Doing business in Spain? Interempresas Media is the key
“Una cosa es marcarle los límites a tu mascota y otra educar a golpes”

Entrevista a Victoria Ramiro, etóloga y veterinaria

Javier García10/01/2013
¿Qué lleva al propietario de una mascota a abandonar a su perro o su gato en la cuneta de una carretera? Lejos de justificar esta bárbara decisión, la veterinaria y etóloga Victoria Ramiro explica que el problema más común es el mal comportamiento de la mascota por la inadaptación de ésta a su entorno y por la ansiedad por separación. Sin embargo, según sostiene, “todos los problemas de comportamiento se pueden tratar educando a la mascota desde el principio”. ¿Pero qué ocurre si el propietario no logra reconducir la situación? La especialista trabaja de apoyo técnico en la línea de animales de la compañía Ceva, farmacéutica veterinaria que desarrolla Adaptil y Feliway, dos productos para perros y gatos, respectivamente, compuestos de feromonas, que ayudan en la labor de educar a nuestras mascotas.
foto
La veterinaria y etóloga Victoria Ramiro trabaja de apoyo técnico en la línea de animales de la farmacéutica veterinaria Ceva.

Cuesta entender que alguien sea capaz de abandonar a su mascota…

Piensa que hay gente capaz de abandonar a un familiar. Difícil de aceptar pero existe: basta con hablar con el personal de departamentos de geriatría. Hay personas capaces de cosas inimaginables para el resto de los mortales.

Y parece que el abandono de mascotas sigue siendo actualidad…

Sí, los refugios y asociaciones de recogida de animales advierten que la crisis está influyendo estos últimos años en el índice de abandono de mascotas.

Entonces, ¿cree que se da por un aspecto meramente económico?

No, en muchas ocasiones es porque, por ejemplo, el propietario es inglés y vuelve a su país y no se puede llevar a su perro, o son inmigrantes que retornan a sus orígenes y no saben qué hacer con él. Pero la razón más habitual es por la inadaptación de la mascota a su entorno.

¿Qué quiere decir?

En la mayoría de ocasiones, más que un problema económico, hay un problema de convivencia. El animal sufre ansiedad por separación y el propietario no lo sabe gestionar.

¿Y cómo se manifiesta esta ansiedad?

Ladra constantemente en su ausencia, muerde los muebles, pone patas arriba el salón… El animal lo pasa fatal, pero el propietario sólo ve que le ha destrozado la casa, y no entiende por qué. La mascota tiene que convivir en un entorno nuevo, con niños, con motos, con coches y con ruidos que no reconoce, y se asusta. Pueden ladrar o, incluso, atacar a personas u otros animales, pero casi siempre es por miedo.

¿Qué se puede hacer en este caso?

Conocer las necesidades de la mascota antes de adquirirla, y ver si éstas son compatibles con la vida del propietario, con su día a día. Es fundamental.

¿Y después?

Prevenir y socializar bien. Enseñar al cachorro en positivo. Hacerle entender que no pasa nada, que está seguro. Si tienes hijos, hay que presentárselos poco a poco, sin que se abalancen sobre él. La mascota debe percibir estas situaciones como normales, agradables, que no suponen una amenaza para él. El propietario debe entender que el animal necesita un periodo de adaptación.

Quizá el problema es que un perro no está hecho para vivir entre cuatro paredes, en un piso de una gran ciudad…

Si dispones de un espacio limitado, no adquieras un collie, por ejemplo. Por mucho que te guste estéticamente, es una raza que necesita un nivel de actividad alto y desafíos intelectuales. Ni será feliz él, ni lo serás tú, y acabará con problemas de conducta, mordiéndose una pata o comiéndose el sofá simplemente porque se aburre o está desesperado. Hay que entender cuál es el entorno y decidir qué raza se adaptará mejor a él.

foto
A la hora de elegir una mascota, Ramiro remarca la importancia de conocer las características y necesidades de actividad física de cada raza. Foto: Andreas Krappweis.

¿Y qué raza se adapta mejor a un piso pequeño?

En general, las razas pequeñas como el yorkshire terrier o el caniche, que no necesitan tanta actividad. Cada caso es un mundo. Depende de si tienes hijos, si vas a darle actividad, si recibes muchas visitas… Debes conocer la raza y ser consciente que tienes que cubrir sus necesidades, y viceversa.

¿En qué sentido?

Si te gusta salir a correr con tu mascota, no te compres un bulldog, por ejemplo, porque no será capaz de seguirte.

Entiendo. ¿Y en el caso de los gatos?

Se adaptan a cualquier entorno, con tal de que respetes sus espacios. Los problemas de los gatos surgen por otras razones. Muchos llegan a la conclusión de que no pueden tener un perro porque hay que sacarlo varias veces al día, porque no se puede quedar solo un fin de semana. Entonces, adquieren un gato. Pero éste tiene también su propia forma de comunicación y se debe entender qué necesita.

