Marcas, identidad, comunicación, formación: Gestión integral de la comunicación y el conocimiento
“Nuestro objetivo es mantener nuestro liderazgo en innovación y servicio”

Entrevista a Ramón Gallifa Espiell, director comercial de Fuchs Lubricantes

Ricard Arís18/02/2011

18 de febrero de 2011

No descubriremos ahora la importancia de un buen lubricante. Hace décadas que las máquinas que utilizamos en nuestras empresas hacen uso todo tipo de productos que ayudan a su rendimiento, además de a su mantenimiento y durabilidad. Para hablar de los últimos avances en este sector, Interempresas se ha puesto en contacto con una de las empresas de mayor calado, Fuchs Lubricantes, representada en esta ocasión por su director comercial, Ramón Gallifa Espiell.

¿Cómo podemos saber si un lubricante industrial es de buena calidad?

El lubricante es un elemento integral necesario para cualquier componente o fabricado que incluya elementos móviles sujetos a fricción y cualquier mecanismo de la moderna maquinaria de producción en múltiples sectores. Como tal, su diseño debe responder perfectamente a los requerimientos de funcionamiento y su producción debe estar sometida a los criterios de calidad total.

En el campo de lubricantes industriales existen estándares internacionales de calidad. Dentro de estos estándares cada fabricante elige las materias primas y los métodos de producción de acuerdo a sus propios criterios de calidad y su posicionamiento en el mercado. La calidad estará directamente relacionada con el rendimiento del producto tanto en términos de funcionamiento de los mecanismos o componentes lubricados como en términos de calidad de producción y costes globales de los procesos en los que los lubricantes juegan un papel fundamental.

¿Cuáles son las últimas novedades en la producción de lubricantes industriales?

Las novedades más importantes de la producción en este sector están relacionadas con la automatización y el control de los procesos clave: el aprovisionamiento de materia primas de calidad, la introducción de las técnicas de producción y control de la calidad más exigentes y el almacenamiento y gestión eficaz de los stocks, en un sector que produce centenares de productos en  distintos envases para otras tantas aplicaciones. El Grupo Fuchs cuenta entre sus instalaciones con sistemas de producción y almacenamiento inteligente, totalmente automatizados.

foto
Ramón Gallifa Espiell, director comercial de Fuchs Lubricantes

¿Cuál de sus productos es más innovador? ¿Qué características tiene?

Es difícil referirse a un producto concreto entre centenares de productos y que incluyen aplicaciones muy diversas en sectores como el automóvil, la industria aeronáutica, el transporte ferroviario, marítimo, las nuevas fuentes de producción de energía, la industria alimentaria. La innovación de productos en Fuchs está propulsada por la demanda constante de estos sectores de actividad en respuesta a nuevos materiales, proceso de producción y sobre todo, el nuevo marco legislativo y medioambiental. Nuestro objetivo es mantener nuestro liderazgo en Innovación y Servicio que generen auténticas propuestas de valor.

En este sentido Fuchs ha hecho una apuesta de futuro por los lubricantes formulados con los máximos criterios de respeto para las personas y el medio ambiente. Especial mención merecen también los lubricantes formulados con bases sintéticas no minerales. Tienen una duración significativamente más larga, permiten reducir los costes de mantenimiento y son muy rentables, ya que reducen el desgaste de los componentes de la maquinaria industrial. Son de mayor precio unitario que los lubricantes de base mineral pero su precio más elevado queda sobradamente compensado por su duración,  menor coste de mantenimiento,  mayor intervalo de temperatura de aplicación (características multigrado),  menores costes de eliminación y mejor rendimiento técnico.

¿Hacia dónde tiende el mercado? ¿Cuáles son las últimas tendencias?

Las exigencias sobre los lubricantes industriales han cambiado drásticamente durante los últimos años, se han hecho más ‘estrictas’. Los actuales sistemas de transmisión de potencia o energía son cada vez más reducidos y compactos, soportan mayores presiones y temperaturas más elevadas. A su vez los volúmenes de lubricante disminuyen, los ciclos de circulación aumentan y la energía transferida se multiplica, aumenta la carga térmica y oxidación del mismo. Por todo ello, los lubricantes deben cumplir los requisitos de rendimiento en múltiples condiciones de aplicación y ser capaces de transferirlos en un periodo de tiempo muy corto.

Aparte de estos aspectos tecnológicos, la implantación del Reglamento REACH (que regula el registro, la evaluación, la autorización y la restricción de las sustancias y mezclas químicas), supone un desafío para el desarrollo de nuevas formulaciones en línea con el objetivo de garantizar un elevado nivel de protección de la salud humana y del medio ambiente. Por último, otro de los grandes retos del sector es el desarrollo de lubricantes procedentes de fuentes de materias primas renovables y reducir así su dependencia del petróleo.

“Fuchs apuesta por los lubricantes formulados con los máximos criterios tecnológicos de respecto a las personas y al medio ambiente”

¿Cuáles son los principales problemas que puede generar un mal lubricante?

Intentar reducir costes operativos, adquiriendo lubricantes de bajo precio, es un falso ahorro que reporta más pérdidas que ganancias a las empresas. Una mala elección del lubricante conlleva, entre otras consecuencias:

  • Un mayor consumo de energía y recursos
  • Más intervenciones de mantenimiento en la máquina y componentes
  • Un aumento del desgaste de los materiales y en los costes de sustitución
  • Acorta la vida útil de la máquina y sus componentes

¿Cómo podemos solucionar dichos problemas?

Escogiendo el lubricante adecuado para cada aplicación y proceso, que garantice aspectos como una elevada estabilidad térmica, inercia ante los materiales del equipo, metales y elastómeros, lubricación idónea en función del nivel de carga o fricción, presencia de humedad, temperatura de trabajo, etc. En cualquier caso, para la elección del lubricante más adecuado Fuchs recomienda consultar siempre a los ingenieros expertos. Muchas y variadas son las aplicaciones y distintos los requerimientos. 

foto
La planta de Fuchs en Castellbisbal (Barcelona).

Hablando de sostenibilidad y medio ambiente, ¿qué medidas toma su empresa en este sentido?

Fuchs Lubricantes mantiene su compromiso con la sostenibilidad mediante una política medioambiental orientada a minimizar el impacto ambiental en todas aquellas actividades, productos y servicios de la empresa. El objetivo es garantizar el cumplimiento continuo de todos los requisitos normativos y reglamentarios ambientales, adoptando las medidas necesarias para impedir accidentes con daños al medio ambiente.

También es fundamental proporcionar a los clientes la máxima información preceptiva sobre las indicaciones medioambientales y de seguridad adecuadas con relación a los productos que les suministramos. Otra medida clave es que todos los proyectos de nuevo desarrollo tienen en cuenta como requisito fundamental el máximo respeto por la salud de las personas y el medio ambiente.

¿Qué medidas debe tomar un empresario para evitar que sus lubricantes afecten el medio ambiente?

Desde la perspectiva de las empresas usuarias de lubricantes industriales, es importante seleccionar aquellos lubricantes de alto rendimiento que minimicen el consumo y por tanto el impacto medioambiental. La gestión eficaz de su uso para evitar que se generen residuos innecesarios, la manipulación de los aceites usados con las debidas medidas de seguridad, para evitar que se produzcan vertidos accidentales y asegurar su correcto almacenamiento en los recipientes apropiados y debidamente etiquetados.

Una vez el aceite ha sido usado es fundamental, de acuerdo con la ley, entregarlo a un gestor autorizado. En este sentido las empresas del sector promovieron en 2006 la creación de un Sistema Integrado de Gestión en cumplimiento del Real Decreto que regula la gestión de los aceites industriales usados.