“Muchos congresos me suenan a chino mandarín. En SolidWorks World, estoy aprendiendo”

Entrevista a Marta Mata, directora del departamento de Mecánica de la Escuela Universitaria Salesiana de Sarrià

Joan Sánchez Sabé, desde Anaheim, CA, EE UU02/02/2010

2 de febrero de 2010

La primera impresión, al llegar a SolidWorks World 2010, era que se oían muchas lenguas, pero pocas ibéricas. Pocas, pero no ninguna. Marta Mata, quien tomó la decisión de comprar 500 licencias de SolidWorks, ha cambiado durante tres días su papel de profesora por el de alumna. Física y Doctora en  Ciencia de Materiales, confiesa no ser quien usa con más frecuencia el software. Sin embargo, todo lo que puede hacer para diseñar y simular estructuras y el comportamiento de los materiales, su especialidad, justifica el viaje.
foto
Marta Mata, durante su estancia en el congreso SolidWorks World 2010, en el Anaheim Convention Center.

Permíteme que comience con una pregunta tópica: ¿Qué hace una chica como tú en un sitio como éste?

[Marta se ríe] Soy la jefa del departamento de Mecánica de la EUSS; una escuela de Barcelona que tiene quince años. Los Salesianos de Sarrià siempre habían hecho formación profesional, y su camino natural fue el de ampliar hacia la ingeniería. Soy quien se encarga de gestionar las necesidades del departamento, y quien tomó la decisión de comprar SolidWorks. Óscar Torres me ha invitado al congreso. Y aquí estoy, aprendiendo mucho.

¿Qué impresión te ha dado el día y medio que llevas aquí?

Impresionante. Esta gente sabe mucho. Yo no soy quien usa con más frecuencia el programa (los usuarios reales son los alumnos). Por lo que vine un poco ‘a ver qué me cuentan’. Y estoy gratamente sorprendida. En primer lugar, porque estoy entendiéndolo todo. Estoy alucinando, porque me ha ocurrido muy pocas veces. Muchos congresos me han sonado a chino mandarín. Aquí, estoy aprendiendo.

Siendo hoy alumna, y siendo ayer alumna ¿Ves la forma de enseñar de los americanos muy diferente a la de nuestro país?

Sí. He de hacer dos comparaciones. Si lo comparo con [lo que ocurría] cuando yo era una alumna, es infinitamente diferente. Si lo comparo conmigo misma, con como hago las clases, no veo tanta diferencia. Tienen una forma de explicar las cosas muy dinámica, muy motivadora, intentado que entres en el tema. Mis profesores no lo hacían así. En cualquier caso, hay una diferencia muy notable: aquí hay una cultura de la comunicación muy importante, una cultura de marketing, en cualquier actividad. Y allí [en España] no la tenemos.

¿Crees que haría falta que los profesores aprendieran a ser comunicadores?

Sí, sin duda. Especialmente ahora que hay gran cantidad de información visual, tú tienes que ser muy visual. Y tener un tono de voz modulado. Has de llamar la atención como sea. Lo que explicas puede ser interesante, pero además tienes que hacerlo motivador.

¿Qué hay que hacer con quienes se resisten?

Hacerles dar cuenta de lo pesado que puede ser estar una hora oyendo a alguien monótono. Yo tuve un profesor que me recomendó un libro. De hecho, uno de sus apéndices, que se llamaba “que los apedreen”. En resumen: si no sabes presentarte ante un auditorio, aprende. Y cómo se hace: ensaya; horas y horas. ¿No pudiste aprender a hacer integrales triples?

Francamente, yo ya no me acuerdo. ¿Crees que alguna de las cosas que nos enseñan tan profundamente valdría la pena cambiarla por ‘aprender a comunicar’?

Es el eterno dilema. ¿Sacrifico profundidad de conocimientos por algunos otros que me harán más falta? No está claro, sigue siendo un dilema.

Cuando dices ‘que me harán más falta’ ¿no estás ya dando la respuesta?

Sí, pero como científica reconocerlo me duele en el alma. Para poder seguir creando, hay que tener una base muy fuerte. Para innovar hace falta una base fuerte. No hay que sacrificarla.

A la hora de comunicar y a la hora de crear se utiliza ampliamente la presentación gráfica. Y esto, en buena medida, es 3D. ¿Los alumnos le sacan partido?

Demasiado. Y esto me sabe mal decirlo precisamente aquí. No hay que olvidar que si diseñas una pieza, quien la fabrica necesitará planos, bien acotados, con buenas vistas, secciones y detalles. En 2D. Puedes diseñar en 3D, es muy útil, y te permite comunicar la idea al fresador o al tornero. Pero luego necesita los planos 2D. El 3D y el 2D no se excluyen, al contrario.

¿Crees que un producto como SolidWorks te permite, una vez tienes la concepción 3D, hacer precisamente esta documentación tipo ‘plano convencional’?

Sí, muy fácilmente. Cuando tienes el dibujo 3D, hacer los cortes y secciones, los planos, las cotas, las tolerancias, la eliminación de cotas redundantes… es algo fácil, es casi automático.

Cuándo ya tenéis los modelos 3D, ¿vais un paso más allá y hacéis simulación?

Sí, especialmente usamos los conceptos de ‘Motion’. Simulamos las cosas que se mueven, aseguramos que los topes hacen realmente de tope, ... Y también comenzamos a hacer simulaciones de tensión-deformación. Aquí, arrimo el ascua a mi sardina. Y los alumnos sienten mucha curiosidad por el tema. Este año, apretaremos más…

TOP PRODUCTS

Bases

Vacuum-CNC, S.L.U

Bases

ENLACES DESTACADOS

Polusólidos 2017

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

Entrevista a Txema Larrea, director de Egurtek

“Egurtek pretende difundir las cualidades de la madera y promover su uso entre los profesionales de la arquitectura y la ingeniería, como un material de construcción sostenible”

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS