Linde Material Handling Ibérica, S.A. - Transpaletas eléctricas

Linde T16, T18, T20 Serie 1152

Transpaletas eléctricas: con capacidades de 1.600, 1.800 y 2.000 kg

Foto de Transpaletas eléctricas
En estas transpaletas Linde de conductor acompañante se implementa la interfaz Sinergo. El chasis de contornos redondeados y estirados hacia abajo protege los pies del operario mientras las manos de éste se encuentran a salvo dentro de los protectores provistos en el cabezal del timón. El largo brazo del timón, anclado en la parte inferior del chasis, garantiza una amplia distancia de seguridad entre el operario y la carretilla, así como un esfuerzo de conducción mínimo.

La combinación entre el motor de corriente alterna y el control digital LAC de Linde convierte esta transpaleta en una máquina altamente eficiente. Los parámetros operativos pueden adaptarse a cualquier aplicación. Cuando se necesita potencia adicional, el efecto booster despliega automáticamente un par motor más elevado.

Gracias a Sinergo, todos los controles del ergonómico timón se manejan fácilmente tanto con la mano derecha como con la izquierda. Un innovador pulsador de marcha lenta ofrece una máxima maniobrabilidad en áreas de espacio reducido. La opción de velocidad proporcional adecua automáticamente la velocidad de tracción a la distancia entre operario y carretilla.

Acabada en materiales agradables al tacto, esta transpaleta permite una manipulación de cargas suave y sin esfuerzo, lo que se traduce en una mayor productividad.

El atractivo visual de estas transpaletas no va en detrimento de su gran robustez y durabilidad. Ligero, cálido y robusto a la vez, el timón realizado en Grivory representa una interfaz altamente resistente. Exxtral, utilizado por primera vez para la cubierta del motor, es un material que combina la suavidad con la estabilidad y protege eficazmente los componentes técnicos. Además, las puntas de las horquillas soportan 2.000 kg cada una sin deformarse y contribuyen así a una larga vida útil sin problemas.

El motor de corriente alterna, sin mantenimiento, reduce los tiempos de inoperatividad y, por tanto, los gastos de explotación. Gracias a la arquitectura CAN-Bus, el técnico de mantenimiento accede de forma inmediata y cómoda a todos los datos de la transpaleta.

Un rápido y fácil acceso a todos los componentes internos garantiza que los trabajos de mantenimiento se realicen en un tiempo mínimo.