¿Y qué ocurre cuando el propietario pone todo su empeño en adaptar al animal a su nuevo entorno y no lo logra?

Si no funciona es porque el propietario no lo sabe hacer funcionar. En este caso, debe acudir a un profesional, a su veterinario.

¿Qué puede hacer el veterinario?

Enseñar a enseñar y ayudar al cachorro con química.

¿Con fármacos?

En Ceva comercializamos productos a base de feromonas. Gracias a ellas, el cachorro percibe que nuestro hogar es seguro, que es el lugar donde debe quedarse. Estas feromonas son las señales químicas con las que la madre se comunica con el cachorro cuando nace. Ni ve ni oye, así que se dirige hacia su progenitora buscando la seguridad, guiado por estas señales. Con ellas, se facilita la introducción del cachorrito en su nuevo entorno y se evita que sufra ansiedad por separación o, por ejemplo, terror ante el estallido de un petardo.

¿Y cuándo se suministran?

Cuando son cachorros, en el periodo en que se les enseña las normas y los límites. Se bloquea su ansiedad y aprenden más rápido. Son más efectivas cuando se previene, es decir, cuando se les educa, que cuando se les trata un miedo de adulto.

foto
“Los gatos se adaptan a cualquier entorno, con tal de que respetes sus espacios”.

¿Es lo mismo en el caso de perros y gatos?

El producto para perros es Adaptil, y el desarrollado para gatos, Feliway. Es este caso, se reproducen las hormonas que liberan cuando se frotan con los bigotes y la cara en los humanos y en algunos lugares y objetos de su entorno.

¿Por qué lo hacen?

Para marcar. Ellos se comunican de forma química constantemente, por eso, marcan su entorno varias veces al día para reconocer después sus zonas para comer, para jugar, para dormir… Y cuando están estresados, con orina.

¿Con orina?

Sí, en spray. Este tipo de micción contiene gran cantidad de hormonas, de ahí ese olor tan peculiar, tan fuerte. Tanto lo uno como lo otro son mensajes que dejan para sí mismos y para otros gatos. Empleando Felliway le estamos diciendo: “Tranquilo, la casa es tuya, no hay amenazas”.

foto
Ramiro: “No es necesario aplicarle un castigo físico a tu perro para hacerle entender lo que debe o no debe hacer”.

El líder de la manada y el jarabe de palo

Según, Ramiro, el perro doméstico no entiende de líderes de la manada. “Es una mala interpretación del comportamiento de los lobos, bajo mi punto de vista, sin sentido en el mundo de las mascotas. Tú eres el que le da de comer y le da cariño y cobijo, pero no eres el macho alfa que le pone una pata encima para doblegarlo”. Para la etóloga, la educación de las mascotas no difiere tanto de la educación de los niños. “No es necesario aplicar un castigo físico para hacerle entender a tu perro dónde puede y no puede estar, o lo que debe o no debe hacer, en definitiva, para educarlo. Una cosa es marcar los límites y otra educar a golpes”. La mascota, según la etóloga, aprende mejor con estímulos positivos, mientras que con la receta de gritos y maltratos sólo se consigue que el perro le coja miedo al propietario. Otro aspecto importante en la educación de la mascota es que todos los miembros de la familia le digan lo mismo, es decir, que vayan todos a una. “Si la madre prohíbe darle de comer al animal restos de comida, pero la abuela le da por debajo de la mesa un trozo de pollo de vez en cuando, el animal no va a entender nunca la orden. Si no quieres que suba al sofá cuando vienen visitas, no le dejes subir nunca”. ¿Pero qué ocurre si el animal no hace lo que uno quiere que haga? Ramiro lo deja claro: “Antes de jugar a ser el líder de la manada, consulta con un especialista para que te ayude a educar a tu mascota”.

Comentarios al artículo/noticia

#2 - lara
27/07/2017 0:37:37
esto si me sirbio
#1 - roberto
25/02/2015 22:41:25
si esierto nosotros los dueños debemos cuidar anuestras mascotas porque el perro es el mejor amigo del hombre

Nuevo comentario

Atención

Los comentarios son la opinión de los usuarios y no la del portal. No se admiten comentarios insultantes, racistas o contrarios a las leyes vigentes. No se publicarán comentarios que no tengan relación con la noticia/artículo, o que no cumplan con el Aviso legal y la Política de Protección de Datos.

Advertencias Legales e Información básica sobre Protección de Datos Personales:
Responsable del Tratamiento de sus datos Personales: Interempresas Media, S.L.U. Finalidades: Gestionar el contacto con Ud. Conservación: Conservaremos sus datos mientras dure la relación con Ud., seguidamente se guardarán, debidamente bloqueados. Derechos: Puede ejercer los derechos de acceso, rectificación, supresión y portabilidad y los de limitación u oposición al tratamiento, y contactar con el DPD por medio de lopd@interempresas.net. Si considera que el tratamiento no se ajusta a la normativa vigente, puede presentar una reclamación ante la AEPD.