La Escuela de Estudios Forestales y Medioambientales de la Universidad de Yale es un edificio de emisión de carbono cero

Un LEED platino de roble rojo

Ruth Slavid27/01/2010

27 de enero de 2010

Hopkins Architects diseñó un edificio que es uno de los más ecológicos de EE UU. El edificio tiene la calificación LEED (‘Leadership in Energy and Environmental Design’) de platino, es decir, la categoría más alta en el sistema estadounidense de construcción ecológica. El resultado es un edificio en el que gran parte de su atractivo interno se debe al uso de la madera de roble rojo estadounidense proveniente de sus propios recursos forestales. Se ha creado un edificio carbono neutro basado en una propuesta de diseño que combina orientación, alta masa térmica y buen aislamiento para minimizar la demanda energética.

Cuando el estudio de arquitectura Hopkins Architects fue seleccionado para el diseño del nuevo edificio de la Escuela de Estudios Forestales y Medioambientales de la Universidad de Yale en Nueva Inglaterra, el director del proyecto Mike Taylor y Sir Michael Hopkins tuvieron que consultar los planos de la universidad e hicieron un descubrimiento que tuvo un efecto vital en su diseño. “Vimos que Yale tenía sus propios bosques”, explica Taylor. “Por ello, pensamos que podría ser un edificio de mampostería con un revestimiento de madera la cual podría provenir de sus propios recursos forestales”. El resultado es un edificio en el que gran parte de su atractivo interno se debe al uso de la madera de roble rojo estadounidense en escaleras y en revestimientos de paredes, que dan al edificio una calidez de la que, sin el roble, tal vez habría carecido y que sirve de vehículo conductor hacia el espacio más espectacular situado en la planta superior.

foto
La fachada orientada al sur permite la entrada de la máxima luz solar en invierno y sombra cuando está expuesta al sol del verano. Foto: Morley Von Sternberg.

Kroon Hall: carbono neutro

El edificio, llamado Kroon Hall, ocupa el espacio de un anteriormente desordenado patio trasero. Esta localización, en lo que se podría haber descrito como un terreno baldío, concuerda con las aspiraciones existentes en el planeamiento de edificio, el cual debía ser lo más respetuoso posible con el medio ambiente. El cliente, la universidad de Yale, quería que el edificio tuviera la calificación LEED (‘Leadership in Energy and Environmental Design’) de platino, es decir, la categoría más alta en el sistema estadounidense de construcción ecológica. Pero además quería llegar más allá. Quería un edificio carbono neutro.

Hopkins diseñó un edificio que es uno de los más ecológicos de EE.UU. usando muchos enfoques que son habituales en el Reino Unido pero inusuales en climas más extremos como el de New Haven Connecticut, que tiene veranos húmedos y calurosos e inviernos fríos.

La propuesta de Hopkins para minimizar la demanda energética se basó en la orientación, en la alta masa térmica y en un buen aislamiento. Se aprovecha toda la luz natural posible y así, la fachada orientada al sur permite la entrada de la máxima luz solar en invierno, pero proporciona también sombra cuando está expuesta al alto y fuerte sol del verano. Contribuyendo también a mantener los requisitos energéticos lo más bajo posible, el edificio dispone también de ventanas que se pueden abrir en primavera y otoño (hay un sistema de indicadores rojos y verdes que muestran cuando es adecuado hacerlo). El resto del tiempo el edificio utiliza ventilación forzada con recuperación del calor.

La calefacción y la refrigeración vienen del intercambio de calor con los pozos geotérmicos que se encuentran a casi 500 metros de profundidad. También hay paneles fotovoltaicos en el tejado para proporcionar otra fuente de energía renovable.

La propuesta del arquitecto para minimizar la demanda energética se basa en la orientación, en la alta masa térmica y en un buen aislamiento

Aunque todo esto puede sonar complicado, el propio edificio es sorprendentemente sencillo. Una única estructura de cañón abovedado, con una altura de dos plantas en un lado y de tres en el otro para adaptarse al cambio de nivel del terreno y proporcionar acceso al piso inferior a los vehículos de servicio. También es un edificio ingenioso por la creación de espacios ya que proporciona nuevos patios a ambos lados del mismo.

En el piso superior se encuentra un centro medioambiental, las aulas y los espacios de reuniones incluyendo la cafetería. En un principio resulta sorprendente que los principales espacios públicos se encuentren situados en el piso superior con oficinas en el siguiente piso inferior, sin embargo, ello ha sido deliberado para crear una nueva zona central de concurrencia para la escuela, como complemento a las zonas de concurrencia existentes en el exterior cuando el tiempo lo permite. Por otra parte, debido a la forma del edificio, el piso superior es el espacio más espectacular y, por lo tanto, el más adecuado para este uso.

La escalera situada en el centro del edificio conduce a este espacio y su cálida pátina contrasta de forma atractiva con los fríos acabados vistos de hormigón, en especial en la planta baja. La madera utilizada es roble rojo estadounidense proveniente del bosque de Yale Tourney, el mayor de los siete bosques que en el siglo XX le fueron donados a la universidad. Es un bosque certificado por FSC, situado al noreste de Connecticut y cubre una superficie de 3.213 hectáreas. Está formado principalmente por una mezcla de frondosas con algunos ejemplares de pino.

La madera de roble rojo estadounidense se usó para toda la carpintería interior, a excepción de las vigas laminadas, que son de abeto Douglas. También son de abeto el sistema de protección solar externo de madera ya que el roble rojo americano no es adecuado para uso externo en un clima tan riguroso.

foto
El edificio se basa en una única estructura de cañón abovedado, con una altura de dos plantas en un lado y de tres en el otro para adaptarse al cambio de nivel del terreno. Foto: Morley Von Sternberg.

Un roble con mucho carácter

Esta ha sido la primera vez que Hopkins ha trabajado con roble rojo estadounidense aunque tiene una amplia experiencia con el roble blanco ya que lo ha utilizado en el edificio del parlamento llamado Portcullis House y en el Haberdashers’ Hall, ambos en la ciudad de Londres. “Hemos sido bastante cautos”, dijo Taylor. “El roble rojo tiene más carácter que el roble blanco. Es más cálido y tiene tonalidades más variadas. Estábamos preocupados porque pudiera haber una variación exagerada de colores”. Cuando Hopkins trabaja con la madera en el Reino Unido, su costumbre habitual es crear primero los tableros alistonados y, a continuación, colgarlos directamente. Sin embargo, en Yale siguieron un proceso más americano creando tableros alistonados ‘v-line’, aproximadamente equivalente a tableros alistonados creados mediante la unión de tablas machihembradas. “Se empieza en un extremo y se va desplazando hacia adelante”, dice Taylor, explicando que esta fue la solución más económica.

Hopkins eligió la madera, toda ella secada en secadero. Antes de que el contratista local especialista en madera, Legere Group, empezase la instalación de las tablas, Hopkins fijó una especificación de selección, según la cual cualquier tabla en la que la variación de color fuera demasiado grande o que tuviera demasiados nudos, debería ser rechazada. Tras la selección, el contratista las instaló de forma deliberadamente aleatoria y aunque las variaciones de color resultantes no son exageradas, están sin duda ahí presentes.

En el piso superior estos paneles alistonados forman recintos para espacios de docencia que se cierran y juntan con el techo. Dichos recintos tienen tres filas de tableros alistonados verticales en los extremos y una alternancia de tableros alistonados horizontales y verticales en la pared de entrada, con el elemento horizontal actuando casi como un pórtico.

Al igual que los paneles alistonados, hay otros elementos que usan el roble rojo. Las escaleras tienen huellas de roble, con listones antideslizantes embutidos en ellas, contrastando con el hormigón visto de las partes verticales del peldaño. El piso superior con sofás de piel oscura y paredes de madera tras ellos, produce el efecto de un pequeño club de caballeros, moderno y decididamente no elitista. El uso de roble rojo para algunas mesas bajas ayuda también a esta armoniosa impresión. Además hay otros muebles de roble rojo en el edificio, en particular algunos bancos cerca de la entrada.

foto
Contribuyendo también a mantener los requisitos energéticos lo más bajo posible, el edificio dispone también de ventanas que se pueden abrir en primavera y otoño (hay un sistema de indicadores rojos y verdes que muestran cuando es adecuado hacerlo). Foto: Morley Von Sternberg.

Pero, aparte de las paredes, el lugar más evidente en el que se ha usado roble rojo estadounidense es en los paneles del techo para cubrir la bóveda que recorre el edificio a lo largo. Estos paneles, hechos por Rulon Company, son de MDF chapados en roble rojo y con cantos de roble rojo macizo. Tienen practicadas las aperturas necesarias para acoger la iluminación y los sistemas de aspersión contra incendios así como para el sistema acústico.

En un principio Taylor estaba preocupado por el posible contraste visual existente entre los tableros alistonados y chapas de roble rojo y las vigas laminadas de abeto Douglas, sin embargo, el efecto final es armonioso. Además el uso de roble crecido en la zona mantiene el enfoque deseado del resto del edificio. El exterior, está recubierto con piedra Briar Hill, una piedra de color amarillo claro que se ha utilizado mucho en los edificios del campus, de forma que Kroon Hall combina perfectamente con sus vecinos.

Lo que es más sorprendente es que todas y cada una de las decisiones sobre el diseño del edifico fueron recogidas en una agenda medioambiental y, siendo una pieza de arquitectura eminentemente llamativa y racional, no proclama sus credenciales medioambientales, salvo para los entendidos.

El arquitecto la describe como “una mezcla modernista entre la nave de una catedral y un granero de Connecticut”. Tiene una orientación este-oeste. Su larga cara norte mira hacia la ladera y tiene un número mínimo de aperturas, mientras que la cara sur es mucho más abierta y se abre hacia el jardín.

La estructura de hormigón, visible desde el interior, proporciona masa térmica y tiene un 50% del cemento sustituido por escorias de altos hornos, un material de desecho. Los motores de ventilación de baja velocidad situados en el sótano hacen circular el aire.

El Kroon Hall, siendo una pieza de arquitectura eminentemente llamativa y racional, no proclama sus credenciales medioambientales, salvo para los entendidos

Cuando se piensa en el rendimiento medioambiental, es fácil centrarse únicamente en el tema de la energía, sin embargo, el agua es también un valioso recurso que el arquitecto no ha descuidado en su diseño. Hay un sistema de recogida de agua de lluvia que no sólo recoge el agua de los tejados sino que también usa el jardín del patio sur para ayudar a limpiarla. El agua de lluvia se manda al área de las plantas cuáticas que filtran los sedimentos y los contaminantes. De ahí va a los tanques de almacenamiento bajo tierra y se usa para las cisternas de los baños. El sistema descrito se estima que ahorra a la escuela forestal casi 2 millones de litros al año.

El arquitecto pensó también en términos ambientales incluso el ascensor que funciona mediante un sistema de contrapesos hidráulicos que requiere menos energía que cualquier otro ascensor normal. Igualmente importante fue colocar la escalera en el corazón del edificio para asegurar que sólo las personas que realmente necesitan el ascensor lo utilizarán.

Al finalizar el edificio en abril de 2009, Richard C. Levin, presidente de Yale, lo alabó describiéndolo como el “edificio más sostenible de Yale hasta la fecha” y dijo que esperaba que “sus conceptos para el ahorro energético sean emulados ampliamente y que inspiren a otros para avanzar más aún en el diseño verde de los edificios”. Situado en cualquier lugar, este edificio podría ser un logro tanto en términos arquitectónicos como medioambientales. También es una ventaja el hecho de que haya sustituido a la monstruosidad de una planta de energía y creado un centro para un departamento que anteriormente estaba disperso en una mezcla de edificios. Y para los estudiantes y la facultad, ¿qué podría ser mejor que recordar el objeto de su estudio cada vez que miren a esas paredes de roble rojo? Con esas apretadas agendas es poco probable que pueden ir al bosque tanto como desearían. Por tanto, es estupendo que sea el bosque el que haya venido a ellos.

foto
  Aparte de las paredes y escaleras, el lugar más evidente en el que se ha usado roble rojo estadounidense es en los paneles del techo para cubrir la bóveda que recorre el edificio a lo largo. Foto: Morley Von Sternberg.

Ruth Slavid

Ruth Slavid es escritora, editora y consultora de arquitectura. Es autora de Wood Architecture (2005) y de Wood Houses (2006) publicados por Laurence King así como de Micro (2007) y Extreme Architecture: Building for Challenging Environments (2009). Actualmente está escribiendo un libro para Timber Research and Development Association sobre el uso de la madera en edificios ya existentes.

Ruth trabajó para The Architects’ Journal durante 15 años, ocupando diversos puestos entre los que se incluyen editor adjunto, editor online y editor de AJ Specification. Desde que se hizo freelance en octubre de 2008, ha escrito para AJ Specification, BSD, Building Design, The Guardian, New Civil Engineer, Specification Magazine y Stadia. Ha trabajado en la exhibición ‘Major London Issues’ 2009 en New London Architecture, dirigió el sitio web en el World Architecture Festival y se encuentra en el cuadro de editores de la Commission for Architecture and the Built Environment. Está licenciada en Metalurgia y Ciencia de los Materiales por la Universidad de Cambridge.

TOP PRODUCTS

Bases

Vacuum-CNC, S.L.U

Bases

ENLACES DESTACADOS

Polusólidos 2017

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

Entrevista a Txema Larrea, director de Egurtek

“Egurtek pretende difundir las cualidades de la madera y promover su uso entre los profesionales de la arquitectura y la ingeniería, como un material de construcción sostenible”

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS