José Palacios, Asoma: “Si de verdad queremos consumir menos energía, debemos optimizar la envolvente”

12/03/2014

12 de marzo de 2014

La ventana es un elemento crucial en la envolvente de cualquier edificio, a la hora de medir su eficiencia energética. Las ventanas de madera son idóneas para contribuir a alcanzar el estándar Passivhaus de casa pasiva o consumo energético casi nulo.

Así se expresó ayer José Palacios Monteagudo, gerente de la Asociación Española de Fabricantes de Ventanas de Madera y Mixtas Madera-Aluminio (Asoma), en la jornada técnica La ventana en el Passivhaus. Soluciones para rehabilitación, celebrada ayer en el Vivero de Empresas de Vicálvaro, promovida por la Plataforma de Edificación Passivhaus (PEP), y organizada por Asoma, Asparavel y Vand Arquitectura, en colaboración con la Universidad Rey Juan Carlos y Madrid Emprende.

foto
José Palacios, gerente de Asoma, durante su presentación.

“Incomprensiblemente, a la hora de abordar y primar la rehabilitación de los edificios, las administraciones dejan a un lado el concepto pasivo de la propia envolvente o limitación de su demanda energética, en favor de instalaciones térmicas que reduzcan el consumo de energía primaria de un edificio. Hoy por hoy, no queremos consumir de otra manera. Si de verdad queremos consumir menos energía, debemos optimizar la envolvente”, afirmó rotundo el gerente de Asoma.

Si bien intervienen muchos agentes, en la envolvente de un edificio es protagonista la ventana. “En sí misma, la ventana es un enorme puente térmico”, considera José Palacios. Para que una ventana contribuya a alcanzar el estándar Passivhaus, ha de incidir en varios aspectos:

Ha de estar muy bien diseñada y fabricada, así como correctamente instalada, para ser estanca y adecuarse perfectamente al resto de la fachada.

Procede evitar condensaciones, por motivos de higiene, combinando correctamente las necesarias variables de hermeticidad y permeabilidad. En este punto, el ponente destacó el papel del denominado “intercalarlo” del cerramiento.

Su capacidad de aislamiento térmico es crucial. Lo que se traduce en innovación y desarrollo en torno al diseño de los marcos y perfiles, en la calidad de los vidrios y, una vez más, en una correcta instalación. José Palacios expuso numerosos ejemplos de perfiles optimizados mediante cámaras y aislantes de diversas maneras y con distintos materiales, para disipar la energía en su interior e incrementar su eficiencia térmica.

Obviamente, el fin último es el confort del usuario del habitáculo, controlando la temperatura en todo el espacio, y evitando la estratificación de la temperatura en su interior (fenómeno “pies fríos”) como consecuencia de la falta de aislamiento en las ventanas.

El diseño de la ventana ha de servir para que el edificio registre un balance energético neto, esto es, que las pérdidas que se producen a través de las ventanas, se ganen también a través de las mismas ventanas.

La importancia de una correcta instalación

No por reiterarlo deja de ser cierto: De nada sirve disponer de una magnífica ventana, si no se instala correctamente. Asoma cuenta en su junta directiva con una firma de referencia en este campo: Soudal.

Manuel Medina, responsable de desarrollo de negocio en Soudal Quimica, S.L. habló a los asistentes a la jornada sobre el sellado correcto de la ventana al hueco; apto para la optimización del rendimiento térmico de la ventana pasiva.

“A través de la ventana podemos encontrar puentes térmicos y falta de estanqueidad, lo que conlleva todo tipo de infiltraciones en el habitáculo y pérdidas de energía de hasta el 25% y también de confort, por condensaciones, problemas acústicos y circulación de aire no deseada. Incluso pierden eficacia los sistemas de ventilación -expuso Manuel Medina-. Sin embargo, una correcta instalación del cerramiento elimina o reduce los puentes térmicos e infiltraciones y permite reducir la demanda de energía y aumentar el confort interior”.

foto
Exposición de una ventana de madera de Ventaclim instalada con Soudal Window System, en un área de stands anexa al salón de ponencias.

El ponente expuso las prestaciones del Soudal Window System y explicó las diferentes fases del sellado de una ventana, con el objetivo de obtener un aislamiento térmico y acústico duradero, estanqueidad al aire y al vapor y fortalecer la resistencia del cerramiento a la intemperie. “Las espumas de poliuretano y cintas de poliuretano auto expansivas nos proporcionan aislamiento más estanqueidad. Por su parte, contribuyen a reforzar la estanqueidad y también a controlar la difusión del vapor las membranas de estanqueidad (para interior y exterior) y las ya citadas cintas de poliuretano auto expansivas. Los adhesivos para membranas y selladores complementan a los mencionados materiales para alcanzar los resultados deseados”.

Manuel Medina subrayó que, como sucede con todos los productos químicos, “es importante respetar las temperaturas, tanto de almacenaje como de aplicación, para que el producto rinda al nivel para el que ha sido concebido”. “La instalación es determinante para que el cerramiento pueda cumplir su valor U y sus prestaciones de transmitancia térmica”, concluyó José Palacios, gerente de Asoma.

Empresas o entidades relacionadas

Asociación de Fabricantes de Ventanas de Madera y Mixtas Madera-Aluminio

Comentarios al artículo/noticia

Nuevo comentario

Atención

Los comentarios son la opinión de los usuarios y no la del portal. No se admiten comentarios insultantes, racistas o contrarios a las leyes vigentes. No se publicarán comentarios que no tengan relación con la noticia/artículo, o que no cumplan con las condiciones de uso.

TOP PRODUCTS

Bases

Vacuum-CNC, S.L.U

Bases

ENLACES DESTACADOS

Polusólidos 2017

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

Entrevista a Txema Larrea, director de Egurtek

“Egurtek pretende difundir las cualidades de la madera y promover su uso entre los profesionales de la arquitectura y la ingeniería, como un material de construcción sostenible”

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS