo, como en el caso de esta campaña, la revisión anual de las mascotas y la prevención sanitaria”.
Según explica Xavier Roura (Servicio de Medicina Interna del Hospital Clinic Veterinari de la UAB), especialista en Leishmania y enfermedades transmitidas por vectores y soporte técnico de la campaña, “se trata en muchos casos de enfermedades que no provocan síntomas aparentes en el animal, que sin embargo sí que es portador y fuente de contagio de la misma, lo que supone un verdadero problema para la salud pública”.
Destacar que en zonas endémicas de Catalunya hasta el 70% de los perros podrían estar infectados con Leishmania, y, en cuanto a la población humana, entre 1982 y 2010, se han declarado 832 casos de esta enfermedad, que puede cursar con síntomas cutáneos leves o bien, en el caso de personas con el sistema inmune comprometido, llegar a causar la muerte (3% de mortalidad).