Doing business in Spain? Interempresas Media is the key
‘Enseñando a Congo a leer’

Un profesor que deja huella

Vanessa Carral Portilla, psicóloga de Dogtor Animal10/01/2013
“Congo, ¿te has enterado?”. He querido empezar este especial artículo con una frase que nuestros alumnos utilizan asiduamente en las sesiones. ¿Qué quién es Congo? Ciertamente, es un detalle fundamental. Pues bien, el pequeño Congo es un adorable labrador negro de once meses, de carácter dulce y amistoso. Su pasión: llevar y traer objetos en la boca; habilidad básica para el programa ‘Enseñando a Congo a leer’.
foto

Los martes, Congo es el más esperado de la clase. Llega con una mochila llena de creatividad, diversión y muchas ganas de que nuestros niños le enseñen a leer. Y es que el grupo de pequeños “profesores” pone mucho empeño en que Congo aprenda palabras o ¡Incluso frases!

La amable mirada de Congo ajena de prejuicios, su paciencia sin límite, un rabito en continuo movimiento, trucos fascinantes capaces de captar la atención de cualquiera y su carácter relajado y tranquilo, facilitan la creación de un ambiente rico en estímulos variados, propicio para cualquier aprendizaje. Dogtor Animal ofrece este innovador modo de abordar las materias curriculares.

Despertar la motivación hacia el aprendizaje, potenciar la atención y avivar la curiosidad y las ganas de instruirse, son las funciones principales de los profesores a cuatro patas de Dogtor Animal.

El profesor Congo

Ante una sociedad en la que los alumnos están en continuo cambio, es preciso ofrecer una alternativa de aprendizaje que acompañe el desarrollo evolutivo del individuo.

¿Cómo puede un perro enseñar a leer a unos niños? La respuesta parece sencilla pero conlleva una base de trabajo diario: sorprendiéndoles, haciéndoles responsables de su propio aprendizaje y del de Congo; involucrarles de principio a fin en dicho proceso y creando un programa bidireccional que encuentra su equilibrio en el hecho de compartir.

foto

El programa ‘Enseñando a Congo a leer’ va tomando la forma que cada alumno le va dando, dotándole de individualidad en todo momento. Así, se revisan los objetivos continuamente, se diseñan nuevas actividades adaptadas a las necesidades que van surgiendo en los alumnos, se establece un seguimiento y evaluación constante cuyo fin es abordar al individuo en su totalidad sin centrarse exclusivamente en contenidos didácticos, sino yendo más allá teniendo en cuenta factores emocionales, psicomotrices y sociales como el rol adquirido dentro del grupo de iguales, las relaciones interpersonales que se establecen, situaciones de la vida cotidiana que generan estados emocionales diferentes cada día, etc.

Desde Dogtor Animal nos sentimos muy involucrados en buscar nuevas alternativas que acompañen a los alumnos despertando esa capacidad tan fascínate que tiene el ser humano: crear. Siempre ofreciendo modelos de conducta como nuestro pequeño Congo que cada día se presenta con la misma ilusión, motivación y cariño, sobre todo mucho cariño.

Me gustaría apuntar lo que siempre digo de este programa: habrá muchos ‘Enseñando a Congo a leer’ pero cada uno será único e irrepetible porque cada alumno es único e irrepetible. De la misma forma que he comenzado, permitirme finalizar con una frase de nuestros pequeños tras estar con Congo: “Esto no lo voy a olvidar en la vida”.

Dogtor Animal aboga por la profesionalización de esta área de la salud que ha estado, hasta ahora, ligada a organizaciones no lucrativas y voluntariado en general. Para nosotros es imprescindible poder establecer el protocolo de actuación correspondiente a la hora de incorporar estos especiales facilitadores peludos en una terapia.

No es un trabajo sencillo, puesto que requiere de una evaluación previa, una estrecha coordinación con los profesionales de los centros, una selección, adiestramiento y seguimiento de los animales muy altos así como un diseño de un plan de intervención a medida dirigida por un profesional de la salud. Por todo ello, desde Dogtor Animal fomentamos la correcta formación de profesionales de los diferentes ámbitos que componen el equipo de terapia, la generalización del modus operandi con el fin de conseguir un formulismo y lenguaje común que nos una en la correcta práctica de esta hermosa forma de apoyar, ayudar, compartir y aprender